Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional LA LUCHA CONTRA LA INMIGRACIÓN ILEGAL MIÉRCOLES 15 3 2006 ABC Abdelaziz, de 26 años, es atendido por sanitarios mauritanos, tras pasar una semana sin probar alimento a bordo de un cayuco que intentaba llegar a España Débil y flaco, extremadamente flaco, Abdelaziz dio con sus huesos en una comisaría de Nuadibú (Mauritania) donde cada vez es más difícil la convivencia entre los subsaharianos que permanecen retenidos El emigrante de la triste figura TEXTO Y FOTO: LUIS DE VEGA, ENVIADO ESPECIAL NUADIBÚ (MAURITANIA) Abdelaziz, un senegalés de 26 años, apenas se tiene en pie y su figura marca una línea larga y delgada sobre las esterillas donde es atendido por sanitarios mauritanos. El cuerpo enclenque de 1,80 metros de estatura, con un amuleto amarrado a la cintura, no parece superar los cuarenta o cincuenta kilos. Dicen que ha estado nueve días sin comer y viene lleno de heridas por el agua salada y los golpes recibidos al viajar en la proa de la piragua explican los que le curan los hombros, las caderas, las muñecas, los brazos y las rodillas. No abre la boca más que para quejarse de dolor cuando le aplican desinfectante y cicatrizante. Aparentemente su estado no reviste gravedad, pero la imagen del emigrante con su extrema delgadez tendida en el suelo y los enfermeros sobrevolándole no deja de recordar a las escenas tantas veces repetidas en otras crisis humanas del continente negro. Este joven peluquero ha sido de los últimos en llegar a las comisarías de Nuadibú. El grupo con el que intentaba llegar a bordo de un cayuco a las islas Canarias acabó de vuelta en una playa del norte de Mauritania en la noche del lunes. Casi todos lograron escapar de los agentes menos Abdelaziz y otros dos compatriotas, también heridos. Las dependencias policiales son auténticas ollas a presión. Ayer se habilitaron tras unas obras de urgencia varias habitaciones porque el hacinamiento era insoportable. El ritmo de repatriaciones es menor al de llegada de inmigrantes retenidos por las Fuerzas de Seguridad. Las discusiones y peleas entre las diferentes comunidades de subsaha- rianos son cada vez más frecuentes, como pudo observar este corresponsal. Nosotros somos 54 y ellos la mitad. No quieren que comamos de sus bandejas cuando nos reparten la comida explica un senegalés haciendo referencia a su rivalidad con los malienses. Decenas de jóvenes están amontonados en el suelo en el mismo sitio donde Moratinos considera seria la situación en Mauritania, pero no alarmante El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, aseguró ayer que la situación creada por la inmigración ilegal de Mauritania es seria pero no alarmante y que el Gobierno está adoptando medidas específicas para hacer frente al problema con el apoyo de las autoridades de aquel país. Así, ante la comisión de Exteriores del Senado, el ministro anunció que los secretarios de Estado de Seguridad, Interior, Trabajo y Exteriores viajarán en las próximas semanas a Nuakchot para identificar las vías adecuadas para reforzar la cooperación en materia migratoria Moratinos, quien explicó los avances en la política hacia África, aseguró que las estimaciones que cifran en 500.000 los subsaharianos que esperan en Mauritania para zarpar hacia Canarias son un poco exageradas y que la situación es un problema grave pero que no debe llevarnos al alarmismo El ministro subrayó que este flujo de inmigrantes desde Mauritania se debe en buena parte al éxito de la política de control migratorio en Marruecos y se mostró convencido de que en muy corto plazo se encontrarán soluciones satisfactorias la Policía almacena los motores de la embarcación y los bidones de gasolina. Los agentes y miembros de la Media Luna Roja intentan calmarlos cuando algunos exigen una repatriación inmediata a su país. Visto lo visto, las autoridades agilizaron el transporte de setenta de ellos hacia la capital, Nuakchot. Dos pequeños autobuses de la escuela náutica de Nuadibú salían al caer la tarde desde la comisaría del barrio de La Güina con 35 inmigrantes cada uno. Una vez en la principal ciudad del país el régimen mauritano intentará que sean repatriados. Pero muchos de ellos ya anunciaban su regreso por las ventanillas. Nuestra llegada a Bamako será el comienzo de la preparación de un nuevo intento por alcanzar Europa dijo un maliense entre la estrechez de los asientos saturados de pasajeros con el rotundo apoyo de sus colegas. A esa horas Abdelaziz, que está entre los que sigue en comisaría, había logrado dejar caer en su estómago una sopa y su estado empezaba a mejorar. Buscando una vida mejor esta gente la está perdiendo reflexiona un español que lleva tres décadas en Nuadibú. Razón no le falta, pero tampoco a muchos de los que intentan escapar de su continente.