Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 SÁBADO 18 3 2006 ABC Internacional Partidarias de Milosevic, con claveles y retratos del ex dictador, ante el Museo de la Revolución, en Belgrado, donde ha sido instalada la capilla ardiente AP El Tribunal confirma que Milosevic no murió envenenado por los medicamentos Su abogado insiste en los efectos mortíferos de los antibióticos encontrados en su sangre continuó por segundo día en Belgrado ante la capilla ardiente, entre la indiferencia de la inmensa mayoría de la población de la capital serbia ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL BELGRADO. Los partidarios del ex dictador serbio, Slobodan Milosevic, han desfilado hasta bien avanzada la pasada noche para rendir un último homenaje a quien gobernó este país durante diez años oscuros y dolorosos. La inmensa mayoría de los serbios quisieran pasar la página cuanto antes, pero la sombra del antiguo presidente yugoslavo se seguirá proyectando durante un largo tiempo en el escenario político del país. Ayer, los responsables del tribunal que le juzgaba en La Haya han reiterado que no se han encontrado restos de sustancias extrañas en los análisis de la autopsia, mientras que su abogado declaraba en Belgrado que su cliente murió porque en Holanda los responsables del Tribunal Penal Internacional (TPIY) no le autorizaron a viajar a Moscú para ser atendido. El presidente del TPIY, Fausto Pocar, aseguró ayer que no se han enconb El desfile de homenaje trado indicios de que Milosevic fuera envenenado durante su estancia en prisión. Contrariamente a lo que se había dicho sobre la presencia en la sangre del fallecido de restos de antibióticos muy potentes que se utilizan para enfermedades como la lepra o la tuberculosis, el informe hecho público ayer dice que en el cuerpo de Milosevic fueron encontrados restos de varios medi- camentos que le habían sido prescritos por los médicos, pero no en cantidades tóxicas El abogado de Milosevic, Zdenko Tomanovic, sin embargo, dedicó ayer en Belgrado una larga rueda de prensa, casi dos horas, a intentar demostrar que la muerte de su cliente había sido consecuencia directa de las decisiones que tomaron los responsables del TPIY al impedirle que fuera a Moscú para recibir tratamiento médico. Tomanovic descartó cualquier posibilidad de que Milosevic se hubiera suicidado, como trataron de indicar en un principio ciertos expertos del tribunal y explicó que la presencia de este extraño antibiótico en su sangre detectada antes de su muerte sólo puede ser responsabilidad de las autoridades que lo custodiaban. Los esfuerzos de Tomanovic y de los dirigentes del Partido Socialista Serbio por mantener viva la llama política del dirigente fallecido parecen destinadas al fracaso, a la vista de la indiferencia general con la que los ciudadanos contemplan lo que sucede. Aunque ayer eran miles los que habían pasado ante el féretro de Milosevic, probablemente más de 15.000 en dos días, la capital serbia no se ha inmutado más que por la advertencia de un virus informático que utiliza el nombre del fallecido, o por las noticias sobre la presencia de la gripe aviar en el país. Contra- esquela E. SERBETO Las lápidas en Serbia suelen estar preparadas aun en vida de los futuros muertos, como la de esta pareja que ya tiene dispuesta su última morada en Belgrado En la edición de ayer del diario Politika se publicaba una contra- esquela en medio de los numerosos mensajes de condolencia de los seguidores de Mi-