Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional DESALOJO DE LA UNIVERSIDAD SÍMBOLO DE MAYO DEL 68 DOMINGO 12 3 2006 ABC Carga de la Policía contra un grupo de estudiantes en las inmediaciones de La Sorbona, en París AP La Policía penetra en La Sorbona para evacuar a la fuerza a centenares de manifestantes La protesta estudiantil se centra en el polémico primer contrato de trabajo actuación policial en la madrugada de ayer, la muy tímida reforma laboral se ha transformado en un peligroso campo de minas políticas y sociales en Francia JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Tras la evacuación policial de La Sorbona, la madrugada del sábado, la muy tímida reforma del Contrato Primer Empleo (CPE) se ha transformado en un peligroso campo de minas políticas, sociales y estudiantiles. Dominique de Villepin, primer ministro, y los sindicatos de estudiantes y trabajadores han endurecido un lenguaje b Tras la muy viril acusándose mutuamente de agravar la crisis El CPE fue presentado como una reforma para combatir el paro juvenil. Un contrato de dos años de duración. Transcurrido ese plazo, las empresas podrían despedir a los contratados u ofrecerles un contrato definitivo. Los sindicatos de funcionarios fueron los primeros en denunciar una provocación Los sindicatos de estudiantes se sumaron a la protesta. El mes de febrero pasado, entre 200.000 y 300.000 manifestantes protestaron en toda Francia durante una primera jornada de contestación nacional. Hace diez días, la cifra de manifestantes ascendió al millón de estudiantes y sindicalistas en unas 200 ciuda- des de Francia. El jueves pasado, varias decenas de estudiantes decidieron tomar La Sorbona. La noche del sábado, el rector de la más emblemática de las universidades francesas, desde el siglo XIII, pidió la intervención de las fuerzas del orden para liberar aulas y anfiteatros. Enfrentamientos muy aparatosos La liberación de la Sorbona se consumó entre las 12 y las 4 de la madrugada de ayer, con enfrentamientos muy aparatosos, que concluyeron con 11 estudiantes detenidos y algunos heridos incluso entre las fuerzas del orden. Gilles de Robien, ministro de la Educación, justificó la intervención policial denunciando el vandalismo de algunos estudiantes. Automáticamente, Bruno Julliard, presidente de la Unión de los estudiantes de Francia (UNEF) respondió en un tono muy enérgico: Tenemos la impresión de que el Gobierno ha decidido responder con la represión, para intentar sofocar la contestación. Si el Gobierno se obstina en utilizar la fuerza, corremos el riesgo de graves enfrentamientos La ocupación y liberación de La Sorbona se ha transformado en un símbolo, ya que la institución, que vegeta en un discretísimo declive internacio-