Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 3 06 CLAVES DE ACTUALIDAD Formidables Casting de voluntarios Que de 700 aspirantes a trabajar gratis durante un año en el ombligo de la pobreza sólo pasen el proceso de selección una docena prueba que hasta para dejarse la piel como voluntario hace falta más que voluntad POR VIRGINIA RÓDENAS ulio, Olga y Paula confiesan que siempre supieron que lo conseguirían, aún convencidos de que no era fácil. Nada les hizo tirar la toalla, ni cuando el salesiano Isaac Díez, presidente de Jóvenes Tercer Mundo (JTM) les advirtió, especialmente al primero, decidido a cumplir su misión solidaria en África, que nadie está preparado para ver la muerte de la manera en que tendréis que hacerlo, en vidas que sólo están naciendo. Que en España no se sabe lo que es hambre, ni la enfermedad cuando no tienes nada. Y si a este sufrimiento que os espera no le dais un sentido, puede romperos para siempre Pero a los tres vencedores del casting de JTM, tras varios meses de pruebas, no hay prevención que les arredre. Ni siquiera la voz de estáis locos con que clamaron sus familias y J El primer filtro deja fuera a los que quieren huir hoy mismo para África tras un desengaño amoroso o curarse una depresión de caballo a base de pobres amigos pudo más que sus razones: La de Julio Almorox, madrileño, 36 años, separado, administrativo, que busca ser útil en mundos donde la esperanza ha perdido el sentido; la de Olga María Chuliá, valenciana, de 26 años, casada, secretaria de dirección en excedencia, de ver cumplido el deseo de hacer lo que siempre ha querido compartiendo con los que nada tienen simplemente lo que ella es; Paula Barceló, alicantina, de 23 años, licenciada en magisterio, que quiere volcar su vocación educadora en aquellos a los que el destino ha arrebatado casi todas las oportunidades. Para los tres, un año de esfuerzo sin contraprestación económica, en África o en Iberoamérica, es un reto que claro que les asusta, pero también una escalada en el estilo de vida que han escogido y un desafío a sus capacidades. Y, ya se lo avisa también este Pepito Grillo que es Isaac: un órdago a la vida que les aguarda cuando vuelvan- -porque siempre hay que volver- -y lo habitual es hacerlo con una mano delante y otra detrás Sólo para equilibrados Levantar el teléfono de voluntarios en JTM es como aquella caja de bombones de la que hablaba la madre de Gump (Forest) porque, como explica Azucena Monge, coordinadora del voluntariado internacional de esta ONG, no sabes nunca lo que te puede tocar Desde el que acaba de pasar por una separación traumática y llama para ver qué tengo que hacer para salir hoy mismo hacia África hasta el que bajo tratamiento psiquiátrico aspira a superar con los desheredados de la tierra una grave depresión o los mismos padres desesperados que buscan la salvación- les llevamos al chico y lo mandan por ahí fuera para que vea lo que es bueno todo es posible. E Isaac Díez sonríe. Jamás- -afirma- -el voluntariado puede FRANCISCO SECO Isaac Díez, presidente de JTM, con Julio, Olga y Paula, que tras semanas de pruebas han ganado poder regalar un año de trabajo a los más pobres de África o Iberoamérica ser una huida De los cerca de 700 candidatos a dejarlo todo durante 12 meses- -ni uno más ni uno menos- -en misiones como educadores o asistentes en gratuidad en Iberoamérica y África, sólo una docena han pasado este año el proceso de selección que llevan acabo Isaac y Azucena, y de ellos sólo tres- -al resto distintos contratiempos de última hora les han obligado a aplazarlo- -podrán conseguirlo, una vez comprobados sus motivos y su equilibrio emocional y psicológico- -caen en el descarte los sujetos con problemas afectivos, de inmadurez o de fracaso- previo curso de formación externo- -que también hace de criba- más otra semana en régimen de internado donde demostrar sus aptitudes para trabajar en equipo, su grado de compromiso con el proyecto y que se es capaz de valerse por sí mismo- -para muchos, la puntilla- Y eso después de haber trabajado duro, en la mayoría de los casos, para pagarse el billete de ida y vuelta a donde la solidaridad les lleve, que ni eso les dan. La realidad pura y dura de lo que les anunciaron la primera vez que llamaron para saber, tras la que muchos ya tiraron la toalla: Ni es la realización de una idea romántica ni el sueño de una noche de verano De la eficacia de la selección hablan los datos: En seis años, sólo tres no aguantaron y se volvieron. Por