Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 3 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR SERGUÉI LAVROV RUSIA EN LA POLÍTICA GLOBAL Hace 15 años Rusia halló la libertad y el derecho a ver el mundo con amplitud de miras. Sería ingenuo esperar que vayamos a aceptar el papel del socio subalterno N el punto de partida del análisis ruso de la situación internacional debemos constatar que en los últimos años los sucesos se han desarrollado en el cauce de nuestras ideas: hacia la multipolaridad democrática. Es difícil entender las relaciones internacionales actuales si no tenemos en cuenta que se encuentran en un estado de transición, lo que descarta la prolongación de cualquier status quo (a excepción de los principios básicos del Derecho Internacional) Sin embargo, da la impresión de que algunos de nuestros socios quisieran garantizar su supremacía en cualquier nuevo orden mundial. Estoy convencido de que tal enfoque es antihistórico, que es una mera utopía, y que se basa en uno de los mitos surgidos después del fin de la guerra fría, el mito de los vencedores y vencidos El complejo de vencedores no sólo es un problema psicológico. Se manifiesta cada vez más en los asuntos prácticos de la política mundial, cuando los métodos ofrecidos para la solución de los problemas no se apoyan en el análisis objetivo de la situación ni en los principios generales del Derecho Internacional, sino en la conveniencia política Rusia, por su propia historia, recuerda perfectamente la obsesión por la pertinaz idea de cambiar el mundo, y no puede poner su firma al pie de proyectos análogos que hoy se promueven, llámeseles promoción de la democracia por el mundo entero o diplomacia transformadora Cada vez hay más países que buscan sus vías de integración en el espacio democrático, pero sería irresponsable forzar este proceso. Optamos por la adaptación de nuestras aspiraciones a una globalización que de por sí genera demasiados problemas como para crear artificialmente otros nuevos. Aquí radica una de las diferencias cardinales entre la filosofía de la política exterior de Moscú y los criterios de algunas capitales occidentales. Es evidente que los principales sucesos tienen lugar en Oriente Próximo. Y aquí la solución no está en el aislamiento, sino en la capacidad de atraer a Estados y fuerzas políticas. La opción es clara: o la permanente escalada con el subsiguiente conflicto de civilizaciones o un compromiso que exija de todos la renuncia a prejuicios caducos y de visiones unilaterales del mundo. Rusia, en virtud de su historia, geografía y cultura, por el carácter multiétnico y multiconfesional de su sociedad, no puede abrazar la causa de un conflicto mundial de civilizaciones que se desata a menudo por manifestaciones extremistas, provocaciones o infracciones del Derecho Humanitario Internacional. Rusia tampoco pretende ocupar la posición de un observador ajeno. El único enfoque admisible para nosotros es una estrategia encaminada a mantener la estabilidad internacional y a reducir la tensión, que permita encontrar fórmulas aceptables por todos para una solución negociada. Rusia está dispuesta a servir de puente: nuestro país ha sido un puente de culturas y civilizaciones a lo largo de toda su existencia. Podemos ser parte de los esfuerzos por alcanzar un compromiso que siempre requiere tiempo y paciencia, pero no podemos aceptar un diktat ni un ultimátum que nos ponga en un callejón sin salida. Nuestras propuestas de internacionalización de la prestación E de servicios relacionados con el combustible nuclear, las iniciativas para buscar soluciones al programa nuclear de Irán, nuestros contactos con Hamás dirigidos a que esta organización acepte las condiciones del Cuarteto internacional van por ese camino. Rusia no puede jugar el papel de un Estado en la línea del frente y no lo hará en una nueva guerra fría, esta vez entre civilizaciones. Tampoco es probable que lo haga Europa, donde aún no han comprendido que ya han pasado a ser parte del mundo islámico. Rusia no puede estar al lado de quienes son partidarios de un punto de vista limitado, ajeno a la búsqueda creativa del compromiso como producto del arte de lo posible. Terminada la guerra fría, el dogmatismo y los enfoques ideologizados de la vida internacional perdieron su atractivo. La historia confirma que la demencia puede ser colectiva. Por ejemplo, a comienzos del siglo XX Rusia se dejó atraer por una lógica de confrontación en la política europea, que desembocó en la tragedia