Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 MARTES 14 3 2006 ABC Internacional Un grupo de seguidores serbios de Slobodan Milosevic rinden su último tributo al ex dictador en la sede del partido socialista en Belgrado AFP Un doctor holandés afirma que Milosevic tomaba medicinas contraindicadas como estratagema El ex dictador pretendía así ser enviado a un hospital de Moscú para obtener allí el asilo médico b Según el toxicólogo Ronald Uges, el ex dictador tomaba por su cuenta antibióticos contra la lepra, que anulaban las medicinas contra sus dolencias cardiacas SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. Para el Tribunal Penal Internacional (TPI) y para los patólogos holandeses y serbios no hay dudas: Milosevic murió a causa de un infarto de miocardio. Resta aún por conocer los resultados toxicológicos que se obtendrán en los próximos días. Estos análisis representan un punto clave para conocer las verdaderas causas de su muerte, es decir, para aclarar una serie de interrogantes que están sirviendo para alimentar la variante conspiratoria alegada por su abogado, Zdenko Tomanovic, y por sus seguidores, que se basan en una carta escrita por Milosevic días antes de su muerte y enviada al Ministerio de Exteriores ruso. En ella denuncia como conspiración contra su vida lo que los médicos han descubierto ahora que él mismo hacía. Es un viejo truco que con maestría Milosevic utilizó en política. En este caso el ex dictador tomaba medicamentos que anulaban los efectos de los fármacos recetados por los especialistas holandeses contra la hipertensión y otras dolencias cardiacas. Lo denunció ayer el médico toxicólogo holandés Ronald Uges, que fue en- cargado semanas atrás por los médicos que atendían a Milosevic para que analizara su sangre y obtener así una explicación científica al misterio de por qué razón ningún medicamento contra la tensión le hacía efecto. Según Uges, los análisis demostraron que tomaba un antibiótico que contiene rifampicin, sustancia que se utiliza contra la lepra y la tuberculosis, pero que tiene la propiedad de anular los efectos de los medicamentos contra la hipertensión. Con ello Milosevic esperaba obtener un billete de avión sólo de ida a Moscú es decir, la autorización para viajar a la capital rusa y ser internado en un hospital. En efecto, en diciembre Milosevic pi- dio al TPI que lo autorizara para someterse a tratamiento en Rusia, lo que la Corte rechazó el 24 de febrero pasado. En este contexto es interesante recordar la información aparecida en el diario Komersant de Moscú, el 18 de enero pasado, donde se afirmaba que si Milosevic llegaba a ser autorizado para viajar a Rusia, con seguridad no regresará a La Haya El diario, remitiéndose a fuentes cercanas a las autoridades del Kremlin, afirmaba que en la dirección política rusa existe un grupo de presión importante que tenía la intención de exigir asilo médico para el ex presidente yugoslavo. En cualquier caso, la tesis deslizada tanto por el doctor Uges como por el TPI está aún supeditada a los análisis toxicológicos finales, que pueden tardar aún días en conocerse, según se indicó ayer en La Haya. Y no hay que descartar que la autopsia que, por su cuenta, realicen en los próximos días los médicos rusos, introduzca algún elemento inesperado. Bruselas mantiene la presión Serbia, mientras tanto, valora las consecuencias políticas de la muerte inesperada de Milosevic en prisión, tanto en el plano interno como en el internacional. El ministro de Exteriores del Estado conjunto de Serbia y Montenegro (SyM) pidió ayer a la UE y a Estados Unidos que ayuden en estos difíciles momentos aminorando la presión sobre el país. En su opinión, las obligaciones internacionales de Serbia no deben convertirse en un obstáculo en su camino hacia la integración europea y su adhesión a la OTAN, en el momento en el que las fuerzas políticas que han hecho más daño a la nación intentan recuperar el poder. Se refiere a la posibilidad de que el Partido Socialista serbio retire el apoyo al actual Gobierno, lo que provocaría su caída. Horas antes, la Comisión Europea advirtió a Serbia que la muerte de Slobodan Milosevic no cambia la fecha límite para que Belgrado capture y entregue al TPI al general Ratko Mladic: el 5 de abril. En caso contrario se suspenderán las negociaciones con Bruselas. Moscú no se fía de la autopsia de La Haya y envía a sus propios médicos RAFAEL MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Rusia ha devuelto la moneda al Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) Ha decidido enviar sus propios médicos a La Haya para verificar los resultados de la autopsia practicada al ex dictador serbio Slobo- dan Milosevic. No confiaron en nosotros y tenemos ahora derecho a desconfiar también declaró ayer el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, al anunciar que un grupo de médicos se disponen a partir hacia la capital holandesa. Lavrov dijo que los galenos rusos se pro- ponen participar en la autopsia o conocer al menos sus resultados De esta forma, el Kremlin intenta sacarse la espina que supuso la negativa del Tribunal de La Haya a permitir que Milosevic viajara a Moscú para recibir tratamiento en el Instituto de cirugía cardiovascular Bákulev