Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 3 2006 47 El Congreso suaviza el impacto de la ley del medicamento en los laboratorios En 2006 se celebran los cien años desde que otorgaron a Ramón y Cajal el Nobel de Medicina ANTONI GUAL Jefe de la Unidad de Alcohología del Hospital Clínico de Barcelona CONSUELO LÓPEZ Madre de un estudiante de 15 años Es la droga más tóxica TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO El alcohol se ve como algo normal y es una adicción TEXTO: M. J. P- B. MILLÁN HERCÉ se llevar por estos modelos de imitación y efectos de llamada. -Desde el Gobierno se ha instado a los padres a impedir que los hijos participen en los botellones. ¿Está de acuerdo con centrar esta responsabilidad en los progenitores? -La realidad es que la familia tiene mucho que decir, y no puede trasladar esta responsabilidad sólo a los educadores y la Policía. Fomentar hábitos saludables en el seno de la familia, algo que sucede poco, es lo mejor para evitar este tipo de comportamientos. Hay que tener en cuenta además que un gran porcentaje de los que acuden a los botellones son menores de edad, y ante esto no cabe la pasividad en la familia. MADRID. Como experto en alcoholismo está cansado de advertir contra los peligros de la droga más tóxica de las que consume la población española. Para Antoni Gual, el botellón es un fenómeno social que no puede tomarse a la ligera especialmente cuando se convoca a la embriaguez colectiva al sector de población más sensible al alcohol. ¿Cómo afecta a los jóvenes? -No es casualidad que la ley prohíba vender bebidas a menores de edad. Contamos con abundante evidencia científica para afirmar que el alcohol produce un impacto más negativo en la juventud. El sistema nervioso central aún está en fase de desarrollo y es más vulnerable a su toxicidad. Provoca alteraciones de la conducta y afecta al rendimiento escolar. El alcohol les lleva a asumir más riesgos, tanto en las relaciones sexuales como en la conducción temeraria y les convierte en adictos potenciales. Cuanto más joven empieza a beber una persona, existe más riesgo de que desarrolle una dependencia frente a otras drogas. ¿Qué es más grave, el consumo diario o el exceso del fin de semana? -El consumo diario consigue que el organismo se adapte. La toxicidad es más alta para el hígado, pero existe menos riesgo de alteraciones de la conducta como sucede al beber de forma intermitente. En cualquier caso, ningún menor debería hacer ni lo uno ni lo otro. ¿Cuál es la toxicidad del alcohol en relación con otras drogas? -El alcohol es la droga más tóxica de las que utiliza la población. A diferencia de otras, se ha descrito su toxicidad en la práctica totalidad de los órganos y sistemas del cuerpo humano. Actúa sobre órganos dianas como el hígado, el cerebro y el sistema nervioso, aunque también está relacionado con diversos tumores, problemas de visión y enfermedades crónicas como la diabetes. Y, así, podríamos seguir enumerando trastornos. ¿Apoyaría una ley similar a la del tabaco? -Debería concienciarse a la población de los riesgos y legislar. Los consejos y las campañas no cambian a la población; si no hay multas, las medidas no se cumplen como ha ocurrido con el cinturón de seguridad. Al menos, sería importante que se limitara la publicidad. MADRID. Consuelo López, profesora de Derecho Civil en el Instituto de Estudios Bursátiles de la Universidad Complutense de Madrid, es también madre de un estudiante de 15 años. Esta es su visión sobre los riesgos del consumo de alcohol entre los jóvenes en encuentros multitudinarios como los de esta noche. ¿Cree que debe prohibirse el macrobotellón -Prohibirlo me parece demasiado. Es necesario controlarlos porque los macrobotellones son un descontrol en cuanto que se producen actos de vandalismo, se destrozan parques públicos, mobiliario urbano y se incomoda a los vecinos. ¿Su hijo acude a estos eventos? -No. ¿Permitiría que participara en alguno? -Si puedo lo evitaré, aunque muchos padres no sabemos si nuestros hijos hacen estas cosas. ¿Teme que su hijo beba alcohol? -Tengo preocupación porque soy consciente de la edad de mi hijo y de que los macrobotellones son un peligro. Confío en que no lo hará. Y si algún día se ve en un botellón espero que sea absolutamente consciente de no consumir alcohol y que no deba acudir a urgencias. Intento enseñarle que hay formas de divertirse que no tienen que ver con el alcohol. ¿Qué riesgos perJAIME GARCÍA cibe en estos encuentros? -Es aterrador el consumo de alcohol y que cada fin de semana cantidad de chicos, de 14, 15 ó 16 años, acudan a urgencias con coma etílico. ¿Es más peligroso el alcohol o las drogas? -Las drogas se ha visto que son tremendamente perjudiciales. Ahora estamos ante una absoluta persecución contra el fumador. Y sin embargo, el alcohol se ve con normalidad y se trata de una adicción más. ¿Qué solución propone? -Es una cuestión de educación, valores y prioridades que se están perdiendo. Y eso lo tiene que hacer la familia. MIGUEL Estudiante de F. P. El botellón no es sinónimo de hacer el loco TEXTO: M. J. P- B. MADRID. Recibió un correo electrónico convocándole al macrobotellón que hoy tendrá lugar en Valencia, pero en esta ocasión no podrá participar. Miguel, un estudiante de 19 años de Formación Profesional, confiesa que cada vez que sale una noche para divertirse hace botellón. El último fue la semana pasada en el aparcamiento de una discoteca, que suele frecuentar con sus amigos, a las afueras de la capital del Turia. ¿Por qué haces botellón? -Para beber y divertirme más, como la gente que lo hace en una cena. No se trata de ponerse borracho, ni de no controlar nada. Es beber sanamente para pasarlo bien sin hacer mal a nadie. Hay gente que coge ese punto y otros que sólo se toman dos copas, esperan a que bajen los efectos para no dar positivos en los controles de alcoholemia y después conduce el coche. Nunca interesa pasarse, hay que estar bien, pero controlado. -Pero el botellón tiene también fama de incitar a actos vandálicos... -El botellón no es sinónimo de hacer el loco ni de reventar retrovisores, destrozar parques o ser vandálico. Quienes hacen eso son gentuza. ¿Por qué beber en la calle si existen locales para ello? -No queda más remedio, no hay otra opción. Te gastas el dinero en la entrada de la discoteca y luego te cobran 14 euros por un cubata. Con ese dinero tienes una botella de limón y la mezcla, incluso de marcas buenas. El botellón sale más rentable. ¿Es una forma de protesta? -En parte. El botellón hecho de una manera no es tan malo como la gente piensa. Nosotros recogemos las botellas, que acaban en el maletero del coche y al día siguiente en el contenedor.