Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 3 2006 Sociedad 55 Tecnología Tiene un tamaño y funciones de agenda electrónica, además de conexión a internet y teléfono móvil. Su nombre es Pocket- Web sica (8 Gb el SGH- i310 de Samsung, 4 Gb el W 950i de SonyEricsson) y la reproduce, por lo que aparecen peanas altavoz para cargarlo y o escuchar la música en la cocina. Móvil y MP 3 se han casado y tienen descendencia, destacando el EF 51 de BenqSiemens, al que le dices al oído el título y te pincha la canción. LG, Nokia, Samsung, BenqSiemens lo intentan también con la TV y resulta tan llamativo como de dudoso futuro con la tecnología UMTS: a tres euros la hora de recepción. Pero pronto será además llave multiusos que abrirá puertas, encenderá aparatos y pagará cuentas, siempre en el bolsillo, con su entrañable sonido y su factura a fin de mes; aunque, en cuanto pueda conectarse a Skype u otro servicio de VoIP (telefonía barata por internet, la mejor noticia para el cliente) se podrá incluso torear a las operadoras. Se ve ya alguno (de UTStarcom) que se conecta a Sipgate, pero por Wi- Fi. EL BLOG JOSÉ MANUEL NIEVES LA FERIA DE LAS VANIDADES omparadas con las de cualquier otra feria tecnológica europea, las cifras de CeBIT marean: casi 6.500 empresas abarrotan los más de 300.000 metros cuadrados que visitan, cada año, más de medio millón de personas. Las principales firmas del mundo (ojo a las 1.500 empresas asiáticas que han participado este año, frente a las 209 norteamericanas y las 40 españolas) reservan lo mejorcito de sus novedades para presentarlas allí, bajo los ojos ávidos de un par de miles de periodistas de todo el planeta. Ordenadores más pequeños todavía móviles de ciencia ficción, dispositivos de todos los tipos y tamaños destinados, principalmente, a conseguir que las personas dejen de depender de lugares específicos para leer periódico, escuchar música, enviar un e- mail redactar un informe o hacer una transacción bancaria. El mensaje de CeBIT es claro: pronto, casi ya, podremos hacer cualquier cosa en cualquier parte. El volumen económico que se esconde tras este cambio de estilo de vida es, igual que esta enorme feria de las vanidades, descomunal. Por eso, en CeBIT no sólo se ven los cacharros del futuro, sino los negocios del futuro. C El centro multimedia Crece un problema de transparencia tecnológica: un televisor no había más que enchufarlo, pero crear una red WiFi para conectar por VoIP supera incluso al amigo entendido que sabía programar el vídeo (algo que casi nadie ha hecho nunca) Profesión con futuro será la de montador de redes tecnológicas domésticas, en torno a ese nuevo florero en el aparador que será el centro multimedia descargador, almacenador y reproductor de música, fotos, vídeos, películas, internet, mensajes y pedidos al supermercado. Aunque, hoy que tantas casas tienen un par de ordenadores, ¿a alguien le ha funcionado de seguido una red de Windows, sin perder internet durante un mes completo? Hoy la mera compra de un router con WLAN y VoIP, y el intento de instalar un VPN para ver el correo de la oficina, conduce a perplejos foros de usuarios con consejos tipo: activar el Transparent Tunelling, con UDP a 500 palabras que ni aparecen en el manual. El televisor es otro aparato que vino y se quedó, pero el que hoy se vende presenta un bache tecnológico: debe estar preparado para HD (alta resolución) por lo que ofrece pobremente la programación y DVD (por no hablar de VHS) actuales. Y ver con calidad al- Imitar los movimientos humanos es la especialidad de este robot un pabellón entero en la feria de Hannover. Estas divagaciones produce el shock del CeBIT, pero iniciada la digestión queda: que ellas lo merecen o la tecnología abandona el negro mate y se feminiza: la mujer adora el laptop (no tiene cables enredados y polvorientos) los móviles adquieren finura; los aparatos, tacto, flores y estampados. Si la casa será digital, requiere diseño y el que viene es cool EFE go en la mayor pantalla de HD (2,6 metros) presentada en CeBIT exige irse a la casa de enfrente, aunque tenga la garantía de Panasonic. También el número de enganches supera al gran público: antes se podía presumir de una Trinitron, pero ¿quién puede hacerlo de una conexión HDMI? Pues puede ser muy pronto; o no, porque sólo el cable cuesta cien euros hasta que no lo remedien los chinos, que ya ocupan clínico y ergonómico. El aparador tendrá entradas USB, FireWire y Ethernet, y salidas VGA, DVI, HDMI y óptica, y ocultará un ordenador donde antes estaba el mueble bar. El mando a distancia requerirá un doctorado. La coordinación implica el reino absoluto del router y el Wi- Fi, todo ello encriptado, protegido y panelado, para que cada cual quede en su casa y Windows en la de todos.