Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 3 2006 Cultura 61 PERE GIMFERRER Escritor El melodrama es para mí una metáfora de la vida Un amor datado entre 1969 y 2004. Treinta y cuatro años de historia interrumpida significan, hoy lo veo, una suspensión, no un desenlace Pere Gimferrer rinde homenaje a Cuca, su mujer amada, con las prosas de Interludio azul y la poesía de Amor en vilo (Seix Barral) TEXTO: SERGI DORIA FOTO: ELENA CARRERAS Mar y cel y Hamelin vencedores de los IX Premios Max b Las quinielas estaban enviadas pero había que vivir la gala que diseñó con mucho tino Calixto Bieito para descubrir a los vencedores de la temporada 2005 MARÍA GÜELL BARCELONA. La Ciudad Condal recibió ayer la IX Gala de los Premios Max de las Artes Escénicas diseñada por Calixto Bieito. Poco glamour en la entrada y la ausencia (por enfermedad) de la ministra de Cultura dieron paso a una ceremonia dinámica conducida por el actor Boris Ruiz. El escenario del Barcelona Teatre Musical recreaba una enorme barra de bar circular por la que fueron desfilando los vencedores de la noche. El musical Mar i cel de Dagoll Dagom vivió unos primeros minutos de euforia al recibir dos estatuillas seguidas: Mejor composición musical para espectáculo escénico a Albert Guinovart y mejor director musical a Joan Vives. El siguiente premio, mejor coreografía, fue para Marta Carrasco por su espectáculo Ga- gá y Cesc Gelabert fue elegido mejor intérprete masculino de danza por Psitt! Psitt! La conjura catalana se rompió cuando nombraron a Eva Yerbabuena como Mejor intérprete femenina de danza y Ernesto Caballero en la categoría de mejor Adaptación de obra teatral por El señor Ibrahim y las flores del Corán Uno de los momentos más entrañables de la fiesta fue cuando Lola Herrera recogió el premio a mejor actriz protagonista por su papel en Solas (adaptación de la película de Benito Zambrano) que no dudó en compartir con su hija Natalia Dicenta (también nominada en esta categoría) Son destacables las apariciones en escena de algunos rostros conocidos como La Maña, Boris Izaguirre y Pablo Carbonell que dieron color. La balanza quiso que Mar i cel y Hamelin empatarán a cuatro estatuillas cada una. Lo que significa que La Celestina y Solas se quedaron sin algunos de los premios a los que estaban nominados. Palabras mayores para Hamelin de Juan Mayorga (que precisamente se presenta hoy en rueda de prensa en el Teatro Romea de Barcelona donde se representará en los próximos días) que se alza como mejor espectáculo de teatro y Mar i cel mejor musical. También hay que subrayar el doblete de la coreógrafa catalana Marta Carrasco cuyo montaje Ga- gá fue elegido mejor espectáculo de danza. Dos mil quinientas personas vivieron en directo este montaje amenizado por una larguísima lista de actores, cantantes y músicos. BARCELONA. Prosa y poesía. Dos géneros para un mismo acontecimiento: el amor como suceso, como reconocimiento de la persona amada, como tiempo recobrado. Dos libros: Interludio azul y Amor en vilo Prosas sobre una pasión amorosa; sonetos, endecasílabos blancos y verso libre, escritos en orden cronológico. El retorno de Pere Gimferrer a la lengua castellana. La explicación: Sólo podía tratar de lo que trata y dirigirse a quien se dirige en la lengua en que nos relacionamos, esto es en castellano -Hace cuatro años, con motivo de la aparición de El diamante en el agua dijo usted que es más fácil ser poeta a los 20 años que a los 50. Va a cumplir 61 y no lo parece, con estos dos libros en la mano... Amor en vilo es el poemario más largo que he escrito. Nunca he abandonado la poesía, pero ha habido dos épocas de mi vida en las que la he cultivado de forma asidua: de los 18 a los 20 años y de los 58 a los 60. Lo primero es algo frecuente, pero lo segundo lo practican menos poetas. ¡Menuda producción! ¡151 poemas fechados en menos de dos años! Gil de Biedma se escandalizaría... Lo digo por el volumen de versos y la variedad de métricas... -Gil de Biedma sí, pero me acabo de comprar las rimas de Torcuato Tasso, que escribió más de mil poemas... Si se compara con Gil de Biedma o T. S. Eliot es mucho, pero no tanto si lo cotejamos con poetas del siglo XX como Pound, Alexandre o Neruda, que escribió largos poemas en cortos espacios de tiempo. -Dos libros complementarios acerca de un amor que se inaugura en 1969 y se retoma en 2004. Tanto la prosa de Interludio azul como los poemas de Amor en vilo aparecen cuajados de orfebrería cinematográfica. ¿Su vida imita al arte? -Que la vida imita al arte lo dijo Wilde. Y si el arte imita a la vida es porque se parece a la vida. En espíritus muy imbuidos de arte, ciertas vivencias se expresan con formas artísticas, pero no es mi deseo que la vida imite al arte, sino concebirla como obra de arte. -Viene a la memoria el título de una película de Douglas Sirk, Imitación a la vida Su relato tiene acentos de melodrama... -Por el material que manejo, el melodrama es más perceptible en Interludio azul Yo creo en el melodrama, no en la acepción que tenía en el siglo Pere Gimferrer, ayer en su despacho de la editorial Seix Barral XVIII, sino tal como lo entendemos hoy. El melodrama es para mí una metáfora de la vida. -A veces parece caminar sobre el filo del kitsch -Lo bordeo. Sirk no es kitsch aunque sus películas lo puedan parecer. El kitsch está presente en mi obra: afloraba en Arde el mar o en Fortuny El mérito es tomar sus ingredientes, pero no caer en eso efectista y vacuo que entendemos por kitsch El mérito de Rubén Darío es que está siempre al borde del kitsch pero nunca cae en él. -Sin estar en vilo no hay amor... -Tal vez, pero si el amor no está en vilo, también se puede escribir buena poesía. Le pondré un ejemplo: Unamuno depara poemas admirables. ¿Cómo es su amor? ¿Hay erotismo, lo que Pla llamó rétour d age -De rétour d age nada. Pla se refiere a lo que los franceses identificaban como el demonio del Mediodía. Yo arranco de una vivencia que se remonta a 1969, con otro contexto y otra estética. Una relación amorosa que se retoma en 2004. Y no es que me dedique a evocar los 60. No soy un escritor retro ni me interesa el pastiche. La conversación con Cuca, que quedó interrumpida hace 35 años vuelve a reemprenderse. Waiting for Cuca Cuca, la inspiradora de Interludio azul es ubicua protagonista de los poemas de Amor en vilo Parece como si el poeta la hubiera estado esperando durante décadas para volver a la conversación interrumpida en 1969. En el soneto Waiting for Cuca escribe el 12 de junio de 2005: Yo vivía tan sólo de ser adolescente yo vivía tan sólo de tu piel presentida, yo vivía tan sólo de tu desnudo ausente y me hacía vivir tu vida no vivida: esta vida que ahora resplandece en tu frente, esta vida que ahora me ha incendiado la vida