Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid MIÉRCOLES 15 3 2006 ABC Cuatro meses de cárcel para el joven de Parla que alcanzó los 213 km hora b La sentencia, calificada como muy dura por Tráfico, le priva, además, del carné de conducir durante 18 meses por conducir de manera temeraria e irreflexiva ABC MADRID. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Manzanares ha condenado a cuatro meses de cárcel y a dieciocho meses de privación del permiso de conducir al joven de 18 años vecino de Parla que fue detenido por circular a 213 kilómetros por hora en la A- 4, a su paso por Villarta de San Juan (Ciudad Real) El jefe provincial de Tráfico en esa provincia, Antonio Carrasco, informó a Efe de la sentencia, alcanzada por conformidad de las partes, y que tildó de muy dura para el joven, A. T. R. quien, no obstante, no ingresará en prisión al carecer de antecedentes penales. Carrasco valoró el consenso que existe a la hora de calificar como infracciones penales este tipo de comportamientos y al apreciar que el simple hecho de circular a una velocidad temeraria e irreflexiva conlleva un riesgo elevado para el resto de los usuarios de la vía aunque no se registren accidentes. El joven, fue sorprendido el pasado domingo por un radar en el kilómetro 151 de la A- 4 cuando circulaba a 213 kilómetros por hora, 133 más de lo que le permite la legislación a un conductor novel. Ana Botella, junto al alcalde de Quito, Paco Moncayo, en su visita al ayuntamiento de la ciudad AYUNTAMIENTO El Ayuntamiento de Madrid invertirá en los dos próximos años otros 400.000 euros en la Casa del Emigrante ecuatoriano, con sede en Quito, desde la que se atiende la situación de quienes se fueron a España y los que se quedaron en su país El sueño de volver a casa TEXTO: CARLOS HIDALGO ENVIADO ESPECIAL Calvo explicará a petición propia el día 5 el contrato de los parquímetros ABC MADRID. La comisión de vigilancia de la contratación tratará en su próxima reunión, el 5 de abril, sobre el proceso de adjudicación de contratos para la última ampliación del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) que ha sido objeto de denuncia pública por una de las empresas que se presentó al concurso y no resultó elegida. En dicha reunión comparecerá, a petición propia, el concejal de Seguridad, Pedro Calvo y su equipo directivo, para explicar cómo se produjo el proceso de adjudicación. Calvo ha sido relacionado, en algunas informaciones, con el propietario de una de las empresas adjudicatarias, Hixiene s S. L. Esta empresa, en unión con SUFI, han obtenido el contrato para una de las nuevas zonas reguladas por parquímetros en la capital. QUITO (ECUADOR) Yovana tiene 14 años y, desde hace cinco, tiene contacto con su padre una vez por semana y por teléfono. Les separa todo un océano, pero quizá ahora se sientan más cerca que nunca. Son el reflejo de la emigración ecuatoriana a España. A raíz de que el padre de Yovana dejara Ecuador para buscar un futuro digno para él y su hija, la familia se rompió. Tuvo un hijo con otra mujer, y así fue cómo los padres de Yovana se separaron. Casos como éstos son los que atiende la Casa del Migrante de Ecuador, un vínculo entre quienes se fueron a tierra extraña y los que se quedaron. Las cifras oficiales hablan de que unas 110.000 personas han abandonado, por razones económicas, la capital, Quito. De ellas, 85.000 se encuentran en España; 60.000, en la región de Madrid. La Casa del Migrante, desde su fundación, en 2002, ha atendido a 10.000 de ellos con asesoría legal, psicológica, apoyo socioeconómico e información sobre políticas públicas. Una parte importante de esa atención tiene como destino los 26.000 niños que tienen a uno o a ambos padres fuera de Quito (el 65 en Madrid) Soledad, depresión, fracaso escolar, embarazos prematuros, madres solteras y síndrome de abandono son los problemas más complicados que se repiten en chavales de entre 3 y 11 años. Otro ejemplo es el de Pedro, quien en una misiva relata cómo, a raíz de que sus padres emigraran a España, ayuda a su tía, pero, asimismo, está al frente del negocio de elaboración de ladrillos que, gracias a las remesas provenientes de España, ha montado su familia. Acudimos a los centros educativos y trabajamos con los hijos de emigrantes para ayudarles a afrontar la pérdida indica el director de la Casa del Emigrante, Hérmel Mendoza. Tras conocer los primeros datos de su situación, se elaboran fichas personalizadas con los datos de cada persona, y co- mienza el proceso intensivo de ayuda no a los niños y a sus familiares. Es éste uno de los proyectos de cooperación más ambiciosos en los que está invirtiendo la Concejalía de Empleo y Servicios a la Ciudadanía del Ayuntamiento de Madrid. Su responsable, Ana Botella, firmó ayer en Quito con el alcalde de esa ciudad, Paco Moncayo, el convenio por el que los madrileños invierten 400.000 euros durante dos años en esa iniciativa. Barritas de quinua para el Primer Mundo Gracias al Programa de Cooperación Integral Productiva, al que se destinarán 3,2 millones de euros, la región de Chimborazo ha conseguido crear una cadena productiva propia para elaborar barritas energéticas para Estados Unidos y Europa, a través de la quinua, una planta autóctona. Con este programa también se asesora a trabajadores municipales en materia de servicios sociales, medioambiente, desarrollo económico, políticas tributarias y urbanismo. Otro de los programas en Riobamba es la realización de estudios sobre las necesidades básicas para desarrollar un plan estratégico cantonal a través de una Agencia de Desarrollo Local. Propiciar el retorno voluntario Otro de los objetivos es propiciar el retorno voluntario de los ecuatorianos que están en España, así como la puesta en marcha de un programa de microcréditos y asistencia microempresarial, con la creación de un fondo de 40.000 euros. El 70 de los que se fueron quieren volver. Pero la cruda realidad es otra: la situación en el Ecuador, tan negativa, está provocando el incremento de regularizaciones en nuestro país. A veces, lo que resulta más complicado es la reagrupación familiar. Los 10 trabajadores de la Casa del Migrante atienden cada año a 2.500 familias, además de otros tantos escolares con los que trabajan de manera sistemática. La meta inmediata es, gracias a la creación de un comité de seguimiento, trabajar en Madrid con una base de datos fiable y marcar unos objetivos y un calendario de actuación. Una de las ideas es invertir parte de las remesas en vivienda social para quienes regresen a Ecuador.