Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 Madrid LUNES 13 3 2006 ABC El césped artificial sustituye a la tierra en los campos de fútbol municipales b La remodelación, en la que se invertirán más de nueve millones de euros, incluye la reforma de vestuarios, accesos, cerramientos e iluminación M. ASENJO MADRID. El Ayuntamiento de Madrid modernizará a lo largo del próximo verano once campos municipales de fútbol 11 y ocho más de fútbol 7. En las obras, que se realizarán en vacaciones de verano para no interrumpir las actividades, se invertirán más de nueve millones de euros. El proyecto incluye la sustitución de la tierra de los terrenos de juego por césped artificial, la remodelación de vestuarios, cerramientos e iluminación y el acondicionamiento de las zonas anexas. Según los responsables de estas acciones, las ventajas del césped artificial sobre la superficie de tierra son numerosas y responden a los objetivos de modernización y búsqueda de la calidad ya alcanzados en otras instalaciones deportivas del Ayuntamiento. Así, facilita una mayor técnica deportiva, exige un mantenimiento más sencillo y evita lesiones en los jugadores. Desértica imagen la de Puentes Viejas, que se encuentra bajo mínimos para reacondicionar sus estructuras Los pantanos se encuentran al 41,4 por ciento: las últimas lluvias no han sido suficientes para paliar la sequía. El Canal ha aprovechado la situación para hacer obras de reconstrucción en alguno de ellos, como el de Puentes Viejas, que sólo está al 7,1 por ciento de su capacidad Doce distritos Esta actuación afectará a las instalaciones municipales de Barrio del Pilar (Fuencarral- El Pardo) La Masó (Fuencarral- El Pardo) Luis Aragonés (Hortaleza) La Elipa (Moratalaz) Alberto García (Puente de Vallecas) Entrevías (Puente de Vallecas) Palomeras (Puente de Vallecas) Orcasitas (Usera) Orcasur (Usera) La Chimenea y Plata y Castañar (Villaverde) A ellas se sumarán los trabajos en otros seis distritos, con lo que serán doce los que disfrutarán de mejoras para la práctica del fútbol con la construcción en la actualidad de otros 28 campos en el marco del Programa de Inversiones en Instalaciones Deportivas Municipales 2005- 2007. En concreto, serán renovados los campos de Marqués de Samaranch (Arganzuela) Gallur (La Latina) Velódromo (Carabanchel) PAU Carabanchel, Barrio de las Cruces (Carabanchel) Valdebernardo (Vicálvaro) Las Rosas (San Blas) La Chopera (Retiro) Pan Bendito (Carabanchel) Ronda del Sur (Puente de Vallecas, Vicálvaro, Avenida de Guadalajara (San Blas) Concejal Gabriel Fernández, Urbis (Moratalaz) y Las Adelfas (Retiro) El conjunto de los campos de fútbol de las 58 instalaciones deportivas municipales tuvieron el año pasado 16.000 alquileres para el desarrollo de ligas federadas, partidos particulares, de clubes o empresas y acogieron 20.000 encuentros. Puentes Viejas, el embalse más seco de la región TEXTO: JOSÉ M. CAMARERO FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. A un escaso 7,1 por ciento de capacidad (dos puntos más que hace una semana) Apenas 3,75 hectómetros cúbicos de agua embalsada frente a los 53 de capacidad máxima. La cifra sería más que alarmante en una etapa de plena sequía y Alerta 2 en la región, si no fuera porque esta desertización del embalse de Puentes Viejas responde no sólo a la sequía severa que padecemos, sino también a las necesidades de mantenimiento de sus instalaciones. Cualquier madrileño que se acerque a este bello paraje, cerca de Lozoyuela y Buitrago, se quedaría sorprendido porque, además de ver cómo el pantano está prácticamente seco, sigue desembalsando agua. ¿La razón? Reparar las fisuras que se encuentran en la pared interior del embalse, aprovechando la escasez de lluvias. Se trata de un procedimiento habitual en épocas como ésta destacan en el Canal de Isabel II. Un embalse con mucha historia Se trata del segundo embalse construido desde que se fundó el Canal de Isabel II, a finales del siglo XIX. Construido en 1939, Puentes Viejas está situado en la cola del embalse de El Villar, sobre el río Lozoya. En una primera fase, finalizada en 1925, este pantano embalsaba 22 hectómetros cúbicos de agua. Pero con la ampliación realizada tras finalizar la Guerra Civil llegó a los 53 hectómetros actuales. A pesar de su vejez Puentes Viejas supuso un avance arquitectónico y técnico para su época. El pantano cuenta con parámetros de artillería artificial y se compone de un complejo sistema de toma y desagüe de aguas. Su presa es una de las más altas (66 metros) de las de la región. Gaitán, técnico de mantenimiento. De hecho, los obreros ya se afanan en abrir caminos y preparar el terreno, en la profundidad de un pantano casi seco, para que las hormigoneras accedan al sinuoso lugar y se comience a inyectar hormigón a los extremos del muro que ya llevaba demasiados años perdiendo agua Eso sí, que nadie tema por el abastecimiento de los pueblos cercanos, por- que en la región, todos los pantanos gestionados por el Canal de Isabel II suministran el líquido elemento a todos los municipios, independientemente de dónde provenga el agua y a dónde vaya dirigida. Este tipo de operaciones no es una novedad, a pesar de la imagen que pueda ofrecer el pantano a sus visitantes. El año pasado, se hicieron diversas operaciones de limpieza de fondos y mantenimiento en el cercano embalse de El Villar. Conservación patrimonial Incluso la sequía sirve para recuperar parte del patrimonio arquitectónico que suponen muchos de estos embalses. La presa de Puentes Viejas es una de las más antiguas de la Comunidad; pero la del Villar, construida en 1879- -y que supuso el inicio de la actividad del Canal- -fue durante muchos años la primera presa de gravedad que se construyó en Europa; la del Atazar (1972) posee de un sistema de auscultación (exploración desde el exterior de los sonidos que emite la presa por acción del agua) de los más completos entre las presas que hoy día existen en toda España; e incluso la de Manzanares el Real- -con su torre neogótica emergiendo del agua- -constituyen ejemplos que también se deben cuidar en etapas de sequía, porque no hay mal que por bien no venga. Agua trasvasada, no perdida Por lo tanto, ni pérdida de agua ni sequía extrema. De hecho, las decenas de metros cúbicos que el embalse expulsa no se pierden. Van a parar al siguiente embalse, situado en el mismo río Lozoyuela, el del Villar (al 26,3 por ciento de su capacidad total) Se trata de aprovechar la sequía porque cuando un embalse está muy lleno, no se pueden realizar estas labores asegura Vicente