Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional JUEVES 16 3 2006 ABC En el último eslabón de descréditos acumulada por la Administración Bush, uno de sus principales asesores hasta el mes pasado es procesado por robar en grandes almacenes Un cleptómano en la Casa Blanca PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Los enanos miden más de dos metros, los leones se han escapado y los trapecistas sufren de artritis. Por si la Administración Bush no tuviera suficientes problemas en su segundo mandato, la reciente detención por estafa del afroamericano que había servido como principal asesor doméstico de la Casa Blanca- -con un despacho en la west wing y un sueldo anual de 161.000 dolares (133.000 euros) -se ha convertido en una guinda esperpéntica, abochornante y bastante inexplicable para los propios habitantes de la llamada burbuja presidencial. Claude Allen, el negro con el puesto más alto dentro de la jerarquía de la Casa Blanca hasta su abrupta dimisión el mes pasado, fue formalmente procesado la semana pasada por robar a grandes almacenes una serie de mercancías por valor superior a los 5.000 dólares (más de 4.000 euros al cambio) Siguiendo quizá la inspiración de su puesto político, muchas veces concentrado en vender dos veces la misma idea, Allen se dedicaba a comprar toda clase de artículos de consumo, desde ropa a sistemas de audio. Para inmediatamente después recuperar el dinero, pero con la pillería de entregar productos idénticos pero no pagados, obtenidos de las existencias de las mismas tiendas a las que estafaba en el condado de Montgomery, la elitista zona a las afueras de Washington. A pesar de que el abogado de Claude Allen insiste en que todo se trata de un inocente malentendido el ex asesor de Bush se enfrenta ahora por una imputada trama de más de veinticinco cambiazos fraudulentos- -algunos grabados en vídeos- -a una pena máxima, pero improbable, de 15 años de cárcel y una cuantiosa multa. Más el descrédito político que supone el procesamiento de uno de los más visibles afroamericanos en las filas del Partido Republicano, que tradicionalmente sufre de graves problemas para atraer el respaldo electoral o la militancia de minorías raciales. Claude Allen, junto a Karl Rove y George Bush, en julio su ex hombre de confianza. En un comunicado, el presidente Bush indicó que si las acusaciones son ciertas, algo va mal en la vida de Claude Allen, y eso es realmente triste Además de recalcar que cuando se enteró de lo ocurrido mi primera reacción fue de decepción, una profunda decepción Y es que la carrera ascendente de Claude Allen estaba considerada como una especie de modelo ejemplarizante para conservadores negros. Hijo de un camionero, este abogado de 45 años personificaba el sueño americano de empezar de cero para llegar a puestos de máxima responsabilidad. Un camino durante el que este religioso afroamericano no ha dudado irónicamente en pontificar sobre la importancia del duro trabajo, la responsabilidad personal y la autosuficiencia. AP Dubai Ports y Cheney Sin haber superado todavía cuestiones como la bronca de la abortada gestión árabe de puertos o todo el jaleo de la accidental perdigonada del vicepresidente Cheney, la Casa Blanca se ha apresurado a cortar sus vínculos con Declaraciones moralistas que ahora han sido recordadas puntualmente en los intentos para explicar la chusca conducta de Claude Allen, que tras formarse a la sombra del legendario senador Jesse Helms llegó a estar nominado hace tres años para magistrado federal hasta que los demócratas lograron bloquear su candidatura por su ideario ultraconservador e inexperiencia. Revés del que fue compensado con el puesto número dos del Departamento de Salud y Servicios Sociales, y su posterior salto a la Casa Blanca tras la reelección de Bush. Sorprendido en enero Ahora ha trascendido que las pesquisas policiales sobre la conducta del asesor de Bush se remontan a principios de enero, cuando fue sorprendido durante una de sus estafas en un establecimiento de la cadena de grandes superficies Target. Calendario que explica su inesperada dimisión el 9 de febrero. Una repentina salida de la Casa Blanca justificada en su momento por el tópico deseo de pasar más tiempo con su familia y asociada incluso con motivos de conciencia por una decisión del Pentágono limitando el proselitismo religioso de los capellanes militares. Pero, al final, la verdad sobre los motivos de Allen ha resultado menos noble. EE. UU. rechaza al nuevo órgano de la ONU de Derechos Humanos AFP NUEVA YORK. La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó ayer por amplia mayoría crear un Consejo de Derechos Humanos para sustituir a la polémica Comisión de Ginebra, con la oposición de Estados Unidos, que alegó que los criterios para admitir a los países que la integren siguen siendo demasiado generosos. La resolución fue aprobada con el voto a favor de 170 países; en contra de cuatro (EE. UU. Israel, Palau y las Islas Marshall) y la abstención de tres (Venezuela, Bielorrusia e Irán) anunció el presidente de la Asamblea, Jan Eliasson. La nueva instancia, reclamada por Kofi Annan entre las medidas para reformar la ONU, estará en Ginebra. Prosigue el juicio contra el único imputado del 11- S sin testigos clave P. R. WASHINGTON. La juez federal Leonie Brinkema, ante las múltiples irregularidades atribuidas a letrados del Gobierno en el juicio para sentenciar al único imputado del 11- S, ha decidido proseguir con el procedimiento contra Zacarias Moussaoui, pero prohibiendo a los fiscales utilizar las declaraciones o evidencias relacionadas con un puñado de altos cargos de la Administración Federal de Aviación cuyos testimonios han sido indebidamente manipulados. La decisión ha sido considerada por diversos analistas legales como una traba sustancial a los reiterados esfuerzos del Ministerio Público por conseguir la condena a muerte de Moussaoui.