Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 3 2006 Madrid 41 La cadena High Tech abre otro hotel en el barrio de Salamanca b Con este ya son quince los que tiene funcionando en la ciudad, y durante este año piensa inaugurar entre tres y cuatro nuevos establecimientos ABC MADRID. La cadena de hoteles High Tech abre su segundo establecimiento en Madrid durante el año 2006. El nuevo hotel tiene categoría cuatro estrellas plus se llama Petit Palace Art Gallery y está situado en la calle Jorge Juan 17, esquina a Lagasca. Este nuevo establecimiento de la cadena High Tech abrió sus puertas el pasado 2 de marzo, y cuenta con 61 habitaciones. Se une al primer hotel abierto por la cadena este año en la capital de España, concretamente a finales de enero, y que está situado en la calle de Alcalá. Las salas de la Oficina de Objetos Perdidos estaban abarrotadas, antes del traslado, por la acumulación de años de olvidos En lotes de distinto valor, desde 3.000 euros hasta sólo uno, relojes, pulseras, pendientes y otras joyas perdidas muchos años atrás y almacenadas durante lustros en la Oficina Municipal de Objetos Perdidos se subastan desde ayer y hasta el viernes en la red Terraza El nuevo hotel ofrece un servicio de bar o cafetech con entrada independiente por la calle de Jorge Juan. También cuenta con una discreta terraza de verano, situada en el primer piso del hotel. En el sótano se sitúa su restaurante, decorado con ladrillo visto y disponible, de momento, sólo para los clientes alojados en el establecimiento. Subasta on line de los objetos más olvidados TEXTO: SARA MEDIALDEA FOTO: CHEMA BARROSO Ordenadores personales Entre los equipamientos con que cuenta el hotel, en todas sus habitaciones existen ordenadores personales y doble enganche a internet- -Wifi y con cable- El establecimiento está decorado con una escultura de Agustín Ibarrola, una vaca a tamaño natural diseñada por Tomás Ondarra, varias fotografías de temática futbolística realizadas por Raúl Cancio, y otro tipo de complementos artísticos. Todos ellos son los que dan el nombre de Art Gallery a este hotel, y se irán incrementando con el tiempo. El interiorista que se ha ocupado de la decoración es Jesús Ángel Miranda. Este hotel hace el número tres de los abiertos por High Tech en los últimos doce meses en el madrileño barrio de Salamanca. Los otros dos son el Petit Palace Embassy, en la calle Serrano, 46, y High Tech President, en la calle Villa Magna, 2- 4, esquina con Castellana, 20. MADRID. Relojes, anillos- -de oro o de metal sin identificar- algún pendiente viudo cientos de objetos extraviados tiempo atrás y almacenados durante lustros en la Oficina de Objetos Perdidos del Ayuntamiento madrileño se subastan, desde las tres de la tarde de ayer hasta la misma hora del próximo viernes en la página web www. salaretiro. com. En total, son 111 lotes de piezas diferentes, con valores de salida tan dispares como su composición. Los responsables del área de Hacienda, que dirige el concejal Juan Bravo, de la que depende la Oficina de Objetos Perdidos, quieren deshacerse de un material acumulado entre 1924 y 1975- -año este último en que se creó la citada Oficina- A partir de esa fecha, la ley les obliga a mantener en el almacén durante dos años los objetos perdidos que sean entregados en la Oficina. Una vez pasado ese tiempo, se entregan a la persona que lo encontró, y si ésta no lo quiere, entonces se donan o se subastan. Esta es la primera vez que se procede, desde el Ayuntamiento, a una subasta on line de los objetos, informaron fuentes municipales. Lotes para todos los gustos En la subasta virtual, se ofrecen objetos de todo tipo, aunque en general son joyas, relojes de más o menos valor, y algunas otras piezas como mantones de manila. Cómo llegaron a la Oficina de Objetos Perdidos, de la mano de quién y de qué procedencia son grandes misterios sin resolver. Tres relojes de plata. Componen uno de los lotes que más pujas había obtenido ayer, en las primeras horas de la subasta. De oro. Un reloj de señora de oro, con la correa de cuero un poco deteriorada, y una cruz también de oro, componen otro lote muy solicitado: no llegaba ayer a los 360 euros. y un relicario. Es también, junto con una cadena y un rosario, otro de los conjuntos con más aceptación. Condecoración. Acompaña a una pulsera y un broche. Todo por 60 euros. y que a última hora de la tarde de ayer ya llegaba a los 3.500. Entre los más baratos, hay varios lotes de cinco euros- -compuestos por relojes, pulseras, pendientes... -e incluso es posible hacerse, por un solo euro, con lotes formados por un pendiente de plata, dos pulseras de fantasía y un alfiler de metal con perla de imitación; o un pendiente largo, una alianza, otro pendiente des- Una quincena de hoteles En total, hace el número 15 de los inaugurados en Madrid, donde la cadena hotelera tiene planes para abrir otros tres ó cuatro hoteles más durante el año 2006. Con ellos, la oferta de plazas hoteleras mantendrá su tendencia a crecer experimentada en los últimos años. La pulsera más cara Los lotes son de lo más variopintos. El objeto más caro de los que se subastan es una pulsera de platino y brillantes, con un precio de salida de 1.500 euros, parejado y dos relojes; o cuatro relojes de metal, un pendiente y una pulsera- -también por un euro, aunque nada garantiza que los mecanismos funcionen- Ayer aún había pocas pujas en muchos lotes, y otra buena cantidad no registraba ninguna. Nada extraño: los habituales de este tipo de subastas saben que lo habitual es echarle el ojo a aquellos lotes que interesan, y esperar al final para pujar, con objeto de que el precio final no suba más allá de lo considerado como conveniente por el comprador. La Oficina de Objetos Perdidos ha cambiado recientemente de sede: de la plaza de Legazpi pasó a un local muy cercano situado a nivel de calle, en el paseo del Molino. A ella llegan cada día unos 150 objetos, y al año más de 45.000. Muchos de los que llegan vienen de manos de particulares que los encuentran, en especial de taxistas. Pero también hay una gran cantidad que procede directamente de Aena y de las estaciones de Renfe. Desde carteras a paraguas, piernas ortopédicas, sillitas de niño, móviles... todo tipo de objetos se extravían cada jornada en Madrid. El código Civil obliga a mantener lo encontrado en el almacén durante un plazo de dos años, lo que ha supuesto, con el paso del tiempo, un auténtico problema de espacio para el Ayuntamiento.