Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 17 3 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. LA GUERRA NO HABÍA TERMINADO D ESDE que Estados Unidos comenzó la invasión de Irak, el 19 de marzo de 2003, los ciudadanos norteamericanos han adoptado una postura de esperar y ver. Han esperado las pruebas de que existía una relación entre Irak y los atentados del 11- S. Han esperado que se encontraran las armas de destrucción masiva. Han esperado que se descubriesen los laboratorios móviles LUIS IGNACIO de armas cuPARADA yas imágenes virtuales vieron por televisión. Siguieron esperando el juicio contra el dictador iraquí, la entrega de la soberanía, la celebración de las elecciones democráticas. Continúan a la espera de que aparezcan las armas ocultas en Siria y a que termine el entrenamiento de soldados y policías iraquíes para comenzar una retirada. Pero nada de lo que esperaban lo han visto. No se ha encontrado ninguna relación entre Husein y el terrorismo islámico ni entre Irak y el 11- S; no hay armas de destrucción masiva; no hay calendario de retirada. Lo que hay es una frustración del orgullo ciudadano estadounidense que se reflejó el pasado 28 de febrero, mientras el presidente viajaba a India, en un dato concluyente: la popularidad de Bush había descendido al 34 por ciento, el nivel más bajo de toda su gestión. Desde que el 25 de octubre pasado el Pentágono confirmó que George Alexander hacía el número 2.000 de los militares estadounidenses muertos en Irak, tras el anuncio por Bush del fin de la guerra el 2 de mayo de 2003, no ha habido ningún otro dato oficial. Salvo que el presidente dijo, en un discurso ante la Asociación de Esposas de Militares, que esta guerra requerirá más sacrificio, más tiempo y más determinación para la victoria completa Ayer, el Ejército de Estados Unidos lanzó la mayor ofensiva aérea desde la invasión, de la que pasado mañana se cumplirán tres años. El objetivo son los insurgentes de Samarra, al norte de Bagdad. Nunca es tarde para una victoria que devuelva el orgullo. Pero sí lo es ya para la popularidad, y el lugar en la Historia, de George W. Bush. Miércoles de teatro Como cada miércoles, en el día de ayer se celebraba la sesión parlamentaria correspondiente. La tensión entre los diferentes grupos políticos en esta legislatura es de sobra conocida. Sin embargo, entre su fuego cruzado en el día de ayer una bala envenenada causó la diferencia; las representantes femeninas, tanto del Partido Socialista como de Izquierda Unida, abandonaban el Parlamento en señal de protesta. No puede decirse que el representante popular señor Zaplana estuviera afortunado en su alusión al disfraz lucido en su viaje a África por la señora De la Vega; pero pensemos qué ocurriría si cada vez que se dijese una frase o alusión desafortunada hacia los miembros del partido oponente se reaccionara con el abandono de la sesión. Esta actitud no puede consentirse en unos representantes del pueblo español, sean del partido que sean. Sus señorías saben perfectamente que su obligación es defender los intereses de los ciudadanos y no actuar en diferentes papeles teatrales. Las cámaras de televisión son testigos directos de su actitud y esto corresponde más bien a un motivo para salir en la tele que a una sesión parlamentaria en un país democrático y serio. La sesión de los miércoles en el Congreso de los Diputados no puede convertirse en la sesión de los miércoles en el teatro. Carlos Gil Barcelona Juventud y botellón El macrobotellón parece que se ha convertido en una preocupación de nuestra sociedad, un aguijonazo en su tranquilidad, en el oasis de autocomplacencia en el que vivimos: la opinión pública, los medios de comunicación, los políticos... todos han vuelto su mirada a la juventud. ¿Significa eso que despertamos? Por desgracia, creo que se trata más bien de un acto de hipocresía, una nueva muestra de la incoherencia en la que nos movemos, otra demostración, una más, de la falta de criterio de esta sociedad desnortada e inconsistente en sus planteamientos y valores. El problema, parece, radica en la acumulación de jóvenes bebiendo en un parque, todo lo cual, si se hace manera cívica, responsable y moderada no debe suponer problema alguno. Sin embargo es un problema, pero por ninguna de esas razones por las que la sociedad y la opinión pública se rasgan las vestiduras, sino porque el macrobotellón pone de manifiesto el fracaso del sistema educativo español, porque la falta de cultura y de valores humanos, intelectuales y espirituales nos presenta a una parte de nuestra juventud sin rumbo, sin ideales, y, por consiguiente, sin capacidad de disfrutar de una vida coherente, y sin un proyecto vital sólido y fundamentado. Esta sociedad relativista que afirma que todo son opciones; que proclama que no existen diferencias entre las cosas bien hechas y las mal ejecutadas; que no conjuga los verbos amar, renunciar, ceder o sufrir; o que desconoce el significado de la entrega, la generosidad, la humildad o el esfuerzo, debería, al menos, tratar de educar a sus jóvenes en valores. Por ello, esta juventud española con tantas oportunidades, con tantas posibilidades y con tanta capacidad no ha de dejarse engañar, ha de integrarse en las ONG, en equipos de fútbol, en asociaciones cívicas y políticas; ha de cultivar las relaciones familiares y personales profundas, sinceras, perdurables; en definitiva, ha de ir al macrobotellón, eso sí, acompañado de un anciano o un enfermo al que asistir, con un libro bajo el brazo para leer y una enorme ilusión para cambiar el mundo... ¿O es que nunca nos han enseñado eso? Hoy mismo, la respuesta. Javier Echevarria Munguira. Madrid Mañana en Viajes exprés Se acercan las vacaciones de Semana Santa y Mujer Hoy nos propone siete viajes, opciones muy atractivas para disfrutar y aprender cosas nuevas. Verdades cosméticas todo para saber hasta dónde llega realmente el poder de las cremas, y Conciliar, cuestión de horario son algunos de los reportajes que esta semana ofrece la revista. Un especial Adelgazar ayuda a descubrir qué factores pueden tener la culpa de los kilos de más y cómo luchar contra ellos, la alimentación no es la única responsable del exceso de peso. Y en moda, 100 sport, prendas tecnológicas y colores ácidos marcan la tendencia. Irritante atropello En un programa de televisión se debatió la polémica y nefasta ley del carné de conducir por puntos. Como siempre, diversidad de opiniones y ninguna conclusión de conformidad en ningún punto. Quiero exponer que los títulos oficiales, habiendo cumplido el interesado con todos los requisitos exigidos por la ley vigente, sirven para garantizar que la persona que en él se indica está capacitada para ejercer la actividad que se detalla. Por ejemplo: el título de médico, de abogado, de profesor... etc. Este documento tiene un vigor imperecedero. Puede ocurrir que por una sanción grave se inhabilite a un profesional por un tiempo determinado o a perpe- tuidad. Pero jamás se le pueden anular los derechos adquiridos en el título, y mucho menos castigarle a que vuelva a estudiar de nuevo la carrera. O sea, que el profesional no podrá ejercer su actividad en el periodo sancionado, pero siempre será un profesor o un abogado o un médico amparado por el título que obtuvo legalmente. Salvando las distancias, el carné de conducir es también un título que, habiendo el interesado cumplido con todos los requisitos exigidos por la ley de tráfico vigente en el momento, le capacita para ejercitar la actividad de conducir. Por lo tanto, es un título otorgado legalmente y, como los otros, imperecedero. Si un conductor infringe la ley, que sea sancionado (con la retirada del permiso de conducir incluso con pena de cárcel) Lo que es inadmisible, discriminatorio y un atropello a los derechos adquiridos es tener que obtener un nuevo carné de conducir. Además, el colectivo de conductores padece un agravio comparativo respecto a los demás titulados. Esta ley que entra en vigor a primeros de julio a los conductores nos amenaza, nos crea temor, inquietud, indefensión, maltrato, y nos sentimos como si en la cochera de nuestra dignidad entrara la nueva ley sobre un enfurecido elefante que la dejara maltrecha y por los suelos. Arturo del Pino Valencia Córdoba