Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16- 17 D 7 LOS DOMINGOS DE por que un 40 por ciento de los consejeros sean mujeres ha sido calificado de dislate por un buen número de ejecutivos. Eso sin tener en cuenta a las mujeres que estiman que los aspectos dedicados a la diversidad de género en el Código Conthe están simplemente fuera de la realidad. Hablando de igualdad, resulta que el nombramiento de Julio Segura como consejero de la Comisión Nacional del Mercado de Valores permitirá que el PSOE tenga mayoría en el consejo y en el comité ejecutivo de este organismo. Los Gobiernos de turno se niegan a fijar criterios de auténtica independencia en los reguladores que tienen entre sus labores la de velar por los derechos de los accionistas, caso de la CNVM, y de los consumidores en el de la CNE o la CMT y simplemente siguen actuando bajo el manto de los políticos, lo que resulta obsceno en las grandes operaciones empresariales. Y da igual del Gobierno que hablemos. Esto sin poner en duda la honorabilidad de los distintos técnicos que llegan animados desde una u otra orilla política. Veremos qué ocurre con la futura Comisión de Defensa de la Competencia. Por cierto que en los cuarteles de invierno de La Caixa y de Gas Natural se vive con mucho desasosiego todo el trasunto político de la oferta que ahora trasciende fronteras y ha calado como debate Europeo. Ante la inexistencia de un mercado único energético, los Gobiernos se niegan a perder poder empresarial con asuntos tan chuscos como los franceses obligando a Suez a fusionarse con Gaz de France y los intentos italianos de Enel, 30 por ciento publica, para comprar Suez, con Berlusconi recordando que han dejado que BNP compre BNL José Montilla no sólo ha arremetido esta semana contra Pizarro, sin citarle, como hombre nombrado por el PP sino que ha dicho a Bloomberg Televisión que el Gobierno no vería con buenos ojos que Repsol fuese controlada por una extranjera ni que tuviese su sede en el exterior. El no va más. Tenemos empresas cotizadas pero que ahora resulta son intocables por los inversores siempre y cuando sean extranjeros. Esta es la Europa de los mercaderes y el libre mercado que se está construyendo. El dedo de Dios, aquella escultura natural de Agaete, fue derribado por la tormenta Delta. Para destruir el dedo incorrupto del Ejecutivo, que debe estar en una urna en La Moncloa disponible para el Gobierno de turno, haría falta más de que un huracán político. El sexo de los pingüinos Cultura M. FRANCISCO REINA l optimismo es sin lugar a dudas una enfermedad crónica. Hace una semana muchos apostábamos que la pasada gala de los Oscar sería la edición que premiara la trasgresión, la libertad, la diferencia y el talento; erramos. Si en ediciones pasadas parecía que el aperturismo de la industria del cine estadounidense reconocía la labor de los afroamericanos y esta sería la que ensalzaría la diversidad sexual estábamos muy lejos de la realidad evidente. Y es que la homofobia es también una enfermedad crónica, extendida y tan amenazadora como la gripe del pollo. Resulta bastante sospechoso que Nikki Finki, un par de días antes de los premios, confesara que miembros de la Academia se negaron a visionar Brokeback Mountain Sucedía en la entrega de los premios del Sindicato de Actores en la que, y no creo que fuese una casualidad, Crash se alzaba con el premio a la mejor película, y Philip Seymour Hoffman con el de mejor actor por el largometraje Capote Fue un calco de los resultados de los Oscar, en los que votan prácticamente los mismos. En esa misma comparecencia el crítico de LA Weekly el ya citado Nikki Finki, al ser preguntado entre las diferencias de los personajes de Hoffman o de Heath Ledger, protagonista de Brokeback Mountain respondía: Capote era un homosexual no amenazante como si la homosexualidad fuera amenazante en sí misma, o el hecho de que en una película se trate la homosexualidad sin estereotipos sea una amenaza. Resulta una contradicción que se premiase al taiwanés Ang Lee en la categoría de Mejor Director y no se le concediese el de Mejor Película. Al recoger el premio, con gran elegancia, el director de la temida cinta de amor viril insistía: Este Oscar es para Jack y Ennis, los protago- E Reese Wisterspoon, la nueva novia de América ABC nistas de mi película Dejando claro en la mención a sus personajes y su amor la implícita a todos los que sufren por amar, sea cual sea la orientación de sus afectos. La evidencia de que nada ha cambiado en las estructuras retrógradas de los EE. UU. ni siquiera en los que se suponen más avanzados, sus artistas y creadores, y con la ironía de que ya el también escritor Bukowsky llamase a Hollywood la Sodoma del Mar o la playa de Gomorra por lo que presenció hace muchas décadas en las fiestas de actores y productores de allí, es que también se castigó la interpretación de Felicity Huffman en la categoría de Mejor Actriz por Transamérica. En lugar de premiar la interpretación femenina más brillante de todas las candidatas, con la magnífica labor de esta actriz (Pasa a la página siguiente) Resulta una contradicción que se premiase al taiwanés Ang Lee en la categoría de Mejor Director y no se le concediese el de Mejor Película