Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 LUNES 13 3 2006 ABC Internacional Milosevic murió en su celda por causas naturales, según los primeros análisis La autopsia del ex dictador yugoslavo indica que falleció debido a un infarto masivo b Los resultados de los exámenes toxicológicos, que deben conocerse hoy, tendrán que descartar la presencia de alguna droga o veneno, como da a entender su abogado SIMON TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. El ex presidente serbio Slobodan Milosevic murió de un infarto en su celda de La Haya, según informó ayer el portavoz del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) Christian Chartier, al difundir los resultados de la autopsia practicada a lo largo de la jornada. Se confirma así, en primera instancia, la tesis inicial de la muerte por causas naturales del principal encausado en el último genocidio en los Balcanes, frente a las incertidumbres y los rumores surgidos el día anterior. Habrá que esperar no obstante a los análisis toxicológicos previstos para hoy, para descartar que el paro cardiaco que acabó con la vida de Milosevic no fue provocado por ninguna causa no natural. El ex dirigente yugoslavo, de 64 años, sufría de hipertensión crónica y de problemas cardíacos que obligaron a suspender su juicio en más de una veintena de ocasiones en los últimos cuatro años. Un día después de la inesperada muerte del ex presidente yugoslavo en La Haya, los medios políticos balcánicos eran un hervidero de dudas y especulaciones. Para el Tribunal Penal Internacional (TPI) el dilema se dirimía tan sólo entre la muerte natural o el suicidio y así lo manifestó la fiscal general Carla del Ponte. El abogado serbio Zdenko Tomanovic, consejero de Milosevic, alegaba en cambio la posibilidad de que haya sido asesinado. En La Haya, en el Instituto de Patológía holandés, se realizó ayer la autopsia del cadáver de Slobodan Milosevic, encontrado muerto el sábado por la mañana en su celda de la cárcel de Scheveningen. Fue realizada por patólogos holandeses, en presencia de patólogos serbios de la Academia Médica Militar de Belgrado. Los exámenes se iniciaron a las 15,30 horas, según informó Christian Chartier. Con anterioridad, la fiscal Carla del Ponte indicó en conferencia de prensa que los resultados de los exámenes toxicológicos se conocerán en el plazo de 24 horas o un poco más para definir definitivamente las causas de la muerte del llamado carnicero de los Balcanes El sábado y después de consultar a los familiares de Milosevic, su abogado Zdenko Tomanovic, pidió al Tribunal que la autopsia fuese hecha en Moscú y no en la Haya. Petición que fue rechazada por el TPI. Esta se basa en la sospecha de Tomanovic de que Milosevic pudo haber sido envenenado y, si es así, cree que los patólogos holandeses no dirán la verdad. En conferencia de prensa, Tomanovic dijo que Milosevic, un poco antes de morir, escribió una carta en la cual afirma que en un examen de sangre reciente se encontraron huellas de un potente fármaco y que temía que lo estuviesen envenenado. La carta de la polémica Tomanovic mostró a los periodistas la carta de seis páginas, escrita supuestamente por Milosevic, fechada el 10 de marzo con la dirección de la Embajada de Rusia en Holanda. Esta, a su vez, habría enviado la carta al ministro de Exteriores ruso, Sergey Lavrov. En ella, Milosevic precisa que en su sangre se encontraron huellas de un medicamento utilizado para curar la lepra o la tuberculosis. Desean envenenarme le habría dicho el ex presidente yugoslavo la tarde el viernes cuando lo vio por El abogado de Milosevic muestra la carta autógrafa en la que el ex presidente de Serbia muestra sus temores de que podrían estar envenenándole Desean envenenarme habría dicho el ex presidente a su abogado cuando se vieron por última vez Peleas familiares por el entierro S. T. LUBLIANA. Hasta la fecha no se sabe dónde y cuándo será sepultado Slobodan Milosevic, porque han surgido divergencias entre los miembros de su familia. Su esposa Mirjana Markovic desea que sea sepultado en Moscú, su hija María quiere que sea enterrado en Montenegro donde se encuentra la tumba de sus padres, mientras que el hermano de Milosevic, Borislav, sostiene que la última morada del ex presidente debe ser su patria, Serbia. El dilema de cada uno tiene sus motivos prácticos. Mirjana Markovic salió de Serbia en febrero de 2003, refugiándose en la capital rusa al iniciarse contra ella un juicio por malversaciones de fondos estatales. Contra ella existe una orden de captura. Su hija Marí, a de 41 años, vive en Montenegro. También elude un proceso en Belgrado por haber hecho uso de un arma de fuego durante el arres- to de su padre en febrero de 2001. Mi padre no es ruso y debe ser sepultado en Lievo Rijec, en Montenegro, donde descansan todos sus familiares más cercanos declaró ayer contradiciendo los deseos de su madre. Por su parte, Ivica Dacic, presidente del Partido Socialista de Serbia al que perteneció el ex presidente yugoslavo, pidió que sea sepultado en Belgrado, en la llamada Alameda de los grandes última vez, dijo el abogado. Afirmaciones que la portavoz del TPI Florence Hartmann ha calificado de absurdas Por lo demás Tomanovic sugiere que se trata de una conspiración internacional, tema favorito del victimismo nacionalista serbio. Por otra parte, los portavoces del TPI insisten en que no hay indicios de que Milosevic se haya suicidado, tesis confirmada ayer por la noche por los resultados de la autopsia. El TPI se defiende No obstante, la fiscal Carla del Ponte en la rueda de prensa había dejado caer la duda: aquello de que se haya suicidado, es una posibilidad afirmó. Del Ponte precisó que se trata de una valoración mía, personal En una entrevista publicada ayer en un diario italiano, Del Ponte explica por qué cree en el suicidio; Solamente la semana pasada tuvimos un caso de suicidio. En la celda se quitó la vida Babic, un serbio de Croacia. Antes de él, también se había suicidado otro en vísperas de la sentencia. Por ello no sería la primera vez que uno de nuestros acusados prefiere la muerte a la condena sostuvo del Ponte. En su opinión, Milosevic recibía la