Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 18 3 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA LA SUCESIÓN DE RAJOY N los albores del PP, en los últimos días de AP, el congreso en el que se dilucidó la sucesión de Manuel Fraga fue tremendo. El enfrentamiento de los dos candidatos que trataban de ocupar los órganos de gobierno del partido no tuvo tregua y, sin perder las formas, pudo hablarse de severa confrontación. Estaban, de una parte, la candidatura encabezada por Miguel Herrero de Miñón, con José María Aznar como secretario general y, de la otra, la liderada por Antonio Hernández Mancha con la vicepresidencia de Alberto RuizGallardón. Gracias en buena medida al hoy alcalde de Madrid y entonces secretario general de AP, la candidatura de Miguel Herrero fue barrida M. MARTÍN del mapa y Hernández FERRAND Mancha pasó a ser la gran esperanza de la derecha española, el hombre de quien se esperaba la ruptura electoral del entonces conocido como techo de Fraga Hernández Mancha era un buen nombre, tanto por su formación política y jurídica como por su simpatía personal. Con Arturo García Tizón en la secretaría general del partido y el respaldo de notables tales como José Manuel Romay Beccaría, Abel Matutes, Gerardo Fernández Albor... podía aspirar a alcanzar una victoria electoral que le llevara a La Moncloa. Pero no era diputado, no tenía escaño en el Congreso, y ésa es una dificultad insalvable, curiosamente no bien valorada por sus mentores de entonces, para ser el líder de la oposición y poderse haber batido con Felipe González. Estuvo de prestado en la Carrera de San Jerónimo, y entre ello y la propia hostilidad de los suyos el PP perdió una gran oportunidad porque el personaje tenía, en fondo y forma, calidad política y comunicadora. Ayer, en estas páginas, Mayte Alcaraz le hacía una magnífica y oportuna entrevista a Alberto Ruiz- Gallardón. Es uno de los nombres luminosos del PP y, a pesar de su condición poliédrica y su necesidad de ser querido por el adversario mejor que por los próximos, hay que pensar en él entre los pocos- -dos o tres- -posibles sucesores de Mariano Rajoy si, dentro de dos años, el PP no consigue desalojar a José Luis Rodríguez Zapatero. La entrevista merece un par de lecturas y, con vistas al futuro, llama la atención el afán del entrevistado por ir- ¿de segundo? -en la lista electoral para el Congreso que encabece Rajoy. Supongo que, previamente, en las elecciones municipales, Ruiz- Gallardón se cubrirá la espalda con un número dos incuestionable en la calle Génova- ¿Ana Botella? -que le permita, llegado el momento, dar un salto del ayuntamiento a la presidencia del PP para aspirar, con todos los cantables, a la del Gobierno de España y disponer del respaldo real de todas las fuerzas de su casa. Aprendió, como mentor de Hernández Mancha, la debilidad de un aspirante que no lleve en el bolsillo su acta de diputado, y no está dispuesto a repetir errores. Puesto a incurrir en ellos, que sean nuevos. ESCRIBIR EN ABC E E pmany se topó muy a tiempo con Guillermo Luca de N este artículo me quito la montera, y le dedico Tena y disfrutó, por arte del buen tropiezo, de casi treinla faena al tendido. Como quiero lidiarla con ta años de decir lo que quiso como quiso, y de morir con aplomo, empezaré por confesarles que lo mío, la cabeza en su sitio, con la conciencia tranquila, con la mi vocación, nunca ha sido el periodismo. Decía Quevefrente muy alta y acaso, a partes iguales, con el profundo, y glosó mi padre en uno de sus poemarios de juvendo enojo y el inmenso alivio de ya no verse atado a más tud, que lo fugitivo permanece pero yo nací no sé si columnas. trascendente o petulante, y siempre me ha gusLas que escribió para ustedes se cuentan tan tado escribir para las hojas que el otoño, ese símpor miles, y le salieron tan redondas, que no exabolo de la precariedad de la vida, no arrastra en gero si digo que el ABC fue su auténtica casa, y su implacable remolino. A mí se me confunde el la tierra donde creció su mejor trigo. Donde por tiempo con la nada. A mí, cada vez que quiero idéntico milagro florecieron antes que él otros expresar una opinión, se me enzarzan las ideas ilustres periodistas, como Camba, Azorín, Ray se me desdoblan los personajes. A lo mejor es miro de Maeztu, González Ruano, Pemán o Maque soy tan exhaustiva, o tan dada al fulgor de riano de Cavia, y donde echaron sus redes, para las esferas, o simplemente tan estúpida, que lo LAURA apresar la espuma de los días, escritores como que digo me gusta decirlo para siempre. CAMPMANY Blasco Ibáñez, Sánchez Mazas o el maestro CeYo hasta ahora sólo había cultivado la poesía, la. Todo un señor periódico que también presume, con y digamos que flirteado con el teatro. Cuando me ofrela elegancia de los hechos, de dar cabida a prosas meció el ABC colaborar en sus páginas- -tan reciente, tonos granadas, valga la mía, y con todas mostrarse hosdavía, la increíble ausencia de quien había habitado en pitalario. ellas durante décadas con un orgullo sólo equiparable a De forma, señores, que aquí me tienen, entre libérrila humildad- el mundo, mi propio mundo, se me vino ma y a su servicio, resuelta a jugarme la cintura en caencima en forma de apellido. En forma de apellido y da frase que, un poco a mi pesar y un mucho a mi planostalgia. En forma de apellido y pudor. Con el rostro cer, lanzo cada sábado al olvido. Mi padre siempre me de una foto blanquinegra que me buscaba y yo buscaba decía que escribiera, que escribiera más y mejor, que por el mundo. Con la voz de un tenor que me faltaba, no me cansara, que no me rindiera, que siguiera escrique ya no fatigaba el escenario para arrancarse a sí misbiendo. A veces, entre los pliegues de la tinta, me paremo el do de pecho, y al público un aplauso, y que ya ce vislumbrar la sonrisa del Campmany fetén, del Camnunca me esperaría ni en Oslo ni en Estambul, ni donpmany genial y ya mudo, y es como si un trasluz nos dequiera que las olas me arrastrasen. Érase una vez ensartara. Nadie los oye, pero estallan los relámpagos. una música, y aquí es donde sonaba. La mejor herencia de un hombre son sus amigos. CréanSe cumplió, como ven, la profecía romana de don Eume que no ignoro el porqué de esta cita, a la que toda el genio Montes: Campmany, hace usted mal en ser repualma me convoca. Y es un honor fatal e inesperado, brublicano. Mire, si viene la República, a usted y a mí nos tal y generoso, que os debo y que me debo. Por terminar cortarán la cabeza. Y si viene la Monarquía, usted y yo con otra profecía, no sé si lo merezco, pero sé muy escribiremos en el ABC Como vino la Monarquía, y bien lo que mi padre me diría: nenica, ¿no ves que con ella la libertad, y con ella esa segunda libertad que eres hija mía? Tú, de escribir, lo harás en ABC. le debemos y hay quien no le acredita, Jaime Cam- -No podíamos emborracharnos en la calle porque los carcas de nuestros padres nos lo prohibían. ¿Vamos nosotros ahora a hacer con nuestros hijos igual que hicieron con nosotros?