Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 13 3 2006 ABC EL MALO DE HEMINGWAY hora que el inimitable corresponsal Tomás Alcoverro acaba de publicar la recopilación de sus crónicas en su libro El Decano quiero recordar aquel tesón con el que durante la guerra de Irak nos repetía aquella cita de Josep Pla que dice que es más difícil describir que opinar Porque ya hay que ser majadero para aspirar en esta vida a ser corresponsal de guerra. Pero más majadero, si cabe, es que muchos de esos aspirantes crean que, para serlo de verdad, deban convertirse en un patético remedo de Hemingway, y mirar el mundo por encima del hombro. Hemingway fue un pésimo corresponsal; y sus cróniALBERTO cas de la guerra de EspaSOTILLO ña son un infatuado tostón. Su mayor acierto fue la cita de Donne para el título de su libro ¿Por quién doblan las campanas? Hay quien intenta fugarse de la realidad huyendo hacia la literatura. Pero da la impresión de que Hemingway hacía lo contrario. Que pretendía huir de la literatura con una apremiante fuga hacia la realidad. Y ése es un mal principio. Hay quienes creen que un corresponsal de guerra debe curtirse en cursillos de supervivencia, hacer escalada, aprender socorrismo, vestir como un guarro, familiarizarse con las armas y ensayar una torva mirada. Todo eso es mentira. Un cierto conocimiento de lenguas y de historia ayuda. Pero lo imprescindible de verdad es un sólido conocimiento de Garcilaso. Aunque sólo sea por esos versos que dicen: No pienses que cantado seria de mí, hermosa flor de Gnido, el fiero Marte airado, a muerte convertido, de polvo y sangre y de sudor teñido. El corresponsal de guerra no existe. Pero si no le queda más remedio, su único bagaje pasa por el conocimiento de Garcilaso, la compasión y un disparatado sentido del humor. Lo de marear al interlocutor con el relato de viejas batallas no es que sea imprescindible, sino inevitable. Es la secuela que deja el oficio. Así que vamos con otra. En el asedio de Sarajevo iba a entrevistar a Susan Sontag cuando se me ocurrió hacer un mal chiste. La autora de La enfermedad y sus metáforas me acribilló entonces con la mirada, y advirtió: Si has venido a hacer chistes en vez de una entrevista, mejor lo dejamos Accedió, pese a todo. Conté esa noche lo que me había ocurrido a Arturo Pérez Reverte, quien, para mi consuelo, me hizo una sumaria reseña de la escritora en términos felizmente irreproducibles en letra impresa. Nuestro teniente Reverte era mucho mejor corresponsal que ella. Como se demostraba en que con él nos partíamos el pecho. Y con la Sontag, ni hartos de vino. Igual que con Alcoverro aquella vez en que, en mitad de un bombardeo, al arrastrar una silla provoqué un chirrido y él apuntó: ¿Podrías repetirlo? ¿Qué? Vino un tremendo bombazo, pero él ni caso: Ese chirrido de tu silla... es interesantísimo Vino otro trallazo más. Y nos partimos de risa. A Un manifestante se enfrenta a la Policía en las afueras de la Universidad de la Sorbona el pasado sábado AP Villepin mantendrá la reforma pese a las protestas de los estudiantes El primer ministro ofrece ligeros retoques a su plan de primer empleo b Después de haber congrega- do a un millón de personas y de la toma de la Sorbona, sindicatos y estudiantes anuncian más protestas contra la ley JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Tras las manifestaciones del millón de personas y la evacuación policial de la Universidad de la Sorbona, sindicatos de trabajadores y estudiantes han convocado para esta semana varias jornadas de protesta contra el Contrato de Primer Empleo (CPE) Dominique de Villepin, primer ministro, anunció ayer por la noche varias medidas para acompañar su tímida y polémica reforma. Reconoció que el paro y la precariedad no ha dejado de crecer en Francia desde hace veinte años. Cuando pronto se cumplirán once años de la primera elección de Jacques Chirac a la Presidencia de la República, y hace cuatro que fue reelegido con una mayoría de centro derecha, Villepin comenzó su intervención de ayer por la noche, ante TF 1, la primera cadena de televisión nacional, afirmando que ha llegado el momento de actuar con valentía, ya que llevamos años de Detenida en Alemania por el presunto asesinato de tres bebés EFE BERLÍN. Una mujer de 36 años de Neuendorf (este de Alemania) fue detenida por su presunta responsabilidad en la muerte de tres bebés, todos ellos hijos suyos, hallados en el desván de su casa. Se trata de recién nacidos que fueron encontrados el sábado dentro de bolsas sintéticas y casi convertidos en esqueletos, según fuentes policiales. Los cuerpos fueron localizados tras recibir la Policía informaciones del entorno de la mujer, entre ellos de su antiguo compañero sentimental, con quien rompió el año pasado. Dos de los tres cuer- pos corresponden a una niña y un niño, mientras que no ha podido determinarse aún el sexo del tercer cadáver, dado su avanzado estado de descomposición. Se parte de la base de que los cadáveres fueron depositados en el desván hace ya unos años, aunque se desconoce si nacieron muertos, fallecieron poco después del alumbramiento o fueron asesinados. El caso recuerda al ocurrido también en Alemania en julio de 2005, en que fueron hallados los cuerpos de nueve bebés enterrados en maceteros del jardín de una mujer, de 40 años, asimismo madre de los niños. retraso en materia de reformas A juicio de Villepin, el CPE es un instrumento que permitirá crear puestos de trabajo entre los jóvenes y recordó cifras inquietantes: el paro afecta al 40 ó el 50 por ciento de los jóvenes de barriadas periféricas, al 23 por ciento de los jóvenes de todas las categorías y al 40 por ciento de los jóvenes franceses mal cualificados. Sin embargo, la patronal no tiene clara la eficacia de un nuevo contrato muy burocrático. Por su parte, sindicatos de trabajadores y estudiantes piden la retirada pura y simple del proyecto aprobado con una legislación de urgencia en la Asamblea nacional. Villepin estima que la ley y su CPE deben aplicarse por encima de todo Aunque ayer anunció la posible negociación de algunas medidas de acompañamiento: mejores salarios durante dos años, algunas medidas de apoyo a la formación continua, mejores indemnizaciones en caso de ruptura del contrato. Villepin reconoce que la precariedad del trabajo juvenil ha crecido inexorablemente durante los últimos veinte años. Ese quizá sea el dato más trágico: nadie cree en las promesas de Chirac y su Gobierno. La patronal, duda. El centro derecha ha dejado de creer en el presidente. Nicolás Sarkozy propone una ruptura Sindicalistas y estudiantes anuncian una semana negra para Chirac y Villepin. Si las manifestaciones de protesta continuasen creciendo, el Gobierno corre el riesgo de encontrarse en una situación política peligrosa.