Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 3 2006 Los sábados de ABC 105 VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE SALVAR A LOS BORREGOS La imagen y la utilización de la imagen, un asunto de largo recorrido EPA E Del cochinillo a la japopizza Si Alimentaria es la despensa, BCN Vanguardia es la cocina. Un lugar de encuentro donde importantes cocineros demostraron cómo un mismo producto puede abordarse con éxito empleando técnicas diferentes. Ferran Adrià presentó su nuevo libro, El Bulli 2005 y desveló que los aspic serán la estrella del menú 2006; Quique Dacosta, Premio Nacional de Gastronomía 2005, apuntó las claves para cocer a la perfección los diversos moluscos del mediterráneo; Joan Roca y Cándido dejaron constancia de la feliz coexistencia de la tradición y la vanguardia, aplicadas al cochinillo... El martes, los cien mejores jefes de sala de España subieron al escenario para ser homenajeados por los cocineros, y el jueves, Jordi Cruz, del restaurante L Estany Clar (Berga) fue elegido mejor cocinero. Pero la demostración más sorprendente ha sido la de Fabián Martín (www. fabianmartinsanchez. com) el pizzero de Llivia que despertó el entusiasmo de los asistentes con la japopizza una pizza que se come en frío, con palillos, pero que mantiene intacta su textura y en cuya elaboración intervienen, entre otros ingredientes, cuatro salsas orientales gelificadas, además de atún y salmón marinados. Otro de sus inventos es