Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 3 2006 Internacional 31 Chirac lanza un nuevo llamamiento al diálogo ante la crisis de los contratos para jóvenes El presidente francés pide a los sindicatos que acepten negociar una reforma del proyecto y del sábado serán decisivas para determinar el futuro de una crisis que ha dejado con poco margen político al primer ministro Villepin JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El presidente Jacques Chirac y su primer ministro, Dominique de Villepin, multiplican los llamamientos al diálogo y la concertación cuando los colectivos de estudiantes y los sindicatos preparan sus manifestaciones de hoy y del sábado, que serán decisivas para el futuro de la crisis. La Unión Nacional de los Estudiantes de Francia (UNEF) estima que la huelga, bloqueo o parálisis de las universidades nacionales afecta a más de b Las movilizaciones de hoy la mitad de ellas. Sin embargo, han aparecido algunos focos de resistencia estudiantil contra la contestación. La totalidad de las centrales sindicales, lideradas por la CGT y la CFDT, continúan reclamando la retirada pura y simple del Contrato Primer Empleo (CPE) y esperan una movilización masiva los próximos días. El alcance de la movilización será determinante para el futuro de la crisis. Si el sábado hay menos de un millón de manifestantes, el movimiento perdería fuerza. Si ocurre lo contrario, la crisis se agudizaría de manera imprevisible. Chirac lanzó ayer un segundo llamamiento a la responsabilidad de los sindicatos, pidiéndoles que acepten negociar algún tipo de reformas del CPE e insistiendo en su apoyo personal al proyecto gubernamental. Los sindicatos no han respondido oficialmente, a Un estudiante expresa su oposición al controvertido CPE ayer en París la espera de la envergadura de las manifestaciones y la extensión o estancamiento del movimiento estudiantil. EPA Desean evitar la violencia La crisis y su rosario de incertidumbres han sumido a Francia en una crisis de nervios. En la Asamblea Nacional, el Gobierno y la oposición socialista protagonizaron ayer varios altercados verbales. En primera línea de crisis, los sindicatos de policías y fuerzas de seguridad piden consignas claras para evitar incidentes graves. En París, el Barrio Latino lleva varios días tomado por las fuerzas del orden. Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, ha lanzado varias advertencias a los sindicatos y organizaciones estudiantiles, denunciando el riesgo de las provocaciones incontroladas, como las que han comenzado a sucederse en las inmediaciones de la Sorbona, donde la Policía ha tenido que separar a grupos de extrema izquierda y de extrema derecha, prestos a enfrentarse a pedradas y bastonazos. Tal rosario de crispaciones y tensiones dejan a Dominique de Villepin, primer ministro, un margen político muy modesto. Chirac apoya a su jefe de gobierno, pero la inmensa mayoría de los ministros evitan comentar la crisis en público. La patronal se dice neutral. Sindicatos y estudiantes desean precipitar la prueba de fuerza.