Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 13 3 2006 ABC VADE MECUM EN FIN LOS OBISPOS Y EL TERRORISMO A Instrucción Pastoral sobre el terrorismo en España, impulsada esencialmente por el cardenal Rouco Varela cuando era presidente de la Conferencia Episcopal, marcó, también, un antes y un después en la lucha contra el terrorismo y en la percepción de los españoles sobre el fenómeno que es su causa: el nacionalismo. En esa Instrucción Pastoral se calificaban de inmorales los intentos por deshacer la unidad de España ya que tras la Constitución de 1978 se había llegado a un pacto para superar las sangrientas disputas de más de siglo y medio. La Iglesia, como ha escrito el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián Aportación de la IgleJORGE TRIAS sia Católica a nuestra deSAGNIER mocracia ha sido decisiva en la construcción de ese edificio democrático que ahora, frívola y peligrosamente, se pretende reconstruir. El nacionalismo, pues, fue el único virus maligno que, hasta esa inequívoca Instrucción Pastoral, dividió a los obispos. Y el único que, aún hoy, sigue provocando algún leve disenso. En todas partes cuecen equidistantes. Lo demás, otro tipo de pretendidas divisiones, tonos que gusten más o menos, es música celestial. El nacionalismo, que surge en gran medida en círculos católicos, ha sido un cáncer para España. Cuando los terroristas o los recogenueces son los que marcan las reglas de juego, es toda la sociedad la que se resiente. Si un atentado es capaz de provocar un vuelco electoral, como ocurrió con el del 11 de marzo, cuyos terribles efectos rememoramos estos días; si aceptamos como normal que un terrorista apele públicamente, como si se tratase de un sindicalista reclamando sus garantías, a su condición de interlocutor con la banda para no ir a la cárcel; si en lugar de estar unidos, los partidos nacionales se separan cada vez más; si el Parlamento, que es donde reside la soberanía popular, se niega incomprensiblemente a investigar la verdad; si todo eso ocurre, aunque el diapasón suene a veces estridente, alguien tendrá que zarandear, aunque sea por medios torcidos, nuestras conciencias adormecidas. Hoy, dos años después de la masacre, no sabemos quién la provocó y si ETA tuvo algo que ver. El lúcido libro del diputado navarro Jaime Ignacio del Burgo- 11- M, demasiadas preguntas sin respuesta (Esfera de los libros) -nos pone los pelos de punta. Y esos pelos se nos electrifican después de leer Los enigmas del 11 (Libros Libres) escrito por Luis del Pino, un ingeniero de telecomunicaciones y colaborador de Época y de CityFM. La sociedad reclama sinceridad. Por eso acogió con entusiasmo la claridad de los obispos frente al terrorismo y por eso pide hoy a su clase política unidad y firmeza. Desde que apareció el portero de Rubalcaba todo ha sido confusión tras el 11- M. Queremos saber. Sí, queremos saber y damos las gracias a quienes nos lo cuentan. Es así de sencillo y, al parecer, así de difícil. SIGAMOS SIENDO ALEMANES extraerse algunas enseñanzas. Me refiero a que ningún ORRÍAN los últimos años ochenta y los españopueblo sensato aguanta una campaña electoral permales aún andábamos paseando por Europa el comnente. Las semanas previas a las últimas elecciones aleplejo de parvenus a la primera división del contimanas fueron muy duras. Angela Merkel perdió en ese nente. Un sentimiento que se manifestaba en el juicio tiempo la ventaja de más de diez puntos que mantenía inmisericorde a que nos sometíamos a nosotros missobre el canciller y al final ganó por los pelos. Pero Schrömos ante interlocutores de otros países de la Arcadia der aceptó la derrota, hizo mutis (poco decoroso) por el comunitaria. Fue entonces cuando Paolo Flores foro de una empresa de gas germano- rusa y faciliD Arcais, el infatigable promotor de la revista tó un gobierno de coalición de los dos grandes parMicromega, representante de la izquierda italiatidos en un momento delicado del país. La tenna menos pastueña, me suministró una dosis de sión política alemana, generada ahora desde autoestima que aún me dura. Almorzábamos en otras fuentes de energía, circula sin obstáculos las espléndidas estancias de la residencia del empor tendidos menos azarosos. bajador español en Roma y, después de un ejerci 2. El preámbulo sí importa. Un apretado pero cio ritual de autoflagelación interpretado por el exhaustivo estudio del catedrático Sosa Wagner, que escribe, Paolo interrumpió: Miradnos a noEDUARDO publicado en ABC el jueves pasado, no dejaba lusotros... Si vosotros sois como alemanes AluSAN MARTÍN gar a dudas sobre la relevancia de los preámbulos día el intelectual italiano a la seriedad y eficienen el constitucionalismo alemán, y muy especialmente cia que había encontrado en sus interlocutores españoen la actual Ley Fundamental. La referencia a una Euroles a lo largo de su vieja relación con nuestro país, y las pa unida en su introducción ha servido para construir la comparaba con la ausencia de ambas virtudes en sus teoría de la soberanía compartida y explicar desde ella compatriotas. Supongo que se excedía en ambos juicios. el edificio político- jurídico europeo La mención, por Pero como, también por aquellos años, los funcionarios otra parte, de que el pueblo de Alemania se considera al españoles que se incorporaban a Bruselas empezaban a servicio de la paz en el mundo ha sido contemplada cocobrar fama, que aún dura hoy, de ser los prusianos del mo un efectivo deber jurídico impuesto a los órganos sur sucumbí fácilmente al halago con todo el equipo del Estado y no como un recurso retórico La política de mis neurosis a cuestas. exterior alemana de los últimos decenios ha estado marEn serio, los españoles hemos hecho bien nuestros decada a fuego por esa referencia. Ojo, pues, con lo que se beres en todos estos años de restauración democrática. coloca en los preámbulos de las leyes. Y en esa ejecutoria hemos tomado ejemplos de otros pue 3. Las reformas, mejor por consenso. Lo apuntaba, blos tanto como de nuestra propia historia. El consenso también la semana pasada, el profesor Francesc de Canacional alemán de posguerra habrá sido, con toda segurreras. Modelo de federalismo durante muchos años, el ridad, uno de los primeros. De manera que, puestos a entramado constitucional alemán se dispone a sufrir un seguir explotando la semejanza que tanto me enorgullesignificativo cambio de relación entre el centro y los estació en aquellos años felices, no estaría mal que en estos dos. La reforma, que representa en cierta medida un viamomentos de triunfo del disenso, más penoso cuanto je de vuelta, se llevará a cabo en todo caso con el acuerdo más gratuito, sacáramos lección de experiencias alemaprevio de los dos grandes partidos. Nadie entiende en nas recientes. Propongo tres. Alemania que se pueda realizar de otra manera. Cuando 1. La alta tensión continua produce cortocircuitos. Nanosotros vamos, ellos, los alemanes, vuelven. Y además da que ver, advierto, con la opa de la alemana E. ON solo hacen cogidos de la mano. Dos lecciones en una. bre Endesa, aunque de esa operación también podrían L C -Prohibimos fumar porque nos preocupa que los españoles jóvenes no tengan salud para poder consumir alcohol, coca y pastillas de éxtasis en el botellón