Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura MIÉRCOLES 15 3 2006 ABC Emilio Sagi estrena en Tokio La forza del destino que sitúa en la Guerra Civil La nueva producción de la obra verdiana llega hoy al New National Theater S. GAVIÑA MADRID. Hoy se estrena en Tokio, en el New National Theater, un nuevo montaje de La forza del destino una de las cuatro óperas que compuso Verdi con asunto español. La producción llega avalada por la firma del director de escena Emilio Sagi, ex director artístico del Teatro Real, que la lleva a escena por primera vez. Satisfecho tras el ensayo general, Sagi confiesa a ABC sus deseos desde hace años de abordar esta ópera verdiana. La estudié mucho durante mis años en la Facultad de Filosofía recuerda. La incoherencia del libreto- -de Francesco Maria Piave, basado en Don Álvaro o la fuerza del sino del Duque de Rivas- -es lo que ha llevado al director de escena a trasladar la acción a la Guerra Civil, como ya hizo antes Giancarlo del Monaco. De esta ma- El María Guerrero pone en pie Sangre Lunar de Sanchis Sinisterra b La obra está basada en el mismo suceso que inspiró a Pedro Almodóvar el guión de su película Hable con ella el embarazo de una mujer en coma ABC MADRID. Seis años ha tardado José Sanchis Sinisterra en ver estrenada en España su obra Sangre lunar que escribió en 2001. La obra se basa en el mismo suceso que inspiró a Pedro Almodóvar la película Hable con ella el escándalo que se produce en un hospital cuando se descubre que una paciente, que se encuentra en coma desde hace diez años, queda embarazada tras ser violada. Hasta ahora, el texto no había visto la luz en nuestro país, y Gerardo Vera, director del Centro Dramático Nacional, le ha abierto ahora las puertas del teatro María Guerrero, en cuyo escenario estará desde mañana y hasta el 23 de abril. Xavier Albertí, músico y director teatral, es el responsable de este montaje, que es, según dijo ayer Vera, una ópera de cámara contemporánea Según Alberti, en esta obra Sanchis Sinisterra crea un mundo propio desde el punto de vista dramatúrgico a partir de las influencias de Samuel Beckett y Harold Pinter. El director ha contado con la música de Albert Llanas para introducirse en el cerebro de los personajes: Sanchis- -dijo ayer Albertí en la presentación de la obra- amplifica las zonas residuales y oscuras El reparto incluye a Lurdes Barba, Borja Elgea, Patxi Freytez, Lina Lambert, Isabel Rodes, Antonio Valero y Mario Vedoya, además de la voz en off de Lucía Quintana. nera creo que es más clara la existencia de dos bandos, de dos Españas Sagi califica la obra como una tragedia filosófica donde se presenta a un Dios que no sabe diferenciar entre justos e injustos Para esta nueva producción ha contado con una escenografía conceptual diseñada por Llorenç Corbella, con quien ya colaboró en El barbero de Sevilla Sobre el escenario se podrá ver un cubo rojo hecho con cuerda que va decreciendo dependiendo de los estamentos que se desenvuelvan en su interior. En el reparto vocal destacan los nombres de Robert Dean Smith, Anna Shafajinskaia, Christopher Robertson o Jiri Korhonen; el director musical es Inoue Michiyoshi. Después de mes y medio trabajando en Japón, Sagi se muestra muy contento con el engranaje de este teatro: Son muy exactos. Tienen disciplina militar. Lo que debe haber en cualquier teatro sin que parezca un cuartel bromea. El director de escena reconoce que en estos momentos, y tras su salida del Real el pasado mes de septiembre, tiene multitud de proyectos, alguno de ellos en el país nipón, como la presentación, después de su estreno en Jerez, de la coreografía Carmen de Aída Gómez, en la que Sagi ha colaborado, ayudándole a contar la historia En Madrid recalará el próximo mes de junio, cuando el Teatro Real programe la zarzuela Luisa Fernanda cuya producción realizó Sagi para la Scala y revisó para llevarla a la Ópera de Washington a principios de esta temporada. Sobre sus relaciones con el coliseo madrileño, asegura que son excelentes y adelanta que su sucesor, Antonio Moral, le ha propuesto un nuevo proyecto, del que prefiere no desvelar nada. La forza del destino de Verdi, en el montaje realizado por Sagi en Japón, donde se ha programado también para 2007 TEATRO La revelación Espectáculo dirigido e interpretado por Leo Bassi. Lugar: Teatro Alfil. Madrid. HABLEMOS DE TEATRO JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN or razones que ustedes conocerán, el nombre de Leo Bassi ha estado en las últimas semanas más próximo a los noticias de sucesos que a las de espectáculos. Pero ahora, si les parece, vamos a hablar de teatro. La sátira es un antiquísimo género higiénico que prueba la consistencia de la tolerancia y de los valores sobre los que una sociedad se sustenta. Leo Bassi se define como bufón, un provocador satírico que ha elaborado su últi- P mo espectáculo, La revelación para, según aclara, propagar el ateísmo y atacar a los tres grandes monoteísmos, aunque sea la religión católica la que recibe casi todos sus dardos y por el islamismo pase de soslayo, probablemente por motivos que a nadie se le escapan. Bassi es un eficacísimo monologuista que ha estructurado un espectáculo sencillo y contundente en el que demuestra la amplia gama de sus recursos expresivos, su devastadora capacidad para interactuar con el público, su comicidad provocadora en un discurso que comienza con la parodia de un hipotético viaje de Benedicto XVI a España, durante el que el Pontífice pide disculpas por la Inquisición, los excesos en la evangelización de América y la actuación de la Iglesia durante la Guerra Civil española, y, tras manifestarse a favor del uso del condón, lanza puñados de preservativos a los espectadores. El formidable bufón, que se re- afirma en su tradición atea familiar, acomete luego una lectura paródicocrítica del Génesis, en la que plantea cuestiones como la situación de los peces durante el Diluvio Universal o la laxitud del Dios de la Biblia en la interpretación del quinto mandamiento. El actor consigue momentos francamente divertidos en un monólogo en el que exalta la fuerza de la razón y enarbola la máxima de Voltaire como base de la sociedad democrática: No comparto sus ideas, pero defendería con mi vida su derecho a exponerlas Entre las risas y los aplausos de un público entregado, Bassi rinde homenaje a la larga dedicación circense de su familia con un asombroso número de antipodismo: voltea y mantiene en equilibrio con los pies un piano de pared. Y en un más difícil todavía, el ateo confeso, el hasta ese momento defensor del laicismo y feroz enemigo de la religión confiesa, no obstante, que se siente sumamente atraído por los ritos animis- tas de los mapuches chilenos, y termina exhibiéndose vestido únicamente con un taparrabos de hojas y con el cuerpo pintado a bandas rojas y negras como los mencionados indios suramericanos: su razón se ablanda ante la nostalgia ecológica del buen salvaje, y su venerado Descartes queda enterrado tras una máscara cornuda. Una contradicción en la que Bassi dice sentirse a gusto, pues las certezas absolutas no le agradan y prefiere la inquietud de la duda. Me gustaría concluir estas líneas, si ustedes me lo permiten, con un sincero brindis por Voltaire y por la libertad del bufón, por su derecho a la transgresión, a la contradicción y a fastidiar a quien no acepte sus ideas, y por que pueda presentar pronto un espectáculo contra el único monoteísmo que hoy mata invocando el nombre de un dios, un espectáculo que se estrene sin problemas y con éxito en, por ejemplo, Riad, Islamabad o Kuala Lumpur.