Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 MARTES 14 3 2006 ABC Madrid Un incendio escondía uno de los homicidios, en Doctor Esquerdo TELEMADRID Un crimen pasional y un ajuste de cuentas causan dos muertos en menos de cuatro horas Hallan a un portero con dos cuchillos clavados en la espalda y a un colombiano con un tiro en la cabeza provocado hizo que se descubriera uno de los cuerpos en la portería, muy revuelta. Al otro se cree que lo mataron en el lugar donde fue hallado: El Molar M. J. ÁLVAREZ F. NAVARRO MADRID EL MOLAR. Noche negra la del domingo al lunes en la región. En menos de cinco horas dos varones perdieron la vida de forma violenta en Madrid y en la localidad de El Molar, mientras que un indigente polaco sigue debatiéndose entre la vida y la muerte tras ser apuñalado en cinco ocasiones por un compañero a las puertas del albergue de San Isidro. Los celos por una mujer fueron la causa. Y, curiosamente, varias de las lesiones le alcanzaron el corazón y la aorta. A cuchillada limpia fue como perdió la vida el portero de una finca, situada en el bajo del número 52 de la calle de Doctor Esquerdo, en el distrito de Retiro. Fue el último episodio sangriento que se conoció sobre las 01.55 de la madrugada del lunes. Fue el intenso olor a quemado y la densa humareda que se propagó por todo el edificio- -de seis alturas y 40 vecinos- -el que alertó a los vecinos, quienes dieron aviso a los b Un fuego Restos de sangre en el paraje de El Molar, cercano a la A- 1 donde fue hallado el cuerpo sin vida del inmigrante suramericano trozada, con signos visibles de la monumental pelea que debieron de mantener en su interior víctima y verdugo. Durante toda la mañana de ayer agentes de la Policía Judicial se encontraban en la portería, que había sido precintada, buscando indicios y pistas que pudieran aclarar el trágico suceso y su autoría- -se inclinan por una sola persona- Todo apunta a que el incendio fue intencionado, con el fin de eliminar pruebas. El móvil más probable que barajan los investigadores es que se trate de un crimen pasional- -por celos o rencillas- -y que entre el portero y el homicida- -un conocido, dada la hora y el hecho de que la puerta no estuviera forzada- -se entablara una discusión entre ambos que terminó de la peor manera posible. La víctima, natural de Casarrubuelos (Madrid) estaba soltera y no tenía hijos. Vivía sola y llevaba en ese em- F. NAVARRO Bomberos, indicaron ayer fuentes de Emergencias Madrid. Las llamas procedían de la portería, situada en el bajo, hacia donde se encaminaron y, ahí, la primera sorpresa que encontraron fue que la puerta estaba abierta. Cuando accedieron al lugar para proceder a la extinción del incendio, cuyo foco se encontraba en el único dormitorio, llegó la segunda: tendido en el suelo, en la entrada- comedor, yacía el cadáver del conserje y único ocupante del inmueble: Carlos Minaya Aguado, de 53 años, con evidentes signos de violencia. pleo dos años aproximadamente. No tenía pareja conocida y las compañías con las que se le veía, siempre según algunos residentes de la zona, dieron pie a los rumores. Traía a chicos jóvenes a su casa y otras veces eran ellos los que la frecuentaban. De hecho, yo le vi ayer regresar con uno de unos veintitantos años. No sé nada de su vida privada, ni me importa, ¡pero nada justifica una brutalidad semejante! indicaba un hombre de mediana edad. Le gustaba salir de noche decían otros. Con estudios y piso en Fuencarral Lo cierto es que la consternación se adueñó, no sólo del edificio, sino del barrio, dado que quienes le conocían le describían como a una persona muy sociable. Nos ayudaba siempre. Era buena persona y siempre tenía una palabra agradable decía una anciana del número 52. Tenía don de gentes. Era amable, culto y extrovertido indicaba un colega del 54, quien explicaba, atónito, cómo se enteró de la noticia. La escuché en la radio, temprano, sin saber que el suceso había ocurrido aquí al lado. ¡Me quedé blanco! El fallecido era dueño de un piso situado en la calle de Fuencarral que tenía alquilado. Tenía estudios superiores, tuvo un taller mecánico y trabajó en la administración- -extremos que confirmó su familia- No se sabe qué le hizo acabar en la portería. El entierro será hoy en su localidad natal. Mientras, el segundo episodio violento dio ayer un rumbo inesperado. El cadáver del colombiano Víctor Z. Escena dantesca en el piso La escena era dantesca. El cuerpo sin vida del fallecido tenía tres heridas por arma blanca, así como un fuerte traumatismo en la cabeza. Le habían agredido por la espalda, con tal saña y violencia que tenía dos cuchillos de cocina clavados en dicha zona, uno de ellos, sin mango, debido a la brutalidad del ataque. Sin manipular el cadáver, los facultativos del Samur- Protección Civil certificaron la muerte y avisaron a la Policía. La vivienda, de unos 40 m 2, no resultó afectada por el fuego, a excepción de la habitación. No obstante, además de ensangrentada, estaba revuelta y des- La vivienda en la que vivía el portero estaba revuelta, con signos de la intensa lucha que se desató en su interior Al colombiano le tirotearon en un coche y le arrojaron fuera. Anduvo diez metros hasta caer desplomado