Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 3 2006 47 Antonio Fernández Alba se convertirá hoy en el primer arquitecto que ingresa en la RAE Un libro reúne las últimas frases pronunciadas por medio millar de personajes célebres antes de morir Varios jóvenes destrozan un coche de Policía durante unos disturbios ocurridos en Los Ángeles hace seis años AP El alcalde de Los Ángeles cree que Crash ha actuado como un sugerente detonador de una polémica necesaria Para el jefe de Policía, los conflictos raciales en la ciudad son una herida que no cicatriza brutalmente apaleado por agentes de Policía que, pese a haber sido grabados en video, fueron inicialmente exonerados por sus acciones. Lo que desató el conflicto de 1992, que hizo necesaria la implantación de un toque de queda y el despliegue de efectivos militares. tro de nuestro propio grupo. Hay muy poca oportunidad de hablar sobre estas cuestiones entre diferentes grupos A juicio del responsable policial William Bratton, al frente de un departamento con una plantilla de 12.000 funcionarios donde nunca faltan broncas raciales, no hay nada planteado en la película que yo no haya visto en mis treinta años de experiencia profesional Fichado para Los Ángeles hace cuatro años después de haber sido comisionado de Policía en Nueva York, Bratton considera que en su actual destino hay bajo la superficie, desafortunadamente, tensiones sin resolver En su opinión, es como una herida que no cicatriza y con cualquier roce se vuelve a abrir, y un claro ejemplo es la relación del Departamento de Policía con la comunidad afroamericana en esta ciudad Los críticos de la película, aunque reconocen que Los Ángeles todavía tiene asignaturas pendientes de racismo, insisten en que Crash ha caricaturizado de forma exagerada la situación, planteando una ciudad repleta de estereotipos y prejuicios a punto de estallar de nuevo, como ocurriera en el caso de Rodney King, el afroamericano Otra escena de la película Crash que ha desatado una viva polémica ABC La cárcel, inspiración para otro largo P. R. LOS ANGELES. Los guionistas de Hollywood interesados en seguir explotando ese filón de la bronca racial en Los Ángeles planteado por la película Crash pueden encontrar una próxima fuente de inspiración en una de las cárceles del condado, el Pitchess Detention Center que el mes pasado albergó graves disturbios entre sus presos. Un conflicto con dos muertos y más de cien heridos, motivado por el estado de guerra en el que viven los internos afroamericanos y los hispanos dentro de un sistema carcelario- -con más de 20.000 reclusos- -plagado de problemas y que expresamente prohíbe la segregación racial. No faltan quienes consideren este sangriento pulso entre presos con penas menores como ejemplo extremo de las tensiones acumuladas en California- -en la arena política, los servicios sociales, la vivienda o el mercado laboral- entre la descendiente minoría de negros y la ascendente de hispanos, sobre todo de origen mexicano, que estaría suplantando la histórica polaridad entre afroamericanos y blancos. En 1980, los hispanos formaban un 19 por ciento de la población de California mientras que los afroamericanos conformaban un 7,7 por ciento. En la actualidad, casi un tercio de los 36 millones de California son hispanos, mientras que los negros representan solamente un 6,7 por ciento. Reacciones Para Paul Haggis, el reconocido director y coguionista de Crash -inspirado después de que le robaran su coche a punta de pistola- todas las reacciones y polémicas generadas por su película no han sido exactamente una sorpresa, porque aspiraba a retar muchas ideas convencionales sobre la cuestión racial en Los Ángeles. Según ha admitido el cineasta a Los Ángeles Times sabía que si hacíamos esto bien motivaríamos a la gente, con reacciones de una forma u otra. Por eso no me importa cuando la gente dice que detestan la película por esto o aquello. Les he llegado, les he hecho mirar a algo que hubieran preferido no mirar, y en ese sentido, por lo menos para mí, la película ha sido un éxito