Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LUCHA CONTRA LA INMIGRACIÓN ILEGAL SITUACIÓN EN MAURITANIA JUEVES 16 3 2006 ABC La Cruz Roja de Canarias pide a la población que done ropa y colchones b La constante llegada de cayu- cos a Tenerife y Gran Canaria vuelve insuficientes los esfuerzos de la organización por prestar la primera atención sanitaria en tierra BERNARDO SAGASTUME SANTA CRUZ DE TENERIFE. Los esfuerzos del personal y de los voluntarios de la Cruz Roja comienzan a ser insuficientes ante la constante llegada de embarcaciones precarias con inmigrantes a las costas de Tenerife y Gran Canaria. Los responsables de la organización humanitaria hicieron ayer un llamamiento a la población isleña, dada la posibilidad cada vez más cercana de que se agote la existencia de ropa, colchones y sábanas con que se da la primera atención a las personas, una vez rescatadas por la Guardia Civil. La falta de medios ha hecho que la Cruz Roja de Fuerteventura se viera obligada a enviar dos furgonetas con ropa, mantas y material a las citadas islas, que se han visto desbordadas por el aluvión de cayucos, tal como se conoce a las barcas que salen de Mauritania. La delegación de la Cruz Roja en Fuerteventura es la mejor preparada y la más experimentada en asistir a la inmigración irregular, por haber sido esta isla el objetivo de las pateras hasta que comenzó la nueva tendencia en su itinerario, que ahora tiene como metas Tenerife y Gran Canaria, más alejadas de la costa africana. Jerome, el padre Cayuco en la misión de Nuadibú donde ayuda a los inmigrantes irregulares Un sacerdote nigeriano es el contacto de muchos de los inmigrantes en Nuadibú. Intenta disuadirlos para que no cojan la patera, pero convence a muy pocos Padre Cayuco TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA, ENVIADO ESPECIAL Llamada de De la Vega El presidente del Gobierno canario, Adán Martín, anunció ayer la creación de un gabinete de crisis para adoptar medidas con las que afrontar la oleada de cayucos en las costas canarias, a la vez que comentó la estrecha colaboración establecida con el Ejecutivo central. El presidente confirmó que le había llamado la vicepresidenta Fernández de la Vega. Además, destacó el viaje que harán hoy a Mauritania representantes de las administraciones central y autonómica. Ayer mismo, por la tarde, celebró su primera reunión el gabinete de crisis canario, al término de la cual su portavoz, Miguel Becerra, dijo que toda medida para resolver la actual situación exige enfrentarse a organizaciones mafiosas por lo que habrá que adoptar los medios adecuados para dar una respuesta a sus acciones Becerra insistió en que para frenar el flujo de inmigrantes deberán tomarse medidas aunque no precisó cuáles. Además, aseguró que se sabía que se producirían salidas de inmigrantes desde Mauritania, pero nadie podía prever la intensidad de los últimos días NUADIBÚ (MAURITANIA) Lo que se sufre en Europa no es comparable con lo que se sufre en África. Allí ganarse la vida es más fácil. Por eso no podemos detenerlos. ¿Cómo los vamos a convencer? El padre Jerome, nigeriano de 37 años, llegó en 2003 a Nuadibú y está al frente de la Misión Católica. Muchos de los inmigrantes de la ciudad confían en él y llegan a poner en sus manos el proyecto de emigrar, eso que él califica de viajes suicidas El sacerdote, que viste vaqueros, zapatillas de deporte y una camiseta con capucha, entiende la gravedad de la situación, pero también que los jóvenes arriesguen sus vidas. Hacen lo que sea por llegar a Europa, muchos han estado ya allí y quieren volver Pero son muy pocos los que, después de mucho contacto y diálogo, deciden dar marcha atrás. Ni siquiera mostrarles vídeos en los que aparecen las imágenes de las tragedias de sus colegas suele tener resultado positivo. Logramos que no se vayan los que están muy fatigados, los enfermos y heridos o los que han tenido ya malas experiencias en las piraguas. Sólo a esos convencemos Jerome recibe muchas llamadas de teléfono y cartas de aquellos que han logrado llegar a la orilla de la esperanza, por lo que no oculta su satisfacción. Si no hay llamadas de este tipo, pasados dos meses pensamos que han muerto, porque siempre dejan algún amigo o alguien a quien comunican si consiguen pasar. Siempre nos enteramos Conozco a muchos de los que han muerto. Algunos participaban en nuestras actividades Conocía bien a Samuel, un joven nigeriano, pero, co- mo muchos, éste no hizo caso de los consejos del religioso. El 29 de agosto de 2004 encontramos su cuerpo después de un naufragio y lo enterramos. Envié las fotos del cadáver a la familia explica. Samuel no es que quisiera quedarse a vivir en Europa, sólo deseaba mandar dinero a su familia para que viviera mejor comenta. Apartado de correos 312 La Misión Católica de Nuadibú tiene el apartado de correos 312 a disposición de los inmigrantes y sus familias. Hasta él llegan decenas de cartas, muchas veces dirigidas a Jerome para dar noticias del paradero de los que se fueron y han rehecho su vida lejos del continente africano. El cura muestra parte de esa correspondencia llegada desde España. El apartado de correos es también la única forma que tienen muchas familias de otros países de contactar con los hijos a los que han encomendado la misión de emigrar. Algunos llegan a Mauritania después de meses o años intentando llegar a Europa desde otros lugares de África como Libia, Argelia, Marruecos y el Sahara Occidental. Después de ese periplo nos encontramos con gente que decide regresar a su país y no puede. Intentamos ayudarles, aunque no son muchos Aunque Mauritania es una república islámica, está permitido emprender proyectos sociales incluso con la población local El padre Jerome cuenta con dos habitaciones, con un total de tres camas, en las que suelen aterrizar aquellos que llegan a Nuadibú de vacío. En teoría sólo pueden quedarse tres días, pero inmediatamente muestra la foto de una mujer y sus hijas que estuvieron tres meses porque el padre de familia fue encarcelado. La población católica en la ciudad, entre los que quieren emigrar y los comerciantes de ida y vuelta, varía mucho, aunque nunca sobrepasa las cien o 150 personas, explica el sacerdote. Son pocas las familias que se quedan Apenas cinco o seis personas acuden cada mañana a misa de siete, y algunas más a la eucaristía dominical. Sin demasiados medios, la Misión desarrolla desde hace varios años una tarea encaminada no sólo a disuadir a los que quieren irse a Canarias a bordo de los cayucos. A pesar de que Mauritania es una república islámica, las autoridades les dejan emprender proyectos de tipo social incluso con la población local, siempre que no traspasen la cada vez más delicada parcela de la fe. Ofrecemos una importante ayuda a muchas de las mujeres de emigrantes que se quedan aquí al cargo de la familia después de que sus maridos se han ido en la piragua explica el religioso. También conceden microcréditos para los que quieren emprender pequeños negocios, como restaurantes, peluquerías o venta de pescado, que en aguas mauritanas abunda. Pero un empresario europeo, refiriéndose al mal reparto de los recursos, pone el dedo en la llaga del asunto. Con todo lo que huele el pescado, los mauritanos ni lo huelen