de la Primera Guerra Mundial y que fue una catástrofe nacional para Rusia. La experiencia del siglo pasado demuestra que el deber sagrado de todo Estado es pensar por sí mismo y no entregar su destino al desarrollo incontrolado de los acontecimientos. La seguridad energética es la prioridad de la presidencia rusa del G- 8. Se trata de un liderazgo internacional responsable. Los imperativos de la política energética global imponen la necesidad de enfocar los problemas de Oriente Próximo con moderación, teniendo en cuenta su modernización socio- económica y política. Hay que optar entre la estabilidad energética mundial y la política de desestabilización controlada y transformación No todos quieren ver que los precios de mercado para el gas en el marco de la CEI (países de la antigua URSS) pone fin a la antigua Comunidad nostálgica y sirve de comienzo de una política realista y mutuamente ventajosa, en la que todos los Estados de la antigua URSS sean considerados de verdad soberanos. Invitamos a nuestros socios a compartir ese criterio. Admito que no quieran ver esa nueva realidad quienes querían contener el ingreso de Rusia en la política mundial involucrándola en una confrontación en el espacio de la CEI. Creemos que la reacción del mercado, incluida su reacción a la liberalización de las acciones de Gazprom, muestra el voto de confianza a nuestra actuación por parte del mundo de los negocios que parece estar cansado de la politización de las cuestiones energéticas. Hace 15 años Rusia halló la libertad y el derecho a ver el mundo con amplitud de miras. Sería ingenuo esperar que vayamos a aceptar el papel del socio subalterno. Estamos dispuestos, es más, queremos jugar en un equipo abierto y con debates argumentados. Pero, allí donde escasea el liderazgo perspicaz, Rusia no rehusará la responsabilidad, y ofrecerá su propio análisis y visión de las soluciones posibles en el marco de una diplomacia multilateral. Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO PRESIDENTE POR ACCIDENTE Como conclusión, las ceremonias del 11- M han dado una imagen negra de España. Grandes periódicos como La Nación, en Buenos Aires, y El Universal, en México, han publicado crónicas ecuménicas. Pero medios mucho más próximos, como Sud- Ouest, en Burdeos, o Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) en Frankfurt, publican análisis feroces. Sud- Ouest publica una entrevista con Jean Chalvidant, que presenta con este titular: Zapatero, presidente por accidente Siguen declaraciones y comentarios de este tipo: Quien ganó las elecciones fue Rubalcaba, con sus maniobras, y no Zapatero, que llegó a presidente por puro accidente trágico Zapatero tiene un aire moderno, simpático, abierto; pero, en realidad, es un personaje extremadamente sectario, que cree estar en el poder para rehabilitar a la izquierda que perdió la guerra civil. A partir de ahí, el primer ministro español está provocando un cisma nacional que no existía antes Los grandes problemas pendientes están ahogados en un océano de recriminaciones y maldades En esa misma línea, en su edición dominical, Frankfurter Allgemeine publicaba ayer a toda página un largo y negro artículo titulado: La gran confusión española Y escribe: Políticamente, los españoles están hoy más divididos, enfrentados y peleados que nunca Y continúa: Ante los grandes problemas pendientes, ETA, el terrorismo, la reforma del sistema autonómico, ante las crecientes tentaciones separatistas de Cataluña, no hay ningún consenso FAZ desmenuza ese arco iris de divisiones fratricidas dejando en suspenso una imprevisible situación negra azabache. Ante esa profunda división nacional, en Dusseldorf, Handelsblatt recoge unas declaraciones de Charlie Mc Creevy, comisario europeo, que anuncia: Finalmente, creo que la Comisión tomará medidas contra España por haber modificado su legislación y evitar la opa sobre Endesa Anuncio que Handelsblatt pone en perspectiva: Angela Merkel considera arcaicas las tentaciones patrióticas de Chirac y Zapatero. En Londres, el Telegraph publica una crónica que lleva este título: Picasso robó a los artistas africanos El Telegraph da noticia de la primera gran exposición picassiana presentada en África del Sur, y que, según el Telegraph, ha irritado profundamente a muchos artistas y nacionalistas africanos, prestos a denunciar los robos y no reconocimientos de Picasso del gran arte africano. Pataleta pasablemente artificial: nunca se ha dudado de las reconocidas deudas ibéricas y africanas del genio malagueño.