Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 JUEVES 16 3 2006 ABC Sociedad La Justicia ordena la hospitalización de una joven anoréxica en contra de su voluntad El tribunal estima que Rocío, de 20 años, sufre un trastorno mental y no es consciente de su mal b La familia pedirá medidas caute- Un trastorno que se dispara Ingresos: Desde 1997 a 2003 se han producido 23.013 altas en los hospitales por trastornos de la alimentación, un 59 más que hace siete años. El 13,6 de los pacientes vuelve a ingresar por su problema. Mortalidad: Sólo en 2003 se produjeron 15 fallecimientos por anorexia y bulimia. Trece de las víctimas eran mujeres. Perfil del enfermo: Mujer con una media de edad de 23 años, poder económico medio y medio alto y estudios secundarios y universitarios. Diagnóstico: Los afectados suelen tardar una media de dos años y medio en acudir al médico. Origen: Recientemente, un estudio realizado entre gemelos ha llegado a la conclusión de que la anorexia podría ser un trastorno heredable. Los investigadores sostienen que el trastorno tiene un componente genético en un 56 de los casos. Factores ambientales: También influyen. Los más jóvenes abren la puerta a estas enfermedades por los estereotipos que la sociedad ofrece: felicidad, éxito laboral y social se identifican con personas delgadas. Personalidad: La anorexia afecta más a personas con miedos contenidos, déficits de autoestima y un notable sentido de la perfección y el autocontrol. Señales de alarma: Visión distorsionada del peso, introversión, aumento del ejercicio de forma desmesurada, consumo de diuréticos, reducción de alimentos, pérdida de la menstruación... lares porque teme que la ejecución del auto de la Audiencia de Barcelona llegue demasiado tarde y Rocío intente suicidarse JANOT GUIL BARCELONA. La Audiencia de Barcelona ordenó ayer el ingreso involuntario en un centro hospitalario de Rocío Sotillo, la joven de 20 años de Badalona que sufre anorexia y que se niega a ser tratada de su enfermedad, como así lo ha reclamado su familia a la justicia. Los cuatro hermanos y los padres de Rocío celebraron la decisión del Alto Tribunal, pero temen que ésta, que tardará al menos una semana en ejecutarse, llegue demasiado tarde, puesto que la joven está en un proceso de deterioro físico y psicológico y ya ha intentado suicidarse varias veces. En un auto, la sección 18 de la Audiencia de Barcelona exige el ingreso de la joven por considerar- -con el aval de un informe médico forense que encargó y que recomendaba esta medida- -que Rocío sufre una enfermedad psíquica real y no es consciente de ello. El Tribunal adopta esta medida en el interés y beneficio de Rocío, que si bien ahora puede no comprender, tras el necesario tratamiento, en su mejora, podrá entender, apreciar y valorar la correcta lucha de su familia para su curación y bienestar reza el auto de la Audiencia. Para exigir el ingreso de Rocío, la Audiencia provincial se ampara en el Código de familia catalán, la Ley de Enjuiciamiento Civil y el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales, que permiten internar a una persona que tiene un trastorno psíquico en contra de su voluntad si su situación no le permite decidir por sí misma Rocío, a la derecha, en una fotografía junto a su familia do ello a pesar de que la familia de Rocío presentó a la juez dos informes de dos hospitales que habían atendido de urgencia a la joven- -el de Sant Pau y el de Bellvitge- y que recomendaban su ingreso forzoso. Precisamente, en su auto, los jueces de la Audiencia de Barcelona consideran que la juez de primera instancia incurrió en un error de apreciación de la prueba pues sólo valoró el informe médico forense que ella encargó, y no los demás obrantes en las actuaciones como los de los hospitales. Después de que la juez de primera instancia les denegara la petición de ingresar a Rocío, su familia apeló ante la Audiencia de Barcelona. Temían entonces por el deterioro de la joven, que llegó a pesar 34 kilos, pese a su 1,70 de altura. Y temían que la pequeña de la familia- -que desde hace meses vive sola, autoaislada, en la que fue la casa de la familia- optara por abandonar este mundo. Se lo vamos a decir De hecho, Rocío intentó suicidarse en diciembre de 2005- -tragó lejía- y luego ha vuelto por esta tenebrosa senda en varias ocasiones. Además, como se recoge en el informe médico de la Audiencia, arrastra una anorexia desde la adolescencia que ya precisó tratamiento, ha consumido puntualmente tóxicos severos- -principalmente cocaína- ha sufrido episodios depresi- La medida adoptada va en beneficio de Rocío, aunque ella ahora no pueda entenderlo afirma el Tribunal Esperemos que no pase lo que ocurrió con la niña maltratada Una alegría a medias, si es que en estos casos caben epítetos de júbilo; una buena noticia que puede mudar en tragedia por llegar, quizás, demasiado tarde. María del Valle, la hermana mayor de Rocío, hablaba en nombre de su familia cuando expresaba su angustia. Tienen un auto que ordena el ingreso de Rocío, pero aún no se puede ejecutar. El tiempo pasa, una maldita cuenta atrás de trámites, y Rocío se consume. Se parapeta sola en la casa de la familia- -sus padres se separaron y viven en otras viviendas- y atiende, o no, visitas de la familia o llamadas al móvil según su estado de ánimo. Hoy ha ido mi madre a verla, pero cuando llegue la noche Rocío la echará de casa. Lo está haciendo cada día relata María del Valle. No quiere estar con nadie y se queda sola en casa denuncia la hermana mayor de Rocío, y abre la puerta así a un sinfín de especulaciones trágicas. Nos amenaza diciéndonos que si la ingresamos se quita la vida explica. Por todo ello, la familia de Rocío reclama que se agilice el ingreso en un centro médico de la joven con medidas cautelares; para que la lentitud judicial no tenga secuelas fatales, como el caso de Alba, la niña maltratada que aún está en una UCI del Hospital Valle d Hebrón. Esperamos que no pase como con la niña maltratada, que luego todo el mundo quiere correr y ya no hay remedio avisa María. Críticas a la primera juez del caso Con su decisión, la Audiencia de Barcelona revoca el auto dictado el pasado abril por la Juez del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Badalona, al que recurrió la familia de Rocío para ingresarla. En su auto, la juez de Badalona denegó el ingreso involuntario de la joven porque un informe médico forense que encargó concluía que Rocío podía gobernarse por sí misma To-