Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión JUEVES 16 3 2006 ABC AD LIBITUM CONSULTA, QUE ALGO QUEDA O resulta extraño que los políticos instalados en el poder resulten más gastosos y pródigos que el común de los mortales. Eso suele encorajinar a los ciudadanos que, en su forzosa condición de contribuyentes, aportan los recursos necesarios para el sostenimiento del Estado, de la Autonomía, del Ayuntamiento y del despilfarro propiamente dicho. Ayer publicaba La Vanguardia una ilustrativa información del desahogo con el que, en muchas ocasiones, los administradores públicos no saben, o no quieren, gastar el dinero ajeno con la prudencia con que gastarían el propio. Según la información del diario catalán, el Gobierno tripartito que preM. MARTÍN side Pasqual Maragall y FERRAND mangonea Josep Lluís Carod- Rovira, en sus dos primeros años de legislatura, ha gastado más de 56 millones de euros en informes, estudios, sondeos, evaluaciones y demás paridas consultivas. Dicho en pesetas resulta aún más escandaloso: 9.400 millones, 13 millones de pesetas diarios incluyendo domingos y fiestas de guardar. El dato, escandaloso si no hubiéramos perdido la capacidad para el escándalo, acredita en primer lugar la escasa confianza que tienen en sí mismos los miembros del Govern. Instalados en la duda permanente sopesan y contrastan cada uno de sus pasos y todos sus proyectos. Naturalmente, con cargo al Presupuesto. Mal está tanto gasto- ¿inútil? pero peor aún si se considera que el Estado español en todas sus administraciones, incluidas las autonómicas, mantiene más de dos millones de funcionarios, muchos de ellos de alta cualificación, capaces de responder- -supongo- -buena parte de las desconsoladas y compulsivas consultas de tan intelectualmente desnutrido equipo. El PP de Cataluña, el último de la fila en el Parlament gracias al liderazgo de Josep Piqué, parece despertar de su letargo y uno de sus diputados, Daniel Sisera, ha destapado con sus peticiones parlamentarias este curioso caso de consulta continua. Tantas dudas fluyen del manantial del Govern que, en algún caso, han tenido que responderlas familiares de sus miembros. El Instituto Catalá de la Dona, por ejemplo, recurrió a los servicios de la esposa del conseller primer, Josep Bargalló, que, diligentemente, realizó su trabajo y cobró por ello sin considerarse moral o legalmente incompatible, que no es cosa de ser escrupulosos. Generalizando, que el mal no se circunscribe a Cataluña, hay que preguntarse hasta dónde pueden llegar los límites del despropósito en el gasto público. Quizás, ante la magnitud de las dudas que evidencia el Govern, nos traería a todos más cuenta instalar en los distintos departamentos de la Generalitat a los actuales consultados, que parecen haber probado su capacidad para responder a las preguntas que suscita el ejercicio del poder, y mandar al paro a tan entusiastas consultantes. DIMISIÓN POR CULPA DEL GOLF Mientras tanto, en Corea del Norte el Estado es Kim OS potentados y los guerreros del alto markeJong- il, sátrapa famoso entre los sátrapas, en un país ting ya no son los únicos que llevan siempre los atribulado por el hambre, instalado en la penuria y palos de golf en la maleta del coche para divisar dedicado a procurarse la bomba atómica. Tiene uno la paz interior entre hoyo y hoyo. El golf es cada vez de los ejércitos más vastos del mundo, aunque se supomás popular- -demasiado, dicen los seniors -hasta ne inoperante y corrupto. Es un ejército de más de un el punto que hay licenciados en Filosofía y Letras que millón de hombres. El ejército surcoreano está en seishablan más de la épica del handicap que de la dramacientos mil. Según la BBC, unos dos millones turgia de Lope. Hace ya décadas que la golf- made norcoreanos han muerto de hambre desde nía arrasó en Japón y ha ido conquistando tomediados de la década de los noventa. Lo más do el sureste asiático. En Corea del Sur, el golf posible es que, de apetecerle, allí el único en acaba de ser la causa de la dimisión del primer jugar al golf sería Kim- Jong- il. Todo el territoministro. Era un día de festividad nacional rio del país estaría a la disposición de su dricuando el primer ministro Lee se fue hasta su ve Así sobrevive, resguardado por el secreto, club de golf. Añoraba el césped, la camaradeentre mamparas de terror totalitario, supremo ría selecta, los pactos a la sombra del viejo sauVALENTÍ capricho de la naturaleza humana y de los desce que creció entre los hoyos séptimo y octavo. PUIG varíos de la Historia. Menudo handicap HeEl país estaba ese día inmovilizado por una redero del culto de la personalidad a su monstruoso huelga de ferrocarriles. No tardó mucho el presidente padre, mantiene entre rejas a unos 200.000 disidentes norcoreano, Roh, en pedirle la dimisión al primer mipolíticos. Su régimen practica la tortura. nistro golfista. A Roh podría considerársele un puntiEl gran líder comunista compone óperas y bebe colloso, un tiquismiquis pero ha actuado a sabiendas de ñac selecto mientras los corruptos capitalistas de Coque, siendo el golf tan popular entre los poderosos de rea del Sur chapotean en el lodazal del golf. El malefiCorea del Sur, también es un ámbito de sociabilidad cio cae sobre Corea del Norte al dividirse el país para en el que se acuerdan no pocos negocios sucios. atajar la guerra, a inicios de los años cincuenta. Desde Extremado contraste entre el juego impoluto del entonces, en el Norte la dictadura del proletariado ha golf y esa cobertura de garito para gángsteres de la evolucionado hasta cotas sublimes y la perversión incosa pública. Exigente Corea del Sur: como para que trínseca de la economía libre de mercado ha obligado luego vengan los politólogos distinguiendo entre deal Sur a pasar del autoritarismo a la libertad. El salto mocracias jóvenes y democracias adultas. Según las tecnológico ha sido deslumbrante, de primera categoencuestas, más del cincuenta por ciento de la gente ría, con un crecimiento económico que no cesa. Añáaprueba la caída del primer ministro. Cae fulminado dase a tanta maldad que los Estados Unidos siempre Lee, sospechoso de cobrar comisiones de sus compañeles han echado una mano a los surcoreanos, aunque ros de partida- -alguno con ficha policial- -antes de ahora retiran parte de sus tropas, con cierta desazón a escoger el mejor palo para demostrar serenidad, buen causa del antiamericanismo de la juventud surcoreapulso, flexibilidad y estilo. Lo que sí está probado es na. Indudablemente, ese apoyo de Washington ha sido que hubo apuestas en la partida. Le queda en su retiro a cambio de cobrarles una onerosa franquicia por la opción de repasar el manual El golf sin lágrimas practicar el golf. que leía un personaje de Wodehouse, más afortunado vpuig abc. es en el amor que en el green N L