Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 MARTES 14 3 2006 ABC Economía España y Francia hacen un frente común para proteger sus sectores energéticos Zapatero y Villepin abogan por una política europea de energía con fusiones sólo amistosas b Los dos jefes de Gobierno rechazan las acusaciones de proteccionismo y preparan su estrategia ante la Cumbre europea de la próxima semana LUIS AYLLÓN MADRID. Más allá de la expresión de apoyo al Gobierno español en su estrategia para acabar con ETA, la visita que Dominique de Villepin hizo ayer a José Luis Rodríguez Zapatero tenía un objetivo muy concreto: cerrar filas ante las ofensivas lanzadas sobre sus respectivos sectores energéticos. Organizado con gran rapidez la pasada semana, el desplazamiento a Madrid del primer ministro francés sirvió para escenificar la comunidad de intereses en materia de energía. Tanto el Gobierno de Villepin como el de Zapatero han maniobrado en las últimas fechas para evitar que una empresa extranjera- -la italiana Enel, en el caso francés, y la alemana E. ON, en el caso español- -pase a tener el control de sus grandes compañías de energía. Zapatero ya expresó el pasado jueves durante la cumbre hispano- polaca que lo que desea es una política energética común en la Unión Europea. Ayer, tras reunirse con Villepin, y comparecer ambos ante la prensa, lo volvió a decir y el primer ministro galo estuvo plenamente de acuerdo con él. Ambos se defendieron de las acusaciones de proteccionismo y patriotismo energético señalando que los dos países son muy abiertos y tirando por elevación. Tenemos una posición compartida en cuanto a la necesidad de que la UE posea una política energética común destinada a garantizar la seguridad energética de la Unión y que esa política se construya a través de alianzas y teniendo muy presente que estamos ante un sector estratégico clave para todos aseguró Zapatero. Zapatero y Villepin, al comienzo de la rueda de prensa conjunta que dieron ayer en el Palacio de la Moncloa torio con la posición adoptada por sus gobiernos, Zapatero y Villepin insistieron en que se deben crear grandes grupos europeos de la energía La aparente contradicción la resolvieron indicando que eso debe hacerse mediante el diálogo y a través de grandes acuerdos, y no- -enfatizó el presidente del Gobierno español- -en función de una u otra coyuntura Es decir, se trata de favorecer fusiones y alianzas amistosas y no opas hostiles. cial: el consorcio aeronáutico Airbus, en el que participan España, Francia, Alemania y el Reino Unido. Esa es la postura que, tras sus conversaciones y almuerzo de ayer, Villepin y Zapatero piensan defender en el Consejo Europeo de primavera los próximos días 23 y 24 en Bruselas, que tendrá como asunto central el de la FRANCISCO SECO El modelo Airbus El ejemplo de actuación que los dos jefes de Gobierno pusieron para el sector energético es el que funciona ya en la Unión Europea en el sector aeroespa- París y Madrid quieren un modelo al estilo del alcanzado en el sector aeronáutico con la creación de Airbus energía, y en el que el frente franco- español podría chocar con las posiciones de Alemania o de Italia. Zapatero, en cualquier caso, recordó que la dependencia energética de España respecto al exterior es del 80 y que la interconexión con Francia sólo garantiza el 3 del abastecimiento eléctrico. En este sentido, Villepin manifestó que el compromiso de su Gobierno, según lo acordado en la cumbre bilateral de Perpiñán en 2001, es el de elevar pronto hasta los 4.000 megawatios el nivel de interconexión eléctrica entre los dos países. Ha habido dificultades en el pasado- -afirmó- -pero estamos deseosos de superar esos obstáculos Petróleo y cambio climático Villepin abundó en la idea subrayando que frente a los desafíos del petróleo y el cambio climático, Europa tiene que dotarse de una estrategia para garantizar su seguridad energética Además, añadió que Europa debe invertir en infraestructuras de transporte y almacenaje y hablar con una sola voz. Mientras Zapatero no se refirió en concreto a las opas sobre Endesa de Gas Natural- -la preferida por el Ejecutivo- -y de E. ON, Villepin sí defendió expresamente la fusión entre Gaz de France y Suez ante la ofensiva de Entel, asegurando que se basa en una doble lógica industrial y europea Aunque pudiera parecer contradic- El presidente de E. ON gana 5,72 millones, casi el triple que el de Endesa ABC MADRID. Wulf H. Bernotat, presidente de la compañía alemana E. ON, que ha lanzado una opa sobre Endesa, cobró en 2005 un total de 5,72 millones de euros, casi el triple que Manuel Pizarro, presidente de la eléctrica española, que ganó 2,2 millones. El año pasado, E. ON obtuvo un beneficio neto de 7.400 millones de euros y Endesa ganó 3.182 millones. Según se desprende de la memoria anual del grupo energético alemán, Bernotat, presidente de la compañía desde 2003, percibió un sueldo fijo de 1,15 millones, un bonus de 3,18 millones, opciones por un valor de 1,35 millones y 41.412 euros en concepto de otras compensaciones. En total, los seis altos ejecutivos de E. ON percibieron 22,46 millones de euros, un 23,2 más que en 2004. Por su parte, el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, ganó 2,2 millones de euros en el ejercicio anterior, tal y como reveló en la junta general de accionistas del pasado 25 de febrero. Esta cantidad supone un aumento del 47 sobre lo percibido en 2004. En 2006, los accionistas de la compañía alemana percibirán un dividendo total de 7 euros por título, 2,75 (un 17 más que en 2005) en concepto ordinario y 4,25 euros como dividendo extraordinario, gracias a importantes desinversiones realizadas este año. Los accionistas de Endesa percibirán 2,4 euros brutos por título.