Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE 7 D 7 sto no hay quien lo pare. O mejor dicho, sí hay quien lo puede parar: los diputados socialistas. Los periodistas estamos hartos de poner hombro a diputados del PSOE que nos gimen abiertamente y expresan su desazón al ver por dónde van los tiros en la reforma del estatuto catalán. Este tío- -Zapatero- -está echando por tierra todo lo que hicimos nosotros dice uno. Otro, Soy español, y los míos no van a dejar que lo siga siendo Menos lloriqueos y más tener lo que hay que tener. Que se planten, que le digan a Zapatero que no votan esa barbaridad, porque es una barbaridad. Basta de lloriqueos, es la hora de que den un paso al frente. Me cuentan que el otro día, en un salón abarrotado de Valladolid, Guerra y Trillo dieron una conferencia conjunta para hablar sobre la reforma de los estatutos. Dijeron prácticamente lo mismo, me siguen contando. Y les aplaudieron a rabiar. Guerra, el hombre que ha antepuesto siempre la ética a todo lo demás y ha hecho bien, ¿se va a quedar de brazos cruzados ante este disparate al que nos lleva Zapatero? En tiempos, los socialistas demostraron un coraje político que llenó de orgullo a los españoles y fue un referente más allá de nuestras fronteras. ¿Dónde lo tienen ahora, van a dejar que el gran demoledor siga adelante con la tuneladora? Solo ellos pueden pararlo. Con treinta diputados socialistas que se nieguen a votar lo que según confiesan va contra sus principios es suficiente. ¿Lo harán? ¿darán ese ejemplo? Guerra, Trillo y Soraya fueron vistos en tierras de Avila, concretamente en Arévalo, dando buena cuenta de una sabrosa cena. Fue al regreso de Valladolid. Y es que, aunque le reviente a Rubalcaba, algunos de los suyos se sienten hoy más próximos a lo que defiende el PP que a lo defiende un Zapatero que afortunadamente no era nadie en los tiempos de la Transición; y decimos lo de afortunadamente porque si Zapatero hubiera tenido papel en aquellos tiempos la Transición no habría existido, se habría empeñado a hurgar en las heridas aún abiertas del franquismo, en lugar de cerrarla como correspondía. E Lloriqueos Política PILAR CERNUDA Guerra, que ha antepuesto siempre la ética a todo, ¿se va a quedar de brazos cruzados? I. GIL Federico Trillo y Soraya Sáenz de Santamaría cenaron con Guerra dobés no dejó de sonar. No se apunta al PSOE, continuará en su hermosísima ciudad mientras le voten, defendiendo sus siglas de siempre y con su papel político de siempre, limando las eternas asperezas internas de IU y haciendo J. GARCÍA EL NOMBRE DE LA ROSA S e rumorea por los círculos políticos que Rosa Aguilar, buena alcaldesa, se pasa al PSOE. Bono dijo que era de las nuestras e inmediatamente su teléfono cor- Si infinidad de españoles tenemos motivos más que sobrados- -o eso creemos- -para sentirnos mal con este Gobierno, tampoco nos llegan buenas vibraciones desde el PP de intercomunicadora entre IU y los socialistas. No digo yo que si los PSOE fueran otros, los que compartieron con ellas tantas aventuras parlamentarias, a lo mejor daba el paso. Pero con estos Rosa es de otra madera. Pocas mujeres políticas tan sólidas y coherentes como ella. Que, por cierto, ha llegado a lo más alto que podía llegar en su formación política sin necesidad de que la metie (Pasa a la página siguiente)