Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 3 2006 Deportes 95 PRIMERA DIVISIÓN VIGÉSIMA SÉPTIMA JORNADA ATLÉTICO DE MADRID RACING 2 1 Atlético (4- 4- 2) Leo Franco; Velasco, Pablo, Perea, Antonio López; Galletti, Colsa, Gabi, Petrov (García Calvo, m. 90) Torres (Antonio Moreno, m. 90) y Kezman (Ibagaza, m. 76) Racing (4- 1- 4- 1) Aouate; Pinillos, Garay, Pablo Alfaro, Ayoze; Antonio Tomás (Serrano, m. 83) Damiá, Melo (Casquero, m. 83) Vitolo, Portilla; y Pinilla (Antoñito, m. 61) Árbitro González Vázquez. Expulsó a Gabi (m. 90) por dos tarjetas amarillas, a Preciado (técnico visitante) y al doctor Ceballos (Racing) Una amonestación a Perea, Antonio Tomás, Colsa, Pablo Alfaro, Vitolo y Petrov. Goles 1- 0, m. 64: Torres, de penalti. 1- 1, m. 71: Damiá. 2- 1, m. 73: Pablo Ibáñez. de la defensa y del portero local, Leo Franco. Dos minutos más tarde, Pablo Ibáñez devolvió la moneda al rematar otro saque de esquina, sacado por Petrov, que descubrió el único fallo de Aouate durante noventa minutos. Cierto es que este gol incitó otra polémica, pues los caseros no lanzaron fuera un balón cuando Antoñito se encontraba lesionado y la acción finalizó en el saque de esquina que significó el 2- 1. Los hombres de Preciado señalaron al árbitro que Antoñito era quien debía marcar a Pablo Ibáñez en esa jugada. Sin Ibagaza no hubo dirección Torres es felicitado por Kezman al transformar el 1- 0, de penalti IGNACIO GIL Un penalti empuja al Atlético en su maratón hacia Europa La pena máxima, injusta, rompió al Racing, que no mereció perder TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. El Atlético observa su claro objeto de deseo, el que persigue desde el año 2002, a tres puntos de distancia. Una victoria polémica, que comenzó con un penalti inexistente, le ayudó a dar un salto mortal en su obsesión por regresar a las copas europeas, esas en las que brilló con letras de oro desde 1962, cuando se adjudicó la Recopa. Esas en las que fue un equipo importante durante cuatro décadas, hasta que el descenso en el año 2000 le obligó a empezar el siglo con el cuentakilómetros a cero. Ahora, los kilómetros realizados en Primera durante cuatro temporadas le permiten vislumbrar aquellos días de vino (tinto) y rosas (blancas) como una historia que, como dicen los analistas, siempre se repite. Aunque José Murcia sabe que si sus futbolistas vuelven a jugar como lo hicieron frente al Racing no podrán alcanzar esa meta tan añeja como ansiada. Una pena máxima, inventada por el colegiado González Vázquez, abrió la portería de Aouate y revolucionó un partido que el conjunto de Manuel Preciado había controlado durante más de una hora, con un dominio del balón y una presión al rival que provocó los silbidos del público al Atlético en tres ocasiones. Pero el árbitro señaló una supuesta falta de Vitolo sobre Colsa, dentro del área, que nunca se produjo. Torres transformó desde el punto fatídico su undécimo tanto en el presente campeonato y la ventaja rojiblanca suscitó el nacimiento de otro partido, abierto, sin orden ni concierto, con ataques y respuestas por ambos bandos. En esa situación, con balones largos de unos y otros, Atlético y Racing se descubrieron sus vergüenzas a balón parado. Damiá igualó la contienda al cabecear un balón surgido de un córner, una jugada que provocó el error ASÍ JUGARON ATLÉTICO DE MADRID Leo Franco: regular. Velasco: regular. Pablo: bien. Perea: bien. Antonio López: bien. Galletti: mal. Colsa: mal. Gabi: mal. Petrov: bien. Torres: bien. Kezman: mal. Ibagaza, García Calvo y Moreno: sin calificar. El entrenador: José Murcia. Regular. Su equipo no supo escapar de la presión racinguista y tuvo que buscar la rotura del partido a base de balones largos y la velocidad de Petrov y de Torres. Lo mejor: la voluntad del búlgaro y de Fernando. El acierto de Pablo en el momento clave, con su gol de cabeza. Lo peor: la falta de ideas. Colsa y Gabi se vieron superados en el medio. Galletti y Kezman estuvieron perdidos. RACING Aouate: bien. Pinillos: regular. Garay: bien. Pablo Alfaro: regular. Ayoze: bien. Antonio Tomás: bien. Damiá: bien. Melo: muy bien. Vitolo: bien. Portilla: bien. Pinilla: regular. Antoñito: regular. Serrano y Casquero: sin calificar. El entrenador: Preciado. Buen planteamiento, como es habitual en las salidas del Racing. Tuvo el balón tanto como el Atlético, al que no dejó respirar. Lo mejor: el control del ritmo del partido por parte de Antonio Tomás, Melo y Vitolo. El desparpajo del chaval, Portilla. Lo peor: la carencia de remate, una falta de calidad en el ataque que impide sacar premio de una estrategia óptima. Fue un acontecimiento más de una sucesión de ellos que superaron con creces la personalidad de González Vázquez, quien cumplió todas la reglas de los malos árbitros. Quiso aplicar una compensación imposible y en los últimos segundos expulsó a Gabi con un par de tarjetas. De esta manera, con un penalti injusto y poco fútbol, el equipo madrileño aprovechó una jornada sensacional para sus intereses. Perdieron el Sevilla, el Zaragoza, el Celta y el Deportivo, empató el Villarreal, y los rojiblancos sacaron petróleo de donde no había pozo. Sin Ibagaza, que disputó el cuarto de hora final, el once de José Murcia dejó claro que únicamente posee un director. Gabi y Colsa- -que una vez más se llevó la bronca popular- -fueron un fracaso. Galletti y Kezman estuvieron desaparecidos en combate. Solamente Petrov y Torres bajaron para ayudar y buscar soluciones a toda velocidad. Los culpables del mal juego local fueron Antonio Tomás, Damiá, Melo y Vitolo, líderes de la excelente estrategia cántabra. Se adueñaron del balón y se lo robaron al enemigo, en un acordeón de mando y de presión que le ha mantenido invicto a domicilio cinco meses, desde que perdió en el Nou Camp el 27 de noviembre. El problema del cuadro visitante es que no tiene gol. Así ganó el Atlético. Lo mejor para su técnico es que desde ahora podrá contar con Ibagaza y Maxi, dos hombres clave. Europa se lo exige. José Murcia: Estoy contento por el resultado, es importante ganar en los días que no tienes claridad de ideas Preciado: En el día del árbitro no se deberían hacer cosas como este penalti, que ha mediatizado todo el encuentro