Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MIÉRCOLES 15 3 2006 ABC LÓGICA, POR FAVOR uede que lo ocurrido ayer en torno a la prisión de Jericó sea fruto de una cuidada estrategia, pero, mientras no se demuestre ese montaje, sólo cabe decir que resulta difícil imaginar mayor cúmulo de despropósitos por parte de todas las autoridades con responsabilidad sobre la materia. Los seis prisioneros palestinos sobre los que gira la polémica estaban sometidos a supervisión de monitores norteamericanos y británicos- -no parece exagerado decir que esto era así porque las autoridades de esos países y de Israel no se fiaban de que estuviesen bajo el control de la Autoridad Nacional Palestina. Resulta una medida lógiRAMÓN ca. Pero en esas circunsPÉREZ- MAURA tancias, lo que no puede ocurrir es que los monitores salgan corriendo porque temen por su propia seguridad. Y según confesó ayer ante la Cámara de los Comunes el ministro de Exteriores británico, Jack Straw, temen por su integridad porque las autoridades palestinas no se la garantizan. Aclarémonos. Resulta que los occidentales estaban allí para cumplir el papel que no querían confiar a los palestinos, pero eran incapaces de cumplir con ese papel si no recibían el amparo de los mismos palestinos. Esto parece la guerra de Miguel Gila. Los testimonios de diplomáticos occidentales parecen confirmar que los palestinos circulaban por la prisión de Jericó con toda libertad, incluyendo el uso de teléfonos celulares e incluso el poder entrar y salir del recinto. Algo que recuerda un poco a La Catedral la sedicente prisión en la que se decía que estaba encerrado el narcotraficante colombiano Pablo Escobar hasta que un buen día se aburrió y se fue tranquilamente por la puerta. Sin duda los lujos en Jericó no debían ser equiparables a los del recinto colombiano, mas ¿qué pintaban ahí unos observadores occidentales que carecían de poder para imponer condiciones de prisión a los criminales arrestados? ¿Para qué estaban allí? Lo cierto es que el problema se arrastraba desde hace al menos un año y sólo ahora ha saltado. ¿Por qué? Es difícil de saber. En su día Ariel Sharón se benefició de su irrupción en la explanada de las mezquitas, acto con el que se reforzó la imagen de duro que se había ganado a sangre y fuego. Su peregrinar político habría de llevarlo por otros derroteros. Mas ahora ¿qué gana Ehud Olmert bombardeando la prisión de Jericó? El primer ministro en funciones ha proclamado nítidamente su respaldo a la línea abierta por Sharón a favor del desistimiento (disengagement) Y por el contrario, el Likud, que sostenía el mantenimiento del statu quo, la línea dura frente a los palestinos, no se ha beneficiado apreciablemente de una reacción del cuerpo electoral frente al cambio de escenario surgido de la victoria de Hamas en las legislativas palestinas. ¿Por qué adopta el Kadima las formas del Likud? P El hallazgo de más de 80 cadáveres en Irak hace temer una escalada de venganzas La tensión entre chiíes y suníes no decrece desde el atentado de Samarra grupos parlamentarios vuelven a la mesa de negociación para intentar formar Gobierno bajo la batuta del embajador de Estados Unidos ABC BAGDAD. Los cadáveres de más de 80 personas, aparentemente asesinadas por su pertenencia a la comunidad suní o chií, fueron encontrados en las últimas 48 horas en Irak mientras los grupos políticos reanudaban sus discusiones sobre la formación del Gabinete bajo el patrocinio del embajador de Estados Unidos. Los cuerpos de 44 iraquíes fueron descubiertos en diversas circunstancias, según el Ministerio del Interior. Quince jóvenes, maniatados y con signos de haber sido ahorcados, fueron hallados en una camioneta en Jadra, un barrio del oeste de Bagdad. Por otra parte, otros 29 cuerpos acribillados a balazos, con las manos atadas, fueron encontrados en una fosa común en el sur de Bagdad. Esos cuerpos fueron enterrados recientemente y podría haber otros en ese lugar, agregó la fuente del Ministerio del Interior. Dos cadáveres más, con un balazo en la cabeza, fueron hallados en el este de Bagdad. Con todos ellos, ascienden a 80 los cuerpos hallados en los dos últimos días en Irak, lo que hace temer una ola de asesinatos de carácter sectario. El lunes, 13 cadáveres fueb Los jefes de los Un cadáver tras uno de los tiroteos registrados ayer en Bagdad ron encontrados en el barrio chií de Ciudad Sadr, en Bagdad, donde seis atentados con coches bomba mataron el domingo a 46 personas e hirieron a otras 204. Otros 21 cadáveres acribillados a balazos, algunos de los cuales tenían las manos atadas y presentaban señales de torturas, fueron descubiertos también el lunes en varios barrios de Bagdad y de Mosul (norte) La tensión entre chiíes y suníes era manifiesta ayer, en particular en Bagdad. La violencia entre seguidores de las dos principales corrientes del islam se agravó desde que un mausoleo chií fue dinamitado el 22 EPA de febrero en Samarra, al norte de Bagdad. Según fuentes oficiales, los enfrentamientos confesionales dejaron 450 muertos entre los civiles. Mientras tanto, 81 mezquitas suníes fueron atacadas. Por otra parte, en Kirkuk (norte) dos niñas, una kurda y otra turcomana, fueron secuestradas por hombres armados cuando se dirigían a la escuela, indicó la Policía. Mientras, los jefes de los grupos parlamentarios volvieron ayer a la mesa de negociaciones para la formación de Gobierno bajo la batuta del embajador norteamericano Zalmay Jalilzad. Los medios de comunicación en el conflicto con el islam: ¿mala intención o ignorancia? F. PASTRANO MADRID. La objetividad puede ser inalcanzable, pero la honestidad es imprescindible Ignacio Camacho se refirió con esta frase a los problemas que presenta a los periodistas occidentales informar sobre la complejidad del islam. No se trata de ser imparcial, ni tan siquiera neutral- -según el ex director de ABC- -sino de ser simplemente honesto. Ayer se presentó en Madrid el libro de Edward W. Said Cubriendo el islam. Cómo los medios de comunicación y los expertos determinan nuestra visión del resto del mundo Said (Jerusalén, 1935- Nueva York, 2003) premio Príncipe de Asturias a la Concordia 2002, escribió este libro en 1981 y lo revisó en 1996, pero su contenido sigue siendo tan actual que la editorial Debate ha decidido publicarlo ahora en español, con traducción de Bernardino León, secretario de Estado de Asuntos Exteriores. Libro incómodo según Camacho, y muy polémico, muy irreverente y nada políticamente correcto según Juan Luis Cebrian, otro de los participantes en la presentación, celebrada en la Casa de América. Y toda esa incomodidad y polémica nace de la denuncia que hace Said de algunos de los supuestos expertos de los medios de comunicación, que son en muchas ocasiones especialistas improvisados y periodistas que van a países cuyo idioma, cultura e historia desconocen, o analistas aficionados a las genera- lizaciones. Con lo que, en muchas ocasiones, la información tergiversada que se publica no es tanto producto de la mala intención como de la ignorancia. O de ambas a la vez. Según Camacho, la tesis central del libro es que por culpa del profundo desconocimiento que existe del islam en Occidente (especialmente en EE. UU. se echa mano a menudo de los tópicos y la banalidad. Para Cebrián, no se trata tanto de un enfrentamiento entre Occidente y el islam, como de una lucha por el control de la energía, del petróleo, que se encuentra en muchos países islámicos. En palabras de León, Edward W. Said, uno de los mayores intelectuales del siglo XX fue en realidad un humanista que se atrevió a criticar los estereotipos con los que habitualmente nos referimos al islam. Felipe Sahagún, que moderó el acto, se lamentó de que no se hubiera publicado antes esta joya y de las grandes carencias de nuestras universidades en el campo de los estudios islámicos.