Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 VIERNES 17 3 2006 ABC Internacional Washington reafirma la doctrina de la guerra preventiva pese a los errores en Irak La Casa Blanca promete más diplomacia multilateral para contentar a los europeos b La estrategia de seguridad nacio- nal presentada por la Administración Bush sitúa a Irán como la principal amenaza y da prioridad a la diplomacia sobre la confrontación PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. A pesar del descrédito de las denunciadas pero nunca encontradas armas de destrucción masiva en Irak, la Administración Bush ha publicado una nueva edición de su estrategia de seguridad nacional reafirmando su polémica y criticada doctrina de guerra preventiva contra terroristas y naciones hostiles dotadas con armas químicas, biológicas o nucleares. El documento, requerido por el Congreso y que amplía la edición lanzada hace tres años en un giro copernicano con respecto a conceptos pasivos de la Guerra Fría como la disuasión o la contención, plantea la obligación de Estados Unidos de encarar toda clase de retos internacionales- -desde el genocidio hasta la conducta de China pasando por la proliferación nuclear- -con un modus operandi que se describe como idealista en sus objetivos pero realista en sus medios En lo que se considera como una especie de guiño conciliatorio hacia Europa, tras el tumultuoso cisma trasatlántico generado por el uso de la fuerza en Irak, el esperado texto introduce un apreciable énfasis en el frente diplomático y multilateralista para resolver conflictos pendientes, sobre todo en el prioritario terreno de la proliferación de armas de destrucción masiva. Repitiéndose la necesidad de contar con fuertes alianzas y amistades en la arena internacional. Con todo, el documento, de medio centenar de páginas, deja claro que si resulta necesario, bajo los principios tradicionales de la autodefensa, no descartamos el uso de la fuerza antes de que ocurran ataques, incluso si existe incertidumbre sobre el momento y lugar del ataque enemigo Razonándose que ante las consecuencias tan potencialmente devastadores de un ataque con armas de destrucción masiva, no podemos permitirnos el cruzarnos de brazos a la espera de que se materialicen graves peligros Dentro de esa línea estratégica, el presidente Bush, en su carta de presen- Conversaciones de Irán y EE. UU. sobre Bagdad TEHERÁN. Tras la petición lanzada por los líderes chiíes de Irak y el embajador norteamericano en Bagdad, Irán se declaró ayer dispuesta a discutir con Washington sobre la situación en aquel país. Aunque la Casa Blanca puntualizó que esas eventuales discusiones no tendrían ningún efecto sobre el contencioso nuclear u otros litigios que mantienen ambos países, y que los negociadores tendrían un mandato muy limitado La cuestión nuclear está siendo discutida en las Naciones Unidas entre diplomáticos del Consejo de Seguridad... ése es otro tema afirmó el portavoz de la Casa Blanca Scott McClellan. Nosotros aceptamos negociar con los americanos afirmó por su parte el jefe de seguridad nacional iraní, Ali Lariyani. Irán acepta la petición de nuestro hermano (el líder chií iraquí Abdel Aziz al Hakim) de avanzar en los problemas iraquíes para alcanzar un acuerdo sobre un gobierno independiente en ese país añadió. Condoleezza Rice, ayer, a bordo del portaaviones USS Port Royal en Sidney tación de este documento- -que no tiene fuerza legal pero sirve de fuente de inspiración para todo el Gobierno federal- -reitera que el gigante americano lucha contra sus enemigos en el extranjero en lugar de esperar a que lleguen a nuestro país Sin detallar posibles acciones futuras, el texto cita específicamente a siete países como ejemplos preclaros de sistemas despóticos Corea del Norte, Irán, Siria, Cuba, Bielorrusia, Burma y Zimbabue. guridad de EE. UU. con un respaldo expreso a las iniciativas negociadoras ahora suspendidas, pero impulsadas por los aliados europeos, para hacer frente a las ambiciones nucleares planteadas por un régimen descrito como aliado del terror y enemigo de la libertad A juicio de la Administración Bush, este esfuerzo diplomático debe tener éxito si se quiere evitar una confrontación Presión que llamativamente no se extiende al reto de Corea del Norte, que ya contaría con su propio arsenal nuclear. En un repaso a los grandes actores en la arena internacional, el documen- Críticas con matices Entre este septeto del mal el documento de la Casa Blanca sitúa a Irán como la principal amenaza para la se- Condoleezza Rice se muestra preocupada por el crecimiento del gasto militar de China PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Aunque la consejera de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, se encuentra estos días en Sidney para asistir a unas conversaciones trilaterales sobre seguridad entre Estados Unidos, Japón y Australia, parece que su mente se encuentra en dos lugares distantes: China e Irán. Así se desprende de las manifestaciones que realizó ayer tras reunirse con el ministro de Exteriores austra- liano, Alexander Downer, ya que Rice expresó su preocupación por el ascenso del gasto militar del régimen comunista de Pekín y no dudó en lanzar sus dardos más afilados contra Teherán. Para empezar, la consejera estadounidense acusó a la república islámica de ser una especie de banco central del terrorismo por lo que volvió a insistir en que Irán ha mentido sobre sus actividades para poner en marcha un programa nuclear que le permita desarrollar un arma atómica No obstante, Rice confió en que el Consejo de Seguridad de la ONU encontrará un modo apropiado para expresar a Teherán la demanda de la comunidad internacional para que vuelva a las negociaciones Con respecto a China, mostró su preocupación por el incremento de los gastos militares del gigante asiático. Me han dicho que habrá un aumento del 14 por ciento del presupuesto de defensa, lo que es muy significativo indicó Rice, quien instó a Pekín a asumir la obligación de ser transparente No en vano, el Pentágono sospecha que las partidas militares de China, declaradas oficialmente en 29.316 millones de euros, podrían ser hasta tres veces superiores.