Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 Deportes VIERNES 17 3 2006 ABC Ganaron al Barcelona la Copa de Europa en el Ramón Sánchez Pizjuán el 7 de mayo de 1986. Diez de los integrantes del equipo protagonista de la gesta volvieron a posar ayer juntos sobre el césped del feudo sevillista Los héroes del Steaua regresan a casa TEXTO ROCÍO RAMOS SEVILLA. Corría el año 1986- -la nube radioactiva de Chernobil, el Challenger que nunca tomó tierra en Caño Cañaveral, el Mundial de México y de Maradona- con el día 7 de mayo subrayado en rojo para el fútbol europeo. El Steaua de Bucarest y el Barcelona llegaban a Sevilla para jugar la final de la Copa de Europa. El favorito, el conjunto azulgrana, buscaba el único gran trofeo que entonces faltaba en sus vitrinas. Los rumanos, comandados por Duckadam en la portería, se presentaron en el Sánchez Pizjuán como víctimas, pero prestos a amargarle la fiesta al equipo español. Y lo consiguieron. Tras los noventa minutos reglamentarios y los treinta de la prórroga, llegó la tanda de penaltis. Duckadam ya estaba preparado bajo los palos. El guardameta se convirtió en el héroe de la noche al detener todos los penaltis lanzados por los barcelonistas. Después de los goles de Lacatus y Balint, la Copa de Europa compró un billete de ida sin vuelta a Rumanía. Marius Lacatus, actual presidente del Steaua de Bucarest, y Helmut Duckadam, nombres grabados generación tras generación en el corazón de todos los aficionados rumanos, regresaron ayer, veinte años después, a Sevilla, al escenario que les concedió la gloria, el estadio Ramón Sánchez Pizjuán. Invitados por el dueño del club, Gigi Becalli, junto a ellos también estuvieron Iovan, Bumbescu, Barbulescu, Majearu, Balan, Radu, Pistol y el técnico de entonces, Emeric Jenei. todos fuimos protagonistas aquella noche. Mis compañeros hicieron su trabajo al igual que yo hice el mío, y fue eso lo que provocó que le ganáramos al Barcelona La retina congela, casi sin querer, la imagen mejor guardada por el corazón del rumano. ¿Elegir un sólo un momento de toda la final? Sería casi imposible... aunque si tuviera que quedarme con un instante prefiero quedarme con el momento en el que levanté la Copa Duckadam, primero por la izquierda de pie, y sus compañeros en el Pizjuán nal: Los recuerdos son siempre especiales cuando vuelvo a Sevilla. Es mi segunda casa y le tengo un cariño enorme Cuando nombra la ciudad hispalense, el máximo mandatario del Steaua no escatima elogios para la ciudad. Si se habla de Sevilla me emociono; estar aquí de nuevo es muy importante porque conquisté la Copa de Europa y eso nunca se puede olvidar. No fue fácil jugar ante una afición como la P. COUSINOU ¡Todos eran del Barcelona! Tras regresar al presente, el rumano se atrevió a dar un pronóstico para el partido de su equipo frente al Betis: Me conformo con 1- 1... bromeó. Por su parte, Marius Lacatus, también recuerda con emoción aquella fi- que llenaba las gradas aquel día, pero estuvimos allí y al final, hicimos historia cuando nos proclamamos campeones El presidente, que no se aventuró a dar un resultado para el partido contra el Betis, bromeó al final de la conversación: Siempre es difícil jugar con toda una afición en contra, pero es que aquella noche... ¡todos eran del Barcelona! La FIFA endurece las sanciones en casos de racismo y discriminación AFP ZURICH. El Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) decidió modificar su código disciplinario para adoptar sanciones muy severas para los casos de racismo y de discriminación informó ayer esta entidad. Las sanciones previstas contemplan partidos de suspensión o una reducción de puntos (3 por la primera condena, 6 por una reincidencia, y el descenso si los episodios se repiten) y pueden llegar hasta la descalificación del equipo precisó la FIFA. Agregó que cada confederación y asociación miembro deberá incluir estas medidas en sus reglamentos, y las asociaciones que no respeten el artículos podrán verse privadas de toda competición internacional durante un plazo de dos años El presidente de la FIFA aseguró que los recientes sucesos han demostrado que existe la necesidad de una acción concertada y la urgencia de adoptar medidas más rigurosas a fin de eliminar esta sombra del hermoso juego. Por eso estoy muy satisfecho por el gran paso de hoy dado por la FIFA Emoción al levantar la copa El meta Duckadam fue uno de los hombres que concentró ayer más miradas en Nervión. Sus palabras escondían el orgullo de ser considerado por sus compatriotas un héroe, aunque odie esa palabra. Los héroes son aquellos que mueren en la guerra. Prefiero decir que fui el actor principal del partido, aunque Duckadam: Yo paré los penaltis, fui el actor principal de la final, pero los demás también hicieron su trabajo Lacatus: Me emociono al volver a este estadio, ganamos con todas las gradas repletas de barcelonistas