Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 14 3 2006 29 Los demócratas impulsan una moción de censura simbólica contra Bush por las escuchas extrajudiciales Giro a la derecha en Colombia tras la clara victoria del presidente Uribe en las elecciones legislativas Los indicios parecen apuntar que Milosevic podrá ser enterrado en Serbia, pero ayer aún no se sabía si será en Belgrado o en su localidad natal de Pozarevac, al sureste de la capital, donde está enterrada su madre, Stanislava Un muerto a la espera de funeral ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL POZAREVAC (SERBIA) En el portón de garaje había un par de viejos mirando las flores y las velas que otros han dejado allí, en memoria de un hombre que nunca volverá a pisar esta lujosa casa de vacaciones que se había hecho construir en su ciudad natal. En Pozarevac, a unos 80 kilómetros de Belgrado, nació Slobodan Milosevic y a muchos les gustaría que aquí fuese enterrado. Ayer nadie sabía aún si será esta tierra o la de la capital, Belgrado, la que cubra el cadáver de este hombre odiado por muchos, pero que ha dejado una huella imborrable en la historia de los Balcanes. A la entrada del pueblo se encuentra la famosa discoteca Madonna que abrió su hijo Marko, encargado de ir a recuperar el cadáver en Holanda. Aunque ahora se llama Planeta sigue reflejando la megalomanía de la familia Milosevic. El próximo viernes, cuando se cree que se podría celebrar el entierro, está anunciado que actuará Alo Pejovic, un folclórico al que a la vista de la indiferencia general por los acontecimientos políticos, no le van a faltar espectadores. La gente de Pozarevac ha vuelto a votar hace año y medio al Partido Socialista Serbio, porque estaban desengañados con los demócratas como dice el secretario general local del PSS Milic Jovanic, pero tampoco se puede decir que eso se traduzca en un entusiasmo desmedido por la memoria de Milosevic. Dos comunistas rusos portan fotografías de Milosevic durante un acto ayer frente a la embajada holandesa en Moscú con otros niños para endurecer su carácter. Se suicidó a los 60 años justos y está enterrada en el cementerio viejo, con una simple lápida negra presidida por una estrella de cinco puntas en vez de una cruz. La única mención, además del nombre y las fechas de nacimiento y muerte, es profesora Kelic confirma que el partido ha amenazado con dejar de apoyar al actual gobierno de Vojislav Kostunica- -que depende de sus 22 diputados- -si no allana el camino para que los familiares puedan acompañar a Milosevic hasta la sepultura. Según la radio serbia, Marko habría dicho desde Moscú que su padre fue un líder serbio y yugoslavo, su lugar está en la capital yugoslava y ésa es la voluntad de su familia Pero si el Gobierno serbio no da garantías de que no detendrá a su madre, Mirjana Markovic, que está acusada de estafa, entonces optaría por dar- AFP Si el Gobierno serbio no da garantías de que no arrestará a su mujer, Mirjana, podría ser enterrado en Moscú le sepultra en la capital rusa. En caso de que el presidente, Boris Tadic, autorice a la familia a venir a enterrar a Milosevic, casi nadie piensa que el cadáver pueda ser depositado en la Alameda de los Héroes del cementerio Belgrado, donde reposan las personalidades más destacadas de la historia del país- -algunas víctimas suyas. En todo caso será un funeral privado, y según los expertos el hecho de que se haya anunciado una orden prohibiendo que unidades militares participen en las ceremonias se ha interpretado como una señal de que el Gobier- Amenaza al Gobierno Bojan Kekic, que es diputado socialista en Belgrado, insiste en que el ex dictador debe ser enterrado en su país, como exige la familia, y a ser posible en Pozarevac, donde nació, fue a la escuela y creció Claro que en realidad no fue educado de cualquier manera. Su madre, Stanislava, fue una estricta institutriz, que restringió sus contactos no dará luz verde para que sea enterrado en el país. La decisión de levantar las acusaciones contra la viuda de Milosevic será, por tanto, la señal más evidente de que pese a todas sus reticencias, el Gobierno ha aceptado el regreso del que fuera su principal enemigo. Cualquier otra alternativa seguiría dejando abiertas las incógnitas que aún rodean su muerte, porque las autopsias y análisis se podrían repetir sin control alguno, y además eso reforzaría el papel de intrigante de la viuda, que cerraría provisionalmente la historia controlando la situación. Es curioso lo que hace pensar ahora el hecho de que muchos matrimonios serbios sigan una sorprendente costumbre de poner los nombres de los dos cónyuges en la lápida cuando uno de los dos fallece, pero dejando en blanco la fecha de fallecimiento del superviviente.