Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional LA INVESTIGACIÓN DEL 11- M JUEVES 16 3 2006 ABC Seis policías que custodiaron las bolsas de El Pozo dicen que fueron vigiladas en todo momento Corroboran que estuvieron permanentemente bajo control y que ninguna estaba rota o agujereada b La UCIE aclara que no guardaba la bolsa que contenía la bomba porque estaba desde el 13 de marzo de 2004 en el Tedax, como obligan las reglas desde 1989 N. VILLANUEVA MADRID. Los seis policías que se encargaron de la custodia de las bolsas que contenían todos los efectos recogidos en la estación de El Pozo el 11- M coincidieron ayer en asegurar ante el juez Del Olmo que esos bultos fueron permanentemente vigilados y que todas las bolsas (dentro de una de las cuales se hallaba la mochila con la bomba que no llegó a estallar) se encontraban en perfecto estado, pues ninguna de ellas estaba abierta, agujereada o rota Los seis funcionarios (cinco agentes y un oficial) que participaron en el dispositivo de retirada y traslado de todas las bolsas relataron uno a uno ante el magistrado en qué consistió su trabajo durante aquella fatídica jornada. Así, apuntaron que cuando llegaron a la estación, las enormes bolsas industriales (que contenían los objetos que se encontraban dentro de los vagones) ya estaban cerradas y preparadas en el andén para su traslado. Además, la zona había sido ya acordonada por la Policía, que en ningún momento dejó de vigilar los bultos, un extremo en el que todos los testigos coincidieron. Los seis policías, que no habían declarado ante el juez hasta ayer (sí lo hicieron con anterioridad los encargados de depositar los objetos intervenidos en los vagones en el interior de las bolsas) relataron al magistrado con toda precisión el trayecto que siguieron las bolsas desde el punto de origen (El Pozo, desde donde partieron en un vehículo policial) hasta la comisaría de Puente de Vallecas. Este punto, que en un principio era el final del trayecto, se convirtió sólo una escala por orden de sus superiores, que ordenaron llevarlas al recinto ferial de Ifema, lugar al que, como se recordará, también fueron trasladados los cuerpos de los fallecidos en los atentados, con el objeto de que sus familiares pudieran identificarlos. Los agentes coincidieron en afirmar que en Ifema las bolsas estuvieron custodiadas por la Unidad de Intervención de la Policía y permanecieron en la parte derecha del pabellón. Esa zona, añadieron, estaba precintada con una cinta y un cartel que les prestó la Policía Científica. El hecho de que el espacio que ocupaban estos bultos estuviera acordonado, identificado (en el cartel se hacía constar que los objetos procedían de El Pozo) y vigilado permanentemente hacía imposible también, según el testimonio de estos policías, que los bultos pudieran mezclarse con los procedentes de otros Nuevo choque entre el PP y el Gobierno El enfrentamiento del partido de Mariano Rajoy con el Gobierno por el mayor atentado sufrido por España no cesa. Ayer el escenario de la lucha política fue el Pleno del Congreso de los Diputados, donde el diputado popular Jaime Ignacio del Burgo, una vez más, vio la sombra de ETA en el 11- M. Nadie se cree que unos moritos de Lavapiés fueran capaces por sí solos de hacer un atentado tan milimétricamente preparado El ministro del Interior, José Antonio Alonso, recordó a Del Burgo que el juez no ha encontrado ninguna vinculación de los islamistas con ETA, según se desprende inequívocamente del relato de hechos contenido en sus cinco autos judiciales. Agregó que el juez es el sujeto constitucionalmente encargado de la investigación y alabó el trabajo brillante y magnífico realizado por la Policía y la Guardia Civil, de las que destacó que se han dejado la piel en la investigación. También recordó a Del Burgo que la investigación criminal no es cuestión de políticos, sino de profesionales. Lo que no dice la Constitución- -afirmó- -es que la labor de investigar los delitos en nuestro país corresponde a Jaime Ignacio del Burgo, por fortuna y para alivio de todos los ciudadanos de este país Agregó que la Policía Científica y los Servicios de Información han realizado un total de 90.107 diligencias. El juez instructor del 11- M, Juan del Olmo, en una imagen de archivo puntos de los atentados; o, lo que es lo mismo, que a ese espacio reservado a las bolsas pudiera haber ido a parar alguna otra procedente de Atocha o Santa Eugenia. Después de Ifema, los policías reci- JAIME GARCÍA Los agentes relataron con precisión el trayecto que siguieron las bolsas con los efectos de El Pozo Afirmaron que en Ifema los bultos estuvieron custodiados por las Unidades de Intervención bieron una nueva orden de traslado, para llevar las bolsas a Puente de Vallecas, en cuya comisaría se habilitó una habitación con llave, en la que se introdujeron los bultos. Alguno de los testigos aseguró que en esas dependencias no podía entrar nadie que no fuese policía. Error subsanado Por otra parte, la Policía remitió ayer a la Audiencia Nacional el escrito solicitado por Del Olmo en el que se explican los motivos por los que no se mandó al Juzgado la mochila de El Pozo que no llegó a estallar y sí su gemela, la que la Unidad Central de Información Exterior de la Policía compró en Lavapiés. En el texto, la UCIE aclara que no entregó la bolsa que contenía el artefacto porque no se encontraba en sus dependencias, sino que permane- cía desde el 13 de marzo de 2004 en la unidad de desactivación de explosivos, servicio al que corresponde la custodia de objetos con restos de sustancias explosivas. Así es como lo recogen las reglas de actuación vigentes desde 1989. Por ello, ante la petición del juez, la UCIE remitió la bolsa que tenía guardada, es decir, la que compró en Lavapiés para realizar el cotejo y que fue identificada en su día por el secretario judicial como Caja bolsa de Vallecas El error ya está subsanado y esa bolsa, la que no estalló, ya se encuentra en dependencias de la Audiencia Nacional. Como se recordará, el instructor de los atentados había solicitado a la Policía la bolsa auténtica para ver si el inspector jefe de la comisaría de Puente de Vallecas, Miguel Ángel Álvarez, era capaz de identificarla.