Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad LUNES 13 3 2006 ABC (Viene de la página anterior) Religión Un complejo sistema de reparto ¿Dónde va el dinero de la Asignación Tributaria? Los datos de la Iglesia son enviados, con todo lujo de detalles (desde el reparto por número de habitantes o parroquias al sueldo mensual de cada uno de los obispos) tanto al Ministerio de Hacienda como a la Dirección General de Asuntos Religiosos. Recibimos 12 millones de euros al mes- -informa Giménez- Automáticamente devolvemos al Estado parte pagando la Seguridad Social de todos los curas (más 12 millones de euros al año) atendemos el sueldo de los obispos (862 euros mes) y el presupuesto de la Conferencia (unos 3 millones de euros año) hacemos unos pagos a CONFER y Nunciatura y mandamos la parte importante, el 85 por ciento del total del dinero a las diócesis Los criterios de reparto suponen un quebradero de cabeza para el responsable de los dineros de la Iglesia, puesto que la cantidad se establece en función de multitud de módulos: por número de sacerdotes en dedicación exclusiva, jubilados, profesores de Religión, capellanes castrenses, curas liberados, seminaristas, número de parroquias, habitantes, misioneros, renta per cápita diocesana... Al final, sale una cantidad, que debe ser aprobada por el Consejo de Economía, el Comité Ejecutivo, la Comisión Permanente y la Asamblea Plenaria El Papa se dirigió ayer a los fieles en su cita dominicial del Ángelus REUTERS Benedicto XVI inicia el primer adelgazamiento de la Curia romana Los cardenales Poupard y Martino duplican sus responsabilidades b El Papa y cardenales de todo el mundo abordarán la verdadera reforma de la Curia en el consistorio extraordinario que se celebrará el próximo 23 de marzo JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Muy discretamente, casi de puntillas, Benedicto XVI ha dado el primer paso de adelgazamiento de la Curia romana asignando a los cardenales Paul Poupard y Renato Martino la jefatura de dos departamentos que habían quedado sin titular en las últimas semanas y que podrían fundirse con los que ambos cardenales ya presidían, ya que desempeñan tareas complementarias. El Papa ha encomendado al cardenal francés Paul Poupard, presidente del Consejo Pontificio de Cultura, la presidencia del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, que se ocupa de las relaciones con el Islam, el budismo y todas las religiones excepto el judaísmo, que corresponde al Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos. El purpurado francés, de 75 años, experto en historia de las religiones, puede asumir con rapidez la tarea desempeñada hasta hace poco por el arzobispo británico Michael Fitzgerald, nombrado nuncio apostólico en El Cairo y embajador ante la Liga Árabe. Según el Vaticano, el Papa ha unificado la presidencia de ambos Consejos Pontificios para favorecer un diálogo más intenso entre los hombres de cultura y los exponentes de las di- Escuchar a Cristo en la Sagrada Escritura Comentando la indicación Este es mi Hijo, el amado: escuchadle Benedicto XVI invitó ayer a escuchar a Cristo en su Palabra, custodiada en la Sagrada Escritura En la cita dominical del Ángelus, el Papa sugirió escuchar también a Cristo en los acontecimientos de nuestra vida, intentando leer en ellos los mensajes de la Providencia y en los hermanos, especialmente los más pequeños y los más pobres, para quienes Jesús pide nuestro amor con obras El Santo Padre recordó que la existencia humana es un camino de fe, que discurre más en la penumbra que a plena luz, sin que falten, a veces, momentos de oscuridad total que se ocupa también de los refugiados. La vacante se había producido al aceptar el Papa la renuncia presentada por el cardenal japonés Stephen Fumio Hamao al cumplir los 75 años de edad. De carácter temporal Estas dos primeras unificaciones de la jefatura de Consejos Pontificios son medidas a título temporal, que irán probablemente seguidas de otras similares antes de que el Papa reorganice formalmente la Curia. En medios vaticanos se considera posible la unificación de otros consejos pontificios relativamente cercanos como el de Laicos y el de Familia, o incorporar el de Cor Unum que se ocupa de las obras de caridad del Papa, al de Justicia y Paz. A lo largo de los últimos años, el cardenal Joseph Ratzinger había propuesto varias veces estudiar si son necesarios todos los dicasterios que existen en la actualidad es decir, 9 congregaciones, 3 tribunales, 11 consejos pontificios y 3 oficios, a los que se suman una treintena de organismos menores entre comisiones pontificias, academias pontificias, etcétera. La opinión general es que simplificar el organigrama de la Curia romana no sólo disminuirá los costes en términos de personas y recursos, sino que facilitará un trabajo más rápido y eficaz. La reforma de la Curia será abordada por el Papa y los cardenales de todo el mundo en el consistorio extraordinario del próximo 23 de marzo, previo a la imposición de la birreta a 15 nuevos cardenales. éste también, se han dado cuenta de que utilizar el dinero como elemento de presión no es una buena estrategia. No es buena idea estangular económicamente a la Iglesia, aunque políticamente algunos quieran venderlo como un elemento de progreso Hemos perdido una gran oportunidad para que la Iglesia tenga recursos con plena autonomía y el Estado no tenga que complementar La Iglesia apuesta por prescindir del complemento presupuestario. Existe la posibilidad de plantear una banda de máximos y mínimos durante tres años o un coeficiente flotante que, en función de los incrementos que se dieran en las X pudiera variar, haciendo una media ponderada para establecer el coeficiente definitivo en unos años La Iglesia quiere una solución estable subraya Fernando Giménez. En todo caso, la Conferencia Episcopal sostiene que un Estado moderno y democrático debe apoyar los servicios que demanda la sociedad. Y si 7 millones de personas acuden a misa todas las semanas es normal que el Estado establezca un sistema de colaboración con la Iglesia versas religiones De hecho, el Consejo Pontificio de Cultura, creado por Juan Pablo II en 1982, se ocupaba también del diálogo con el mundo de quienes no creen en ninguna religión y de estudiar fenómenos como New Age Al mismo tiempo, Benedicto XVI ha encomendado al cardenal italiano Renato Martino, presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, la jefatura del Consejo Pontificio de la Pastoral de Emigrantes e Itinerantes,