Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional VIERNES 17 3 2006 ABC La República Democrática del Congo celebrará en junio las primeras elecciones democráticas desde su independencia en 1960. Occidente se vuelca por fin en un país devastado por la corrupción y la guerra La ONU salda su deuda con el Congo TEXTO Y FOTO ALFONSO ARMADA. ENVIADO ESPECIAL BARAKA (REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO) Desde que el explorador británico Henry Morton Stanley cartografió a sangre y fuego el curso del Congo, el río que se traga todos los ríos, y se lo puso en bandeja al Rey de los belgas, Leopoldo II, para que convirtiera un territorio de más de dos millones de kilómetros cuadrados en su finca personal, la inconcebible riqueza que su subsuelo atesora ha suscitado la cadena de saqueo y muerte que escribe su historia. En El corazón de las tinieblas Joseph Conrad fue uno de los primeros en consignar un horror que llega hasta ahora mismo: mil almas mueren cada día en la República Democrática del Congo. Lejos de la mirada del mundo, casi cuatro millones de seres han perdido la vida entre 1998 y 2003, en la primera guerra mundial africana, la mayor catástrofe internacional desde el final de la II Guerra Mundial. Línea de fractura geopolítica de extrema sensibilidad en palabras del ensayista Roland Pourtier, este agujero negro ha despertado por fin la dormida conciencia internacional. Tras décadas de olvido, la ONU y la Unión Europea han descubierto que tienen con el Congo una gigantesca deuda moral que pagar antes de que ese avispero de miseria atroz para sus 60 millones de habitantes, guerras civiles, violaciones, refugiados y tierra de saqueo para vecinos (sobre todo, Uganda y Ruanda) y multinacionales contamine todo el continente. Un guerrillero mai- mai supervisa faenas de pesca en la margen congoleña del lago Tanganica rreteras asfaltadas en un país tan grande como media Europa. Para su tarea, la ONU cuenta con una flota de un centenar de aviones y helicópteros, la más copiosa de África. Suecia Rusia Lituania Polonia Holanda Bélgica Alemania Francia a Rep. Checa Austria Suiza Italia Eslov. Hungría Rumanía Bielorrusia Fuera de las rutas informativas Dag Hammarskjöld, el más carismático de los siete secretarios generales que hasta ahora han pasado por la cúspide de la ONU, intentó impedir que el país se disgregara tras la independencia. Perdió la vida en un sospechoso accidente aéreo en el Congo. Patrice Lumumba, el primer ministro salido de aquellas lejanas primeras y únicas elecciones democráticas, fue asesinado a instancias de la CIA y del Gobierno belga. Por eso la deprimida ONU, tocada del ala por el desastre iraquí, y la deprimida Europa tras los noes a su Constitución se juegan tanto en este Congo apartado de las rutas informativas del mundo. En aeropuertos como el de Kisangani, la antigua Stanleyville, en el curso del alto Congo, tropas uruguayas, bolivianas, indias, paquistaníes, nepalíes, sengalesas, ghaneanas, surafricanas... conviven y demuestran que es posible otra comunidad internacional. El neozelandés Ross Mountain, responsable de asuntos humanitarios de la Monuc, dice que se ha dejado al Congo fuera del mapa, pese a sufrir un tsunami cada seis meses A orillas del lago Kivu, en Bukavu, todavía en manos ruandesas hace apenas un año, misioneros como Patxi Otondo, navarro nacido en 1942 que lleva desde 1968 en el Congo, creen que si se llegan a celebrar elecciones presentables y no hay respuesta de fusiles, por primera vez en décadas habrá esperanza Reino Unido Salir del horror Mientras la depresión parece echar raíces en el proyecto europeo, la UE muestra en el Congo su fe en que otra política exterior es posible, en ayudar a los congoleños a salir de un horror que la dictadura de Mobutu (el amigo de Occidente en la Guerra Fría) multiplicó, y que tras la invasión ruandesa de 1996 llevó a Laurent Kabila- -un guerrillero que en los sesenta tuvo al mismímo Che Guevara combatiendo a su lado- -al trono de Kinshasa. Asesinado en 2001 por una conjura todavía oscura, la llegada de su hijo Joseph a la presidencia abrió una nueva era en uno de los países, pese a su riqueza, más pobres de la Tierra. Con la mayor operación de paz y transición democrática jamás puesta en marcha por la ONU, 20.000 cascos azules de 51 países han logrado- -salvo en zonas del oriente congoleño, como Kivu Sur e Ituri- -pacificar el país. Para su sorpresa, los congoleños han mostrado que no han perdido la esperanza, y miles de refugiados han empezado a volver a casa a través de sus nueve lindes fronterizos. Gracias a la presión internacional, un acuerdo de paz se firmó en Suráfrica en diciembre de 2002 entre las facciones que desgarraban el Congo, propició un reparto de poder, un gobierno provisional REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO Ucrania Eslov. Croacia Bosnia Serbia Bulgaria Maced. Albania Grecia Tur Turquía Portugal España 0 Infografía ABC 250 Km 500 Superficie del Congo, comparada con las naciones de Centroeuropa entre el propio Kabila y sus partidarios junto a feroces enemigos, aliados de Ruanda y de Uganda, ex mobutistas y guerrilleros mai- mai. A juicio de analistas desapasionados, la transición es una mina y la clase política surgida de los acuerdos no tiene interés alguno en renunciar a ella para afrontar unas elecciones en las que puede perder todo Y sin embargo, más de 25 millones de congoleños se han registrado para votar y la nueva Constitución ha sido ratificada con un 85 por ciento de síes La UE ha comprometido más de 400 millones de dólares para las primeras elecciones democráticas desde 1960 y que supondrán, en palabras del experimentado diplomático estadounidense William Lacy Swing, el jefe de la Monuc (la Misión de la ONU en el Congo, cuyo coste anual es de 608 millones de dólares) un gigantesco desafío El Estado de los ladrones que fundó Mobutu ha dejado al Congo en una situación abominable, que se aprecia desde que el viajero aterriza en el aeropuerto de Kinshasa y recorre las martirizadas calles de la capital, entre candiles de gas, barrios de chabolas y barrizales. Apenas 2.000 kilómetros de ca-