Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 14 3 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE EL BOTELLÓN DEL VIERNES UNQUE con menos talento creador, muchos de los jóvenes españoles de hoy se comportan como si fueran herederos de Paul Verlaine. El poeta al que burló Arthur Rimbaud lavaba sus penas y sus cuernos con absenta- -ajenjo le dicen con frecuencia- -y nuestros muchachotes, y muchachitas, anulan su esperanza y disimulan su pereza a golpes de botellones en los que, sin mucho respeto al paladar, lo mismo caben el cubata, el calimocho o la cerveza reforzada con algún aguardiente de relleno. El caso es colocarse fuera de la realidad y, a mayor abundamiento, hacerlo con quiebra de los supuestos de orden y concierto que entendemos mayoritariaM. MARTÍN mente como imprescinFERRAND dibles para la convivencia. Una dosis de rebeldía es tan imprescindible en la juventud como el acné, pero estamos ya en plena sobredosis. Los franceses, con buen sentido, prohibieron la fabricación de la absenta hace noventa años y así evitaron muchas intoxicaciones de metílico, compañeras frecuentes de las forzadas ensoñaciones a las que empujaba el brebaje. Incluso aquí, paraíso de la tolerancia nociva, ya hace años que dejó de producirse en la ribera del Mediterráneo, donde estaban sus más fieles clientes. Ahora lo que se lleva, ya digo, es el botellón y, como si se tratara de un pulso al principio de autoridad que nunca debe olvidar un Gobierno son varias las ciudades españolas en las que, vía internet y SMS, innominados jóvenes, dotados de gran aparato y capacidad organizativos, convocan botellones para celebrar una supuesta fiesta de la primavera Me gustaría saber qué y quiénes se esconden tras esas provocadoras convocatorias y supongo que Interior andará en la pesquisa porque no es admisible la hipótesis de su ingenua espontaneidad. De lo que se trata, como en tantas otras ocasiones, es de romper el orden, de lanzar al aire una provocación para que, independientemente de la reacción que pueda llegar a provocar, se vaya degradando y disminuyendo el fundamental principio de autoridad. Aseguran algunos alcaldes, especialmente en Andalucía, que no disponen de una normativa específica para evitar lo que puede llegar a ser una grave alteración del orden público. ¿Hace falta? En Madrid, ciudad dotada de normas autonómicas específicas para el caso, el problema no será distinto ni su solución más fácil. La autoridad, con tanta prudencia como energía, exige en ocasiones la confrontación e, incluso, la exhibición de la fuerza. Este es uno de esos casos. Ante la ocupación de los espacios públicos con desorden y alboroto no hay vacío legal. Puede haber, o dejar de haberlos, resolución y capacidad para que, aunque resulte impopular, no le quepa a nadie la menor duda de que la calle es de todos y no concede exclusivas, vía telefonillo portátil, a botellones de ningún género. Verlaine, por lo menos, era rebelde en la intimidad de los cafés. DATO, INFORMACIÓN, MACROBOTELLÓN A U de Eurovisión con la televisión norteamericana- -lueNO. La temperatura actual en el centro de la go desconcierto y ahora indiferencia. ciudad es de 3 grados centígrados; Dos. Hace Y probablemente en eso consiste el gran desafío de frío; y Tres. Si va a salir a la calle, debe abrigarlos medios de información. Puesto que la tecnología perse. El rutinario parte meteorológico cotidiano sintetimite acceder a lo que está ocurriendo en cualquier punza todo el proceso informativo que necesita un ciudadato del planeta, lo más sencillo, y barato, es atiborrar a la no del siglo XXI para explicarse la complejísima realiaudiencia con un torrente de datos y acontecimientos: dad en la que le ha tocado vivir: necesita saber los dauna bomba por aquí, un torturado por allá, una tos, por supuesto, pero también las consecuencatástrofe natural por acullá... Y cuando no hay cias directas de esos datos y, por último, pero sangre todavía caliente, siempre se podrán ofreno menos importante, cuál debe ser el juicio cer las imágenes de cuerpos famélicos de una apropiado frente a los mismos. hambruna africana. De puertas para adentro, se Desafortunadamente, la claridad conceptual comprende que España vive una etapa políticadel proceso no lleva a una práctica adecuada del mente crucial para su presente y su futuro, pero mismo. Como decía el viejo periodista británillenar (quizás sería más apropiado decir relleco, estamos ahítos de información y hambrienJOSÉ MARÍA nar) cada día espacios con el cotidiano rifirrafe tos de sabiduría el bombardeo de datos, de heGARCÍA- HOZ entre el Partido Popular y el PSOE provoca haschos, de cifras, resulta imposible de asimilar tío en la audiencia, que acaba por desinteresarse del por una inteligencia de capacidad media. La radio, la debate y alejarse de los medios. Es sintomático, por prensa de pago y la gratuita, el internet, la televisión en ejemplo, que de las tres grandes manifestaciones popucasa. ¿Cuántos inputs informativos recibe cada día una lares de los últimos ocho meses- -dos reivindicando los persona? Paradójicamente, esa abundancia de referenderechos de las víctimas del terrorismo y otra en defencias fácticas provoca el alejamiento del común de la ciusa de la familia- -ninguna ha tenido un origen partidisdadanía de los procesos públicos y reduce el campo de ta, como tampoco las tuvieron las manifestaciones consu interés, de sus sentimientos y de su acción a un círcutra la intervención en Irak. Sin embargo, los medios prilo cercano y próximo, en el que por lo menos puede enman la información sobre los partidos políticos, a cuya tender los acontecimientos e influir en su desarrollo. vida y peleas dedican desproporcionados espacios croCuando el cable telegráfico alcanzó la total cobertura nológicos y tipográficos. del territorio de Estados Unidos, alguien, exultante de Estoy persuadido de que los padres y las madres de muoptimismo, exclamó: ¡por fin la gente de Portland (Orechachos sumidos en el fracaso escolar, es decir, de los que gón) podrá saber en tiempo real lo que pasa en Portland no terminan los estudios, o los progenitores (A y B, indis (Maine) Al oírle, un amigo más escéptico le replicó con tintamente) de los miles de jóvenes que se proponen asisuna pregunta: ¿estás seguro de que a alguien de Oregón tir, el próximo fin de semana, al macrobotellón récord de le importa un pimiento saber lo que pasa en Maine? Guinnes les gustaría más que su periódico, su radio o su Ahora los ciudadanos del mundo entero sabemos lo que telediario les informara, además del número de los que pasa y deja de pasar en Maine, en Oregón y en puntos han suspendido, y de la cifra exacta de los que se colocageográficos todavía más lejanos. La globalización inforron en el parque de la ciudad porque sus hijos se enconmativa inicialmente pudo provocar admiración- -retraban entre esos pobres descerebrados. Ya sabemos que cuerdo aún la emoción paralizada con la que la sociehace frío: nos gustaría saber cómo abrigarnos. dad española siguió la primera conexión en directo -Todos fueron héroes en aquellas fechas del 11- M; especialmente en mi partido, siempre será recordado el trabajo que realizó el comando Rubalcaba en una jornada de reflexión.