Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 3 2006 25 Normalidad en la jornada electoral en Colombia, pese al intento de boicot de la guerrilla y los paramilitares Villepin aparece en la televisión francesa para descartar una retirada de la ley del primer contrato laboral Sólo sus fieles le lloran en Belgrado Los partidarios de Milosevic prevén un aumento de la inestabilidad b Agobiados por la crisis económica, la mayoría de los serbios prefiere no pensar en política. La muerte de Milosevic no forma parte de sus preocupaciones AP atención médica necesaria y nada revelaba que su estado fuese crítico. Sea como sea lo cierto es los resultados de la autopsia han indicado que se trata de un caso para archivar, aunque aún hay flecos para las tesis conspiratorias. El TPI salió al paso de las críticas sobre su atención a Milosevic. Según él, todas las celdas cuentan con un timbre de urgencia para poder pedir ayuda, aunque no de cámara de televisión. ENRIQUE SERBETO. ENVIADO ESPECIAL BELGRADO. Nadie llora a Milosevic en Belgrado. Nadie o si acaso muy poca gente que se ha acercado en silencio a las sedes de su Partido Socialista para depositar las firmas de condolencia en unos sencillos cuadernos escolares. Velas y pocas flores para despedir a quien gobernó durante diez años a este país, a través de los periodos más siniestros de la historia reciente. Unos se plantan firmes frente a su retrato orlado con una cinta de luto, o le hacen el saludo militar. Algunas mujeres besan entre sollozos los carteles con su fotografía, pero la mayoría pasan en silencio y se pierden bajo la lluvia de la tarde en Belgrado. El actual Gobierno serbio, que no tiene precisamente buenos recuerdos de Milosevic, había preparado para hoy un homenaje a Zoran Djindjic, el carismático primer ministro demócrata que fue asesinado precisamente hace tres años, día por día, cuando Milosevic ya llevaba unos meses en la cárcel en La Haya. Los serbios parecen tan desmoralizados que se diría que han pasado por alto una cosa y la otra. El programa de televisión, más emotivo que brillante, ha dejado paso a la programación habitual de los domigos. En la sede socialista de la calle Rajicheva, escondida a la vista de los que vienen a firmar el libro de condolencias, está la oficina de Vladimir Krsljanin, cuya tarjeta de visita todavía reza: Asistente para las relaciones Internacionales del presidente del Partido Socialista de Serbia, Slobodan Milosevic La última vez que ha- Un partidario de Milosevic toca su retrato en la sede del PS en Belgrado bló por teléfono con el ahora fallecido hace dos o tres días dice que seguía estando seguro de que la verdad estaba de su parte y aunque no confiaba en la justicia, tenía la intención de defenderse en voz alta Por ello insiste en que para el hay sólo dos cosas claras, que no es posible que se haya suicidado y que los jueces del Tribunal que lo juzgaba son objetivamente responsables, por no darle la atención necesaria AP I Otras preocupaciones Seguramente habría más teorías conspiratorias sobre la muerte de Milosevic si hubiera sido una personalidad querida, pero en este caso hay que reconocer que no le faltaban enemigos, para los que su muerte les deja indiferente. A cualquiera que se le pregunte por la calle, lo que responderá es que antes de pensar en el antiguo dirigente nacionalista tiene una docena de problemas que resolver. Más ahora que a Serbia le espera una cadena de malas noticias, empezando por la previsible separación de Montenegro el 21 de mayo, el más que probable proceso de inbdependencia de Kosovo y el proceso en su contra que ha iniciado Bosnia- Herzegovina en el Tribunal Internacional de La Haya. Y, además, la Unión Europea está apretando las tuercas para que a lo largo de este mes sean detenidos Radovan Karadzic y Ratko Mladic, los brazos ejecutores de la política de Milosevic en la guerra. Vladimir Krsljanin cree que lo que ha pasado con Milosevic y anteriormente el inesperado suicidio de Milan Babic no facilitarán las cosas: Si esto es lo que pasa con un jefe de Estado, ¿qué puede pasar con los otros? Hemos perdido a un gran líder que era respetado hasta por sus enemigos dice su asesor, Serbia siempre ha salido adelante, aunque ahora la situación política es peor que nunca. No va a ser fácil para las fuerzas patrióticas, pero al mismo tiempo su fallecimiento puede precipitar los acontecimientos. Hay una auténtica epidemia de empobrecimiento de la población, y el referéndum en Montenegro y la pérdida de Kosovo van a acelerar los poblemas en Belgrado. Tal vez esto señale que ha llegado el tiempo de cambiar