Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional MIÉRCOLES 15 3 2006 ABC mingo desactivar el conflicto, proponiendo algunas tímidas reformas a su proyecto, pero todo fue en vano. La contestación ha crecido. Sindicalistas y estudiantes siguen adelante con sus huelgas y protestas. A primeros de este mes, un millón de personas se manifestaron en cerca de 200 ciudades de toda Francia, pidiendo la retirada pura y simple del CPE. Si esa cifra creciese, entre el jueves y el sábado, la posición de Villepin quedaría gravemente amenazada. En busca de una salida La guardia pretoriana de Chirac afirma apoyar totalmente a Villepin. Sin embargo, personalidades eminentes comienzan a avanzar tímidos escenarios de repliegue táctico. Jean- Louis Debré, presidente de la Asamblea Nacional, chiraquiano sin tacha, propone que el CPE sea revisado y mejorado en el Parlamento, lo que ofrecería una posible salida a la crisis. Por su parte, el PS presentó ayer un recurso contra la propuesta ante el Consejo Constitucional, denunciando la inconstitucionalidad del texto, ya que, a su modo de ver, el proyecto gubernamental viola gravemente la legislación laboral Si el Consejo aceptase el recurso socialista, permitiría consumar al gobierno una retirada táctica Hasta ayer, una mayoría de constitucionalistas no consideraban fundado el recurso socialista. A la espera de acontecimientos, el París político es un hervidero de especulaciones catastrofistas para Villepin, que había concebido el CPE para dorar su estatura de hombre de Estado Los optimistas esperan que el primer ministro consiga salir de la crisis, tocado pero finalmente indemne. Los pesimistas se preguntan si Villepin no se verá forzado a dimitir, precipitando una crisis gubernamental que convertiría a Nicolas Sarkozy en hombre de la situación Alternativa que el propio Sarkozy contempla como el peor de los escenarios, para su propia causa personal. Un policía antidisturbios herido ayer en los incidentes de la Sorbona, en París, es ayudado por sus compañeros REUTERS La protesta generada por el Contrato Primer Empleo se agrava en Francia El Gobierno analiza alternativas para una retirada táctica de la ley b Más de la mitad de las universidades se han sumado a la huelga y los sindicatos preparan grandes movilizaciones para mañana y el sábado próximo JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La crisis del Contrato Primer Empleo (CPE) se agrava. El presidente francés, Jacques Chirac, apoya a su primer ministro, Dominique de Villepin, cuyo cargo comienza a estar seriamente hipotecado. Aumenta el número de universidades en huelga, las coordinadoras estudiantiles anuncian una escalada los sindicatos preparan grandes manifestaciones para mañana y el sábado, y e l Partido Socialista presenta un recurso de inconstitucionalidad que pudiera ser una puerta de salida para el gobierno. Desde Berlín, donde participaban en una cumbre franco- alemana, Chirac confirmó su apoyo total y sin reservas a Villepin, afirmando que el CPE es un elemento importante de la lucha contra el paro juvenil Ese respaldo atizó la cólera estudiantil. Las coordinadoras convocaron inmediatamente una marcha hacia la Sorbona, la más emblemática de las universidades galas, en la que participaron millares de estudiantes, los cuales terminaron enfrentándose a botellazos y gases lacrimógenos con la Policía. A la hora de escribir esta crónica, centenares de estudiantes y agentes del orden jugaban al ratón y al gato entre la plaza del Panteón y la plaza de la Sorbona, en el corazón histórico del Barrio Latino, con enfrentamientos relativamente violentos. Durante la jornada de ayer, la crisis continuó extendiéndose por todo el sistema universitario, que pronto pudiera quedar paralizado. 59 de las 84 universidades nacionales están ya en huelga, bloqueadas o paralizadas. Y el movimiento crece. Aumenta el número de rectores que apoyan a los estudiantes. Bruno Julliard, presidente de la Unión de Estudiantes de Francia (UNEF) declara: Estamos determinados y confiados. El movimiento continúa creciendo. Y nos beneficiamos de una dinámica importante. Chirac dice que apoya a Villepin. Tanto peor para él. Hace años, Chirac también apoyaba a Alain Juppé, quien, finalmente, tuvo que dimitir en unas condiciones catastróficas Ese fantasma político comienza a tomar forma. La crisis ha entrado en su fase irracional. Villepin intentó el do- La mujer de Sarkozy vuelve a dejar el hogar y pone en peligro las aspiraciones de su marido J. P. QUIÑONERO PARÍS. Nicolas Sarkozy vuelve a estar en el corazón de varias tormentas políticas, familiares y sentimentales. Su esposa ha vuelto a abandonar el hogar, cuando la crisis política amenaza con catapultarlo hasta unas responsabilidades que pudieran complicar el calendario de su larga marcha hacia la Presidencia de la República. Sarkozy proyectaba dimitir del cargo de ministro del Interior el verano o el otoño que viene, para consagrarse íntegramente al trabajo de candidato presidencial por la Unión por un Movimiento Popular (UMP, centro derecha) Mientras tanto, hace gestos a cada instante para confirmar su plena solidaridad con el gobierno, a la espera de poder romper con él. La agravación de la crisis del Contrato Primer Empleo (CPE) amenaza con perturbar seriamente tales proyectos. Sarkozy esperaba que su primer y principal rival, el primer ministro, Dominique de Villepin, estuviese atado al cargo de jefe de gobierno hasta el lanzamiento oficial de la campaña de las elecciones presidenciales. Sin embargo, la crisis del CPE está minando las posiciones de Villepin. Incluso se especula con su posible dimisión, víctima de la crisis. Si se consumase tal escenario, Sarkozy sería el candidato casi obligado a reemplazar a Villepin en la jefatura del Ejecutivo, puesto que pudo interesarle hace dos años pero que hoy resulta poco apetecible. A la crisis política de fondo se su- ma, hoy, la familiar. Le Parisien anuncia que Cecilia Sarkozy abandonó nuevamente el domicilio conyugal, hace días, para volar a Nueva York e instalarse en el domicilio de su amante, Richard Attias. Tras una separación de varios meses, Cecilia Sarkozy volvió al domicilio conyugal a primeros de año. Nicolas y Cecilia han hecho varias apariciones públicas significativas. Sin embargo, una escandalosa ruptura volvió a estallar, con mucho ruido, la noche del jueves 2 de marzo. Poco más tarde, Cecilia volvió a hacer sus maletas y tomó un avión a Nueva York. Según Le Parisien, el líder de la UMP estaría estudiando el momento de pedir a sus abogados que tomen los primeros pasos para consumar su posible separación matrimonial. Batalla jurídica cuanto menos dolorosa, y de un alcance político imprevisible. Los sondeos cotizan a Sarkozy como el hombre político más popular de Francia. Las crisis políticas y sentimentales lo instalan en el corazón de imprevisibles tormentas.