Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 3 2006 Madrid 39 Obesidad, cáncer, diabetes e infartos MADRID. A nuestros hijos les contamos que hay que hacer ejercicio y que hay que comer fruta, pero nosotros somos sedentarios y no nos alimentamos bien, así que no somos un buen ejemplo Así opina uno de los responsables de Alimentación de la Comunidad, Felipe Vila, que se refiere a la dieta desequilibrada de nuestro menores como un reflejo de nuestra evolución en los últimos 15 años. Hemos pasado de un nivel de actividad razonable a uno de inactividad absolutamente preocupante La adicción de los niños a las grasas de origen animal y su afición a las chucherías y los saladitos ha generado, dice, un caldo de cultivo peligroso El aceite que llevan esos productos- -dice- -es absolutamente perjudicial. El peor Por eso el panorama que dibuja para el futuro no es alentador. Si no cambian las pautas, serán adultos obesos, sedentarios y tendrán muchas posibilidades de desarrollar dolencias crónicas, cardiovasculares, cáncer de colon y diabetes, entre otras Los menús escolares, dice Sanidad, son bastante equilibrados, pero la última decisión la tiene el niño FABIÁN SIMÓN Ocho de cada diez niños tienen una dieta desequilibrada y saturada en grasas El riesgo de obesidad afecta ya al treinta por ciento de los menores por ciento de los niños reconoce que no toma ni una sola pieza de fruta. El consumo de verduras y hortalizas no alcanza los 200 gramos diarios SARAH ALLER MADRID. Hiperprotéica, hipergrasa, con un alto contenido en colesterol y deficitaria en hidratos de carbono y fibra. Así se perfila la dieta de los niños madrileños que tienen entre 5 y 12 años. Lo dice un estudio realizado por Salud Pública de la Consejería de Sanidad, que en este caso sirve para confirmar lo que ya se ve en la calle. Niños con dietas desordenadas, acostumbrados a prescindir de alimentos tan básicos como el pescado, la fruta o las legumbres, adictos sin embargo a la carne y víctimas de las chucherías y los saladitos, que cada vez se presentan de forma más apetecible para los más pequeños. El resultado final, un cóctel explosivo de obesidad y sobrepeso, que ya amenaza a un tercio de los niños de la región ante la mirada, a veces impasible, de sus padres. Los datos del informe lo demuestran: b Más de un 6 Aporte de nutrientes a la dieta diaria Objetivos nutricionales recomendados por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, 2001 Recomendado Hidratos Proteínas de carbono 100 80 60 Superior al recomendado Grasas Ácidos grasos saturados 90,6 Inferior al recomendado Ácidos grasos poliinsaturados Ácidos grasos monionsaturados Porcentaje de niños 40 20 0 20 40 60 80 100 22,5 20 10 8,5 9,4 19 5,2 5,4 Menos de lo recomendado Más de lo recomendado 90,5 80 muy bien considerados por la población infantil. La carne es sin duda la estrella. Casi el cien por cien de los niños había comido este alimento o cualquiera de sus variantes, como el embutido. Aún así, las que se llevan la palma son las chuches los aperitivos salados y todo tipo de dulces. Según el estudio de la Consejería de Sanidad, más del 80 por ciento de los niños había comido algún producto de repostería y más del 90 por ciento alguna chuchería o chocolate. Los alimentos precocinados, las salsas y los saladitos también enganchan a más de la mitad de los menores, que prefieren sobre todo la pizza. Zumo natural frente al envasado El zumo de frutas frescas parece estar pasando a la historia de forma peligrosa. Si se echa un vistazo al informe de Sanidad, se puede comprobar que siete de cada diez niños beben habitualmente zumos envasados o refrescos, en vez de consumir jugos naturales recién exprimidos. La ingesta de lácteos también está por debajo de lo recomendado- -menos de 500 gramos por día- lo que significará falta de calcio en la edad adulta. 58,5 90 Fuente: Consejería de Sanidad y Consumo, 2005 89,4 Demasiada energía para su edad La ingesta diaria de energía es superior a la recomendada en más de un tercio de los niños. Esto significa que ese 31 por ciento de los pequeños están abocados al sobrepeso y la obesidad. Las cifras cantan: 9 de cada 10 niños toman más proteínas de las debidas y 8 de cada 10 consumen grasas por encima de lo saludable. Proteínas y grasas, en alza Menos del veinte por ciento de los niños estudiados tiene una dieta sana. De hecho, de las entrevistas realizadas se desprendió que ocho de cada diez chavales tienen una distribución de nutrientes errónea: el 39 por ciento de su energía diaria se lo aportan las grasas y más de un 17 por ciento, las proteínas. Esto, según los expertos, es un exceso, frente a los grandes olvidados que son los hidratos de carbono. Una pieza de fruta, como mucho Hay alimentos en alza y otros, en caída libre, sobre todo, los más necesarios. Los chicos confesaron, por ejemplo, que no suelen probar las legumbres- -el 60 por ciento- ni la fruta fresca. Como mucho, unos 200 gramos dia- rios, es decir, la cantidad equivalente a una pieza grande o dos pequeñas. Eso se puede considerar un lujo si se tiene en cuenta que hay un porcentaje de los pequeños- -un 6,3 por ciento- -que asegura no haber comido nada de fruta fresca en todo el día. Las verduras y las hortalizas tampoco tienen mucha suerte entre ellos: dos tercios de la población infantil asegura no ingerir ni siquiera 200 gramos. En cuanto al pescado, más de lo mismo. Prácticamente la mitad de los niños ni lo había olido Poca energía para empezar el día El desayuno falla en muchos casos. En vez de aportar el 25 por ciento de la energía diaria- -como recomiendan los expertos- -proporciona en la mayor parte de los casos menos del 18 por ciento de las kilocalorías. Los hay que ni siquiera desayunan- -un 1,6 por ciento de los niños no lo había hecho en alguna de las dos ocasiones por las que les preguntaron- -y otros que no cenan- -otro 5 por ciento- Adictos al dulce Frente a los alimentos en clara decadencia se encuentran otros productos