Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 14 3 2006 ABC Nacional La Policía y la Fiscalía niegan que se hayan manipulado pruebas de la matanza del 11- M Del Olmo sale al paso de las dudas sobre la mochila bomba desactivada y levanta el secreto de sumario b La Dirección General de la Poli- cía decidió redactar un comunicado en el que por primera vez se critica a responsables políticos tras las palabras de Rajoy ABC MADRID. La Fiscalía de la Audiencia y la Dirección General de la Policía hicieron públicas ayer sendas notas oficiales en las que niegan de forma tajante que en la investigación del 11- M se hayan manipulado pruebas, tal como se deduce de varias informaciones publicadas por el diario El mundo en los últimos días, y en concreto de una de ayer titulada: La mochila de Vallecas no estaba entre los objetos que la Policía recogió del tren Se refiere el rotativo madrileño a la mochila- bomba desactivada por la Policía en la madrugada del 12 de marzo y que había sido recogida tras los ataques en la estación de El Pozo. A partir de su análisis, y de la localización de una tarjeta de teléfono móvil, se pudieron realizar las primeras detenciones en relación con la matanza, que hicieron inclinar las pesquisas hacia la hipótesis del terrorismo islamista, confirmada posteriormente por la marcha de las investigaciones. Además, el juez Juan del Olmo levantó el secreto del sumario en lo que afecta a la mochila para acabar con la confusión creada. Ayer por la mañana, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, reaccionaba ante esas informaciones con unas palabras que daban carta de naturaleza a lo publicado, ya que consideró que si se confirmaba que la mochila bomba que permitió arrancar la investigación del 11- M no estuvo ni en la estación de Atocha ni en los trenes, este hecho podría anular la investigación y el sumario Las palabras del presidente del Partido Popular provocaron un profundo malestar en numerosos responsables de la Policía, no sólo del equipo actual sino también entre los que estaban en puestos clave con el Gobierno del PP. Unos y otros consideran que se ha puesto en duda su honorabilidad, cuando no acusado de delitos gravísimos que costaron la vida a 192 personas y causaron unos 1.800 heridos. A primeras horas de la tarde, tras estudiar la situación, la Dirección Gene- ral de la Policía hacía público un comunicado oficial en el que por primera vez en su historia se hacía referencia a responsables políticos. En relación con las informaciones falsas aparecidas en un medio de comunicación de las que se han hecho eco determinados dirigentes del PP comienza la nota, que añade que todos los efectos recogidos en los distintos trenes que fueron objeto de los atentados terroristas del 11- M han estado siempre bajo custodia policial. Bajo ningún concepto han podido ser objeto de ningún tipo de manipulación. Es inaceptable que dirigentes políticos siembren de sospechas y dudas la honradez y profesionalidad de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad La Policía busca pruebas en la estación de El Pozo tras las explosiones Estupor en la Audiencia Nacional El estupor ante las informaciones publicadas también fue notable en el ámbito judicial. Como consecuencia de ello, la Fiscalía de la Audiencia Nacional también hizo pública una nota, que igualmente tiene muy pocos precedentes, para afirmar que la autoridad judicial intervino desde el primer momento en las investigaciones y ejerció el debido control de las actuaciones policiales Asimismo, precisa que los informes policiales que obran en la causa estuvieron siempre perfectamente custodiados, lo que descarta su manipulación y fue ratificado ante el juez por el inspector jefe cuyas declaraciones- -para ser más exactos, parte de ellas- -han motivado esta polémica. Y termina la Fiscalía recordando que el análisis parcial de algunos aspectos de la investigación puede distorsionar la apreciación global de las pruebas recogidas Con tener pocos precedentes la reacción de la Fiscalía y la Policía, resultó también especialmente significativa la decisión del instructor, Juan del Olmo, que decidió levantar el secreto del sumario en lo que respecta a la mochila bomba Según las fuentes consultadas, el juez salió así al paso de las voces que alertan de que en este proceso se han manipulado pruebas. Fuentes jurídicas precisaron por su parte que el instructor da plena validez a la cadena de custodia de todas las pruebas que hay en el sumario, y muy particularmente a la que se refiere al recorrido seguido por la mochila. Del Olmo cuenta con el testimonio coincidente de los ocho agentes que sacaron los bultos del tren y de los once que hicieron el recuento en la Comisaría de Vallecas. Todos coinciden, sin dudar: el bulto que contenía la bomba estaba allí desde un principio. Las palabras de Rajoy también recibieron contestación por parte de la minoría progresista del CGPJ, cuyos vocales, salvo Javier Martínez Lázaro, hi- El juez da plena validez a la cadena de custodia de la mochila hallada en El Pozo al tener 19 testimonios de policías que coinciden Un informe para pedir una condecoración El inspector jefe de la Comisaría de Puente de Vallecas, Miguel Ángel Álvarez Martínez, parte de cuyo testimonio ante el juez ha estado en la base de las informaciones de supuestas irregularidades en la investigación del 11- M, redactó antes un escrito administrativo, con fecha 25 de octubre de 2004, sobre el que le preguntó el instructor. En él, pide que se le conceda la Cruz al Mérito Policial con distintivo Rojo, que además tiene asociada una compensación económica. El informe nunca llegó a la mesa del director general de la Policía, Víctor García Hidalgo- -de su tramitación se encargó la Jefatura Superior de Madrid- quien sólo se enteró de su existencia al verlo publicado. El escrito tampoco se incorporó a las diligencias policiales al tratarse de una mera petición de condecoraciones, como muchas que se hicieron en aquel momento al considerar algunos funcionarios que no se había reconocido su trabajo. En la nota, el inspector jefe, encargado de coordinar la retirada de todos los efectos que había en el tren de la estación de El Pozo, especifica lo que entiende como irregularidades cometidas ese día, en especial que los bultos recogidos no fueran trasladados a la Comisaría de Villa de Vallecas, tal como había ordenado siguiendo órdenes de sus mandos, sino al Ifema. Afirma que fue él quien comunica estos hechos al juez, que ordena que se lleven esos objetos a la comisaría. De madrugada, cuando él duerme, sus compañeros encuentran la mochila bomba