Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 3 2006 Internacional 27 Berlusconi y Prodi terminan en tablas un debate televisivo rígido y previsible El Cavaliere jugó al ataque, pero el Professore habló a los italianos JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El primer duelo televisivo entre Berlusconi y Prodi terminó ayer en tablas debido a la rigidez de las reglas y a la excesiva prudencia de ambos candidatos. El Cavaliere como siempre, jugó al ataque y sobrepasó una y otra vez el tiempo límite de las intervenciones. El Professore en cambio, aprovechó su primera ocasión de gran audiencia televisiva para hablar directamente a los ciudadanos con vistas al voto del 9 de abril. Prodi estuvo más cálido y animado de lo habitual. Al cabo de media hora, Berlusconi dirigía puyazos incluso a los dos periodistas que formulaban las preguntas, lo cual entusiasma a los votantes del centro derecha, pero no permite ganar nuevos apoyos en el centro y entre los indecisos. Prodi buscaba, en cambio, hacer un discurso sereno, mantener la sonrisa e indignarse sólo con los resultados negativos de la gestión del Gobierno, respetando a su rival. El sistema de dirigir la misma pregunta a los dos candidatos, de no encuadrar el rostro del que escucha y de prohibir que se hicieran preguntas entre ellos produjo en los estudios de la RAI una especie de debate del museo de cera Eran reglas negociadas por los respectivos portavoces, convertidos estos días en protagonistas. El segundo debate, el próximo 3 de abril en Mediaset, tendrá reglas más flexibles. rá conocer su impacto entre los indecisos. El elemento clave serán los dos o tres millones de personas que dudan todavía y que no decidirán hasta los dos o tres últimos días. Berlusconi y Prodi, sonrisas para ganar indecisos en la RAI REUTERS Nuevas reglas de juego Italia es el país de la realidad política virtual y el único escenario que cuenta en estas últimas semanas es la pequeña pantalla. Por otra parte, la ley electoral proporcional aprobada hace dos meses por el rodillo de Silvio Berlusconi ha cambiado las reglas del juego. Ambos líderes encabezan coaliciones por lo que, con el sistema estrictamente proporcional, parte de los votos que Silvio Berlusconi consiga rebañar para Forza Italia se los quita a sus aliados, la Alianza Nacional de Gianfranco Fini, la UDC de Pier Ferdinando Casini y la Liga Norte de Umberto Bossi. En el caso de Prodi no es tan grave, pues la parte del león es la lista del Olivo, seguida de una retahíla de partidos pequeños o insignificantes excepto Refundación Comunista, que cuenta con un 6 por ciento de intención de voto. Los últimos sondeos electorales confirman una ventaja de cuatro puntos de Romano Prodi, pero también indican que los indecisos llegan al 36 por ciento del censo. De éstos, probablemente las dos terceras partes se abstendrán, por lo que los auténticos indecisos constituyen el 12 por ciento del electorado. Más que saber quién ha ganado o perdido el debate, lo interesante se-