Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 3 2006 Internacional 33 Los partidos de Álvaro Uribe arrasan en las dos Cámaras del Congreso Frente a otros países de la región, Colombia confirma su giro a la derecha b La victoria en el Congreso no sólo garantiza la posible reelección de Uribe en mayo, sino que da continuidad a las políticas impulsadas por los paramilitares ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. Un día después de que los colombianos eligieran a 102 senadores (Cámara Alta) y 166 representantes (Cámara Baja) quedó claro que la absoluta ganadora de los comicios legislativos en este país fue la derecha. El uribismo, como ahora se conoce al partido que surgió con la llegada al poder del presidente Álvaro Uribe Vélez, arrasó con más del 70 por ciento de la votación, lo que significa que el mandatario contará con seis de los ocho partidos políticos con más alta votación. Los otros ganadores fueron, en su orden, los conservadores- -segundo partido tradicional, después de los liberales, los grandes perdedores en la contienda- -y los de izquierda. A juicio de los analistas consultados por este diario, gobernar con tan bue- na mayoría en el Legislativo, le garantizará a Uribe- -en caso de ser reelegido el próximo 28 de mayo, posibilidad bastante cercana- -un margen de gobernabilidad aún más grande que el del mandato que concluye, en el cual algunos jefes de los grupos políticos de su fuerza parlamentaria se distanciaron del Gobierno cuando se votaron asuntos controvertidos. El más polémico, sin duda alguna, fue la Ley de Justicia y Paz, derivada del proceso de paz que Uribe inició en 2002 con los paramilitares de extrema derecha, grupos que surgieron en los noventa para combatir a las guerrillas de izquierda. Aunque con los diálogos se logró desmovilizar a 23.000 combatientes, para ello el Congreso tuvo que aprobar la polémica Ley de Justicia y Paz, lo que implicó aceptar a los paramilitares la promesa de no ser extraditados a EE. UU. y recibir una pena máxima de ocho años para delitos como masacres, desapariciones y desplazamientos, a cambio de entregar a sus víctimas los bienes obtenidos ilegalmente. El país va a una derechización. El Congreso poco cambió frente al que existía. Los caciques- -como se llama en Colombia a los grandes barones electorales- -se agruparon bajo el árbol que más sombra les daba- -Uribe- -y las estructuras paramilitares quedaron intactas dijo a este diario Alfonso Gómez Méndez, ex fiscal y uno de los más respetados analistas. Elevada abstención Y es que, a pesar de que hubo una gran abstención- -más del 60 por ciento- aumentó el voto nulo- -10 por ciento del total de la votación- -y la izquierda se fortaleció notablemente, el Congreso elegido fue el que esperaban los paramilitares. Ya hace cuatro años, Salvatore Mancuso, el líder político de los paramilitares, hoy desmovilizado, dijo que contaban con un 35 por ciento de amigos en el Legislativo. Dos meses antes de estas elecciones, los adeptos de Uribe expulsaron de sus listas a siete congresistas cuestionados por su proximidad a los paramilitares. Estos congresistas, sin embargo, se lanzaron al Congreso apoyados por otros partidos. Y aunque tres de los siete se quemaron, para quienes estudian los mapas regionales Álvaro Uribe el Congreso perdió a los portavoces visibles de los paramilitares, pero en las regiones las estructuras de extrema derecha se mantuvieron intactas. Por otro lado, el ex ministro liberal Horacio Serpa y el jurista de izquierda Carlos Gaviria se enfrentarán en mayo a Uribe, tras ser elegidos candidatos presidenciales en consultas celebradas en paralelo a las legislativas. En el Partido Liberal, Serpa, que perdió las dos últimas presidenciales, venció a los senadores Rafael Pardo, Rodrigo Rivera y Andrés González.