Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 3 2006 Madrid 41 Madrid CIUDAD ABIERTA SHOSHI ISRAELI Bailaora israelí Los israelíes somos gente muy hospitalaria Los españoles tienen una imagen de los israelíes como de dos lados, como ven tanta violencia en la televisión piensan que todos somos violentos, pero después de conocer a cada persona y de viajar a Israel cambian de idea: somos muy hospitalarios. Intentan preguntarme por el conflicto árabe- israelí, pero, como no vivo allí, no puedo opinar. Desde fuera veo que los dos, más o menos, tienen la razón, no se puede decir sólo éste es malo y éste, bueno. Siento mucha tristeza de lo que está pasando, todos somos humanos y hay mucho prejuicio: si hay contacto somos todos personas. Y creo que la televisión hace mucho daño Israel y el flamenco comparten origen TEXTO Y FOTO: MARIO DÍAZ MADRID. Tras vivir en Holanda, la israelí Shoshi (Jerusalén, 1961) decidió instalarse en España apasionada por el flamenco. Desde entonces, hace 12 o 13 años Shoshi aprendió a bailar de tal modo que ahora lo enseña en su propia academia, además de zapatear sobre los escenarios de medio mundo junto a varias compañías. -A priori no pegan mucho una israelí y el flamenco... -Sí pegan, es el mismo origen: el flamenco es mediterráneo e Israel es también la misma cultura, más o menos. Además, mis padres son de Irán y el flamenco también tiene raíces en esa cultura, la música es muy parecida: los quejíos del flamenco los tiene la música iraní. ¿Se ha podido dedicar en España al flamenco? -Sí. Empecé a dar clases en Madrid, actuaba en tablaos y, cuando me instalé en Cobeña, monté mi academia allí. Tengo tres compañías y viajamos, dando talleres en España y en Miami, Argentina, Holanda, Japón... ¿Son españoles los artistas que giran con usted? -Hay españoles, por supuesto, pero también un chileno, un argentino, guitarristas de Irán e Inglaterra, la cantaora es japonesa... intentamos que el grupo sea multinacional. Aunque los orígenes del flamenco estén aquí es un arte muy apreciado también fuera de España. ¿Qué le sorprendió al llegar a Madrid? Shoshi Israeli está encantada de su vida en España -Vi que la gente joven no tiene tanto empuje, les vi muy cómodos. En Israel u Holanda pelean y prueban mucho más, aunque ahora creo que ahora hay más movimiento. ¿Y lo que más le gustó? -Me encantó que la gente fuera tan abierta, la comida, la temperatura, la vida nocturna... España es un país que en Israel encanta, y el carácter es muy parecido: somos abiertos, habladores, familiares, comemos bien... ¿Se conserva en España algo de nuestra tradición común sefardí? -En Israel sí, hay comunidades que hablan ladino, comen comida de aquí... En España se ha perdido, hay un núcleo de comunidad judía, pero son inmigrantes, aunque en Toledo está unificando toda la cultura sefardita. Muy personal ¿Ha sentido alguna vez racismo en España? Nunca, salvo una vez, una cosa puntual. Desde que llegué me han tratado siempre con los brazos abiertos