Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional SEGUNDO ANIVERSARIO DEL 11- M PERSPECTIVAS ELECTORALES LUNES 13 3 2006 ABC España sigue estancada en el estado de opinión pública que dio la victoria a los socialistas Según los expertos, el empate PSOE- PP que hoy reflejan las encuestas no se produciría si hubiera que votar b Sin los atentados, Rajoy habría Sondeos electoreles y resultados finales (TSN- Demoscopia) Vocento Tamaño de muestra: 12.760 Fecha de publicación: 29 02 IU IC- V 8- 10 (7,0) CiU 10- 11 (3,1) PNV 7 (1,5) PSOE 133- 137 (37,2 350 escaños Chunta 1 (0,4) (0,5) (3,8) EA 1 (0,3) ERC 6- 7 (2,1) CC 3 (0,9) BNG 2 (1,0) vencido, aunque había ido perdiendo gas a lo largo de la campaña y todo apuntaba que iba a necesitar pactos para gobernar BLANCA TORQUEMADA MADRID. Conmoción nacional, cambio de signo electoral y puntos suspensivos... En ellos seguimos instalados, dos años después del 14- M, en pleno ecuador de esta legislatura, pues la ciencia demoscópica asegura que si hoy se llamara a los españoles a las urnas se repetiría, punto arriba o punto abajo, el resultado de 2004: victoria socialista sin mayoría absoluta. Aquella jornada aciaga (no la de las elecciones, sino la que tres días antes sembró el horror en los trenes de Atocha) sacó a relucir, en palabras de la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundúa, lo peor de todos nosotros Los sociólogos no se detienen en estos juicios de valor, pero sí avistan desde la atalaya del tiempo transcurrido un empantanamiento anímico que apenas ha hecho evolucionar la situación, en términos de opinión pública real entendida un poco más allá de lo que se refleja en las encuestas rutinarias y llevada al terreno de que, de hecho y no en mera hipótesis, hubiera que votar. Encuesta del CIS (CIS) Tamaño de muestra: 24.109 Fecha de publicación: 4 03 IU 10 (6,6) CiU 12 (3,7) PNV 7 (1,8) BNG 3 (1,0) CC 3 (1,2) El Mundo (Sigma Dos) Tamaño de muestra: 12.500 Fecha de publicación: 4 03 IU 7- 10 (5,7) CiU 11 (3,3) PNV 7 (1,8) ERC 5 (1,9) BNG 3 (1,2) PP 174- 177 (42,2 PP 176 (42,2 350 escaños PSOE 131 (35,5 PP 177- 172 (42,8 PSOE 134- 139 (36,6 350 escaños ERC 6 (1,9) Chunta 1 (0,3) EA 1 (0,5) Otros- (3,5) PA Otros OTROS 4- 6 (6,7) Cadena Ser (Instituto Opina) Tamaño de muestra: 3.000 Fecha de publicación: 5 03 IU 11- 12 (7) CiU 10- 11 (3,5) PNV 7- 8 (1,5) ERC 6- 8 (10) CC 3- 4 (10) BNG 2- 3 (10) La Vanguardia (Instituto Noxa) Tamaño de muestra: 1.800 IU Fecha de publicación: 15 02 9- 10 (5,8) CiU 9 (2,8) PNV 8- 9 (2,2) Resultados finales CIU 10 (3,23) ERC 8 (2,5) EAJPNV 7 (2,6) IU 5 (4,9) PP 163- 171 (41,5 PSOE 134- 143 (36,5 350 350 escaños escaños PP 164- 169 (41,5 PSOE 138- 142 (36,5 350 escaños ERC 6- 7 (2) OTROS 5- 6 (5,3) PSOE 164 (42,59 350 escaños PP 148 (37,71 Infografía ABC Chunta EA 1- 2 (10) 1- 2 (10) CC 4 (0,9) OTROS 5 CC 3 (0,9) Engañoso empate técnico Diversos expertos en opinión pública coinciden en que, si bien es cierto que hoy las encuestas dan el resultado de un empate técnico entre PSOE y PP, la percepción arisca que del PP siguen teniendo los sectores ciudadanos que propiciaron el resultado de 2004 no permite augurar que ahora esté en condiciones de vencer en unos comicios. Para argumentarlo, se remontan a lo ocurrido en 2004: todos los estudios, incluidos los del CIS, ponen de manifiesto que los socialistas se impusieron por la movilización a última hora de un sector que en condiciones normales se hubiera abstenido, esencialmente jóvenes, y por un trasvase de voto útil desde IU. Y aseguran que en estos momentos los factores desencadenantes de lo que ocurrió no se han desactivado, según se deduce de la actual valoración de líderes (Zapatero aprueba, Rajoy suspende) y de la imagen de las formaciones políticas. Esto quiere decir que cuando se plantea a estas personas la clásica pregunta de si hoy se celebraran elecciones, ¿a quién votaría usted? contestan que se abstendrían o que no lo saben, pero si de hecho tuvieran una jornada electoral por delante se inclinarían por el PSOE. El PP no corre el peligro de desmoronarse, porque los socialistas, lejos de tranquilizar a la sociedad, han abierto demasiados frentes, tal y como expone José Juan Toharia, presidente de Aún no se han desactivado los resortes que movilizaron a muchos abstencionistas en favor del PSOE Metroscopia: La estrategia sosegada del PP en su primera legislatura rindió óptimos resultados en la segunda y le proporcionó la mayoría absoluta en 2000. El votante de izquierdas con tendencia al abstencionismo se dijo bueno, si no lo han hecho mal, pues que vuelvan a ganar y no acudió a las urnas. Pero ahora, en el sentido contrario, las cosas no van por ese camino, por lo que la gran masa de votos al PP está consolidada Así que todo indica que estamos donde estábamos. Habría un alto índice de participación, como entonces, y probablemente ganarían los socialistas sin mayoría absoluta. Con la perspectiva de los dos años trascurridos, la sociometría ya ha trillado lo que ocurrió entre el 11- M y el 14- M. Toharia refresca esos análisis: Las empresas que hicieron trackings (muestreos) diarios a lo largo de los quince días de campaña electoral concluyen que, sin los atentados, el resultado de las elecciones habría sido, con toda probabilidad, el inverso: habría ganado el PP, pero no por mayoría absoluta De hecho, hasta el 7 de marzo, ninguna encuesta situaba a la formación de Mariano Rajoy por deba- jo del 41 por ciento de los posibles sufragios y, de hecho obtuvo un 37 6. Se quedó sin esos puntos en la tarta proporcional por la altísima participación, porque el PP no sufrió un descalabro. Sólo perdió medio millón de votos. Los días previos a los comicios no favorecieron al PP ni a su candidato: hasta los ataques a los trenes, se apreciaba un progesivo desgaste, aunque no suficiente para privarle de una victoria que parecía segura. La campaña ZP presidente que suscitó tantas chanzas, estaba resultando efectiva, unida a la irritación contra los populares provocada por el Prestige y la guerra de Irak, pero sólo algún cocinero de Gobelas se atreve a considerar que, sin atentados, había opciones para un triunfo de Zapatero. Por ello, dice Toharia, fue capital lo que ocurrió el 11- M: En un primer momento la sociedad arropó a quienes tenían la responsabilidad de gobierno. El mismo día 11 la gente contestó a las encuestas y se reforzó la tendencia al triunfo del PP. El día crítico para el cambio de rumbo fue el sábado 13. El PP perdió más por cómo se gestionó la situación que por lo ocurrido El pásalo sobrevalorado Una dificultad en el análisis del impacto del 11- M radica en la ausencia de antecedentes comparables de un hecho tan brutal en una antevíspera electoral. Pero, en todo caso, según Toharia, se apreció una rápida evolución desde una mayor adhesión al partido en el Gobierno en las horas inmediatamente posteriores al atentado a un empate que ya era evidente en la mañana del 13 antes del célebre pásalo y de una atípica tarde- noche de reflexión plagada de incidentes en las sedes del PP. Para el presidente de Metroscopia, se ha sobrevalorado la repercusión de los mensajes sms de los móviles en lo que fue más el reflejo de un estado de ánimo ya asentado que un desencadenante de actitudes posteriores El cambio de sentido de voto (del PP al PSOE) fue acusadamente menos significativo que la movilización de abstencionistas y que el desvío de sufragios de IU al PSOE. En una encuesta postelectoral del CIS, del 22 por ciento que reconoce que los atentados influyeron en su decisión final, son el doble los que se movieron desde la abstención a la participación que los que optaron por el cambio de un partido a otro. De vuelta al presente, la cuestión es por qué el PP no ha capitalizado el rápido deterioro de la imagen de un Gobierno que sólo tuvo un momento dulce tras la retirada de las tropas de Irak y que después se ha desgastado progresivamente, sea por el Estatuto, el acercamiento a ETA, los abuelos de la guerra o los progenitores B La respuesta es que los resortes que hicieron cuajar la tesis decisiva el Gobierno miente y que atribuyen al PP un carácter reaccionario y ultramontano tan irreal como efectivo continúan funcionando en determinados medios sociales. A pleno rendimiento.