Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 3 2006 67 FIRMAS EN ABC CHENG WEN- TSANG MINISTRO DE LA OFICINA DE INFORMACIÓN DEL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DE CHINA (TAIWÁN) CHINA Y LA LIBERTAD Y DEMOCRACIA DE TAIWÁN Con el interés de preservar la estabilidad a través del Estrecho y un statu quo pacífico, el Gobierno de Taiwán sostiene la democracia como el supremo principio que dirige su política hacia China... ECIENTEMENTE, la comunidad internacional ha tenido algunos conceptos errados acerca de los complicados eventos en el Estrecho de Taiwán, considerando que la acción por parte de Taiwán para cesar la función del Consejo para la Unificación Nacional (NUC, siglas en inglés) y la aplicación de las directrices para la Unificación Nacional no contribuyen a la paz y estabilidad en la región de Asia y el Pacífico. De hecho, el origen del problema radica en el menosprecio hacia la libertad y democracia en Taiwán por parte de China continental. Mientras Taiwán rehúse seguir la línea de China, Pekín continuará creando crisis y tensión a través del Estrecho. China continental, un estado totalitario, exige al mundo colaborar con ella para suprimir la libertad y democracia en Taiwán, amarrando las manos de la comunidad internacional al amenazar la paz y la estabilidad en la región de Asia y el Pacífico. A continuación, deseo clarificar la situación. Primero, cesar la función del NUC y la aplicación de las Directrices no invoTaiwán apoya la inmediata unificación con China continental; mientras, el 12 por ciento favorece mantener el statu quo en la actualidad con la unificación como una meta final. El siete por ciento de los encuestados apoya la independencia de Taiwán tan pronto como sea posible; mientras, el 16 por ciento favorece mantener el statu quo en la actualidad, y declarar la independencia y cambiar el nombre oficial de la nación más adelante. Del resto de los encuestados, algunos desean mantener el statu quo de una República de China independiente, y otros declaran que su preferencia dependerá de las circunstancias. Esos resultados demuestran que el NUC y las Directrices, que fijan la unificación como la postura oficial de Taiwán, no estaban de acuerdo con el deseo de la mayoría del pueblo de Taiwán. Tercero, remover la premisa de la unificación que asignan las Directrices va en conformidad con los principios democráticos. En la actualidad, las tres principales opciones que tiene el pueblo de Taiwán para el desarrollo de las relaciones a través del Estrecho son la unificación, el mantenimiento del statu quo y la independencia. Por otro lado, a pesar de que existe un consenso entre los partidos gobernante y de oposición en Taiwán de que el pueblo en la isla debe decidir su propio futuro, las Directrices, que fueron formuladas por un ente no estatutario, fijan R lucra un cambio en el statu quo del Estrecho de Taiwán. Al contrario, este acto está basado en el principio democrático de la soberanía que radica en el pueblo. Siempre que se observe el principio de la democracia y se respete el derecho de elección de los 23 millones de ciudadanos de Taiwán, no excluimos la posibilidad de que los dos lados del Estrecho de Taiwán desarrollen cualquier tipo de relaciones, incluyendo la unificación. Sin embargo, nos oponemos a que alguien establezca precondiciones o presente una meta final con respecto al derecho de elección del pueblo de Taiwán. Más importante aún, nos oponemos a los intentos por parte de China continental de forzar al pueblo de Taiwán a aceptar la así llamada unificación, a través de la amenaza de una acción militar. Segundo, la existencia tanto del consejo como las Directrices eran contrarias a la voluntad de la vasta mayoría del pueblo de Taiwán. Las encuestas de opinión pública realizadas en los últimos años han mostrado que solamente el dos por ciento del pueblo en LOLA SANTIAGO ESCRITORA DIRECCIÓN NOCHE E STE es el título del segundo y último, por ahora, de los dos magníficos libros de relatos que nos llega de Cristina Grande (Lanaja, Huesca, 1962) Tras estudiar Fotografía y Filología Inglesa en Zaragoza, donde reside, colabora también para El Heraldo de Aragón En esta misma colección Xordica publicó La novia parapente en el 2002. Dirección noche ha visto la luz el 29 de enero de 2006. Este último volumen de relatos viene a confirmarnos que no en vano tuvo éxito el primero, que como promesa se afianzaba para alzarse muy alto en el panorama de las jóvenes escritoras cuya voz es ya una realidad. Y así como quién no quiere la cosa entre contradicción va y pegada viene, habla, dialoga, hasta dejarnos en los labios un regusto a verdades de las grandes con una sabiduría innegable. Y no precisa de mucho para construir su universo narrativo. Una cara, dos o menos, con relatos geniales en los que parece no ofrecer nada aparentemente, claro, sólo aparentemente, incluso deja la acción suspensa en el aire en alguno que otro y no necesitas saber más, está acabado, sin estarlo, en su final abierto; todo eso es la gran maestría de la autora, con un universo propio por donde se pasea fundamentalmente ella como en deshabillé, tocándolo todo con la varita mágica de su palabra y a su contacto una nueva realidad se nos ilumina, sea madre, novios, amigas, incluso toma otra dimensión más fresca, o más voraz, con la tensión del sexo de por medio. Y los viajes- -se viaja mucho en este libro- -y el gusto por las cosas sencillas y buenas de la vida, un buen vino en la comida, por ejemplo. O como nos hace llegar an- tes de que suceda, se sabe, que será la última vez que los novios se vean, ante las aguda percepción de ella. Y se completa el viaje en el cacharro ese en el que no montará nunca... Libro tierno y desenfadado, nostálgico y divertido, con ciertas gotas, las justas, de cianuro para salvarlo de sí mismo, si es que hay que salvarlo de alguien, que a mí me parece que no, pero así su dosis de erotismo es más nocturna, más redonda, más perversa en definitiva. Todo él está escrito con un sugerente lenguaje directo en permanente estado de gracia, sin que haya retórica o frases de más ni falta que le hace. Y con su palabra, desnuda unas veces, metafórica otras, nos da estas veinticuatro narraciones en las que no importa ya ni la acción en sí, de vez en cuando leer el nombre de la misma a toda velocidad para no perdernos o a la que nos marque Cristina Grande, en uno de sus viajes a la palabra, al relato, en la dirección que ella quiera. Yo me dejo estar y cierro los ojos para guiarme sólo por su voz en dirección noche, precioso título lleno de sugerencias al camino y a lo que éste tiene de sorpresa y, por supuesto, de viaje. la unificación como meta final. Más aún, las directrices hacen eco de la noción de unificación legítima que se expresa en la ley anti- separación (la así llamada Ley Anti- secesión) de China continental, que ha sido firmemente rechazada por el pueblo de Taiwán. En vista de todo lo anterior, las Directrices han erosionado seriamente el principio democrático de la soberanía popular. Ha sido debido a esas inaceptables violaciones de los derechos del pueblo de Taiwán que nuestro Gobierno ha anunciado que cesará la función del Consejo y cesará la aplicación de las Directrices, con el fin de proteger la libertad de elección de nuestro pueblo. Cuarto, la política de Taiwán hacia China procura mantener una vía media y mantener el statu quo. Como se mencionó anteriormente, el número de personas en Taiwán que apoya la independencia tan pronto como sea posible es mayor que el número que apoya la unificación tan pronto como sea posible. En general, un diez por ciento más de personas apoya cambiar el nombre oficial de nuestra nación y declarar la independencia que aquéllas que apoyan la unificación. A pesar de eso, con el interés de preservar la estabilidad a través del Estrecho y un statu quo pacífico, el Gobierno de Taiwán sostiene la democracia como el supremo principio que dirige su política hacia China. Más aún, para prevenir disputas y conflictos innecesarios, el Gobierno sostiene que las reformas constitucionales en Taiwán deben ser realizadas solamente de acuerdo con los actuales procedimientos constitucionales, y no apoya alterar la denominación nacional sin el consenso del pueblo y de los partidos políticos. Lo anterior representa el esfuerzo y compromiso del Gobierno de Taiwán para preservar la paz en la región de Asia y el Pacífico. Durante la última década, Taiwán ha dejado ampliamente abierta su puerta para la negociación a través del Estrecho. Sin embargo, China continental ha mantenido su puerta cerrada y carece de sinceridad para resolver pacíficamente las disputas entre ambos lados del Estrecho, resultando en un constante estado de tensión a través del Estrecho de Taiwán. La política de Taiwán a través del Estrecho procura promover la paz en la región de Asia y el Pacífico, profundizar la democracia en la isla y garantizar la libertad de su pueblo. Esperamos que la comunidad internacional no haga la vista gorda ante los intentos dictatoriales de China de suprimir la libertad y la democracia en Taiwán, así como su negativa a comunicarse con el gobierno elegido de Taiwán. Ignorar las acciones de China continental permitiría al régimen totalitario de Pekín consolidar su poder e instaría a China a seguir reprimiendo a su pueblo. Por encima de todo, se ignorarían las tendencias expansionistas de China continental. Finalmente, esto aumentaría la posibilidad de conflictos en Asia y el Pacífico, lo cual va en detrimento de los intereses de todas las naciones en la región.