Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 LUNES 13 3 2006 ABC Cultura y espectáculos Batalla política por el Museo de los premios Príncipe de Asturias Por primera vez, la Fundación que otorga los galardones es víctima de un agrio debate político de Oviedo (PP) no tolera que el Gobierno del Principado (PSOE) regale al Ayuntamiento de Avilés (PSOE) el centro proyectado por Oscar Niemeyer GONZALO DÍAZ- RUBÍN ALBORNOZ OVIEDO. El pasado 25 de enero, el gobierno del Principado anunciaba la construcción en Avilés de un complejo diseñado por el casi centenario arquitecto brasileño Oscar Niemeyer y destinado a albergar el Museo de los Premios Príncipe y el Film Center, que impulsa la Fundación con el apadrinamiento de Woody Allen. Todo el coste del proyecto, unos 24 millones de euros, sería asumido por las arcas de la administración regional. Era. en palabras del ejecutivo. el gran centro de referencia prometido a Avilés Desde entonces, la polémica entre el Principado y los socialistas asturianos, de un lado; y el Ayuntamiento de Oviedo y los populares, de otro, ha atrapado a la Fundación, por primera vez, entre el fuego cruzado de un año preelectoral. Un anuncio así no podía ser bien recibido en Oviedo. La capital es sede de la ceremonia de entrega, de los jurados y de la propia Fundación, honra a Woody Allen con una estatua, aporta 300.000 euros al año a la institución (el doble a partir de 2008) y ha cedido el chalé modernista de Villa Magdalena como centro de recepción para los visitantes del XXV aniversario de la Fundación y el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, reaccionó rápidamente. b El alcalde apuesta de Areces, la Fundación estaba entrando en política, siendo cómplice de los intereses del gobierno sostuvo el Ayuntamiento. Durante un mes, mientras el alcalde de Avilés se congratulaba por la inversión, el regidor ovetense bombardeó con declaraciones públicas y cartas a los patronos de la institución para que se pronunciasen sobre el proyecto. Sólo obtuvo un silencio que acabó por reforzar sus ataques. Rancio localismo Manteniendo el nombre de la institución fuera del debate, De Lorenzo aseguró un papel digno para el PP tanto en Avilés como a nivel regional no nos oponemos a que Avilés tenga el gran centro cultural que se merece, pero no la sede del Museo de los Premios que debe estar en Oviedo reiteró el regidor y atacó sin cuartel a Graciano García y a José Ramón Álvarez Rendueles, director y presidente de la Fundación. De nada sirvieron las apelaciones del presidente Areces a superar el rancio localismo y la defensa a ultranza de los méritos de Avilés. Las declaraciones del arquitecto Oscar Niemeyer en las que aseguraba que no concebía su proyecto en otro sitio que no fuera junto a la ría avilesina, fueron contestadas por el PP con un que se haga en Avilés pero que no sea el museo El viaje a Brasil del presidente y la consejera de Cultura debía de servir para ratificar la cesión del proyecto y vender sus bondades, pero mientras en el estudio del arquitecto se rubricaba el contrato, el Museo de los Premios desaparecía, los representantes de la Fundación estaban sólo presentes en el acto (como si con ellos no fuera la cosa) y el complejo se convertía en el Centro Cultural Oscar Niemeyer. Al día siguiente, la Fundación señalaba que se trataba de un proyecto del Principado ¿Qué había pasado? La explicación más sencilla es la victoria de la movilización ciudadana organizada por De Lorenzo 30.000 firmas en tres días y una anunciada manifestación pero no es la única. El proyecto para Avilés es bueno con museo o sin él resume un líder socialista. Así que una marcha atrás o un aplazamiento del debate no son una gran derrota y menos sin con ello se saca a la Fundación del debate político. Mientras la maqueta dibuja un futuro para la villa, una de las más contaminadas de España. Sobre 20.000 metros cuadrados, el arquitecto de 98 años prevé un auditorio en forma de ola, una cúpula para exposiciones y una torre- mirador. Ahora, Episodio de la guerra electoral En una región que vota mayoritariamente socialista, De Lorenzo es una rara avis que lleva década y media denunciando el cerco al que, dice, someten las administraciones regidas por el PSOE a su ciudad. Con la práctica que dan los años, el alcalde entendió rápidamente que si el proyecto era el centro prometido a Avilés por los socialistas, no dejaba de ser una promesa del Ejecutivo, y por tanto era un episodio más de la guerra electoral. La Fundación, 25 años por encima de la política, había pisado un charco. De Lorenzo denunció intereses electorales en el anuncio del proyecto que vinculó con las malas perspectivas del PSOE de cara a los comicios de 2003. A su vez, atacó el punto débil del acuerdo: centró sus ataques en los responsables de la Fundación. Si era una Maquetas de Niemeyer para un Museo de los premios Príncipe de Asturias El 25 de enero, el Principado anunció la construcción en Avilés del proyecto de Oscar Niemeyer para el Museo de los premios Príncipe de Asturias y el Film Center la operación se integra en otra más compleja de recuperación urbanística de los terrenos abandonados por la siderurgia en la margen derecha de la ría en cuyo diseño participaría también Niemeyer. La prueba de que la Fundación está quedando al margen del debate es que las escopetas del Ayuntamiento de Oviedo vuelven a apuntar a Álvarez Areces. El daño, sin embargo, ya está hecho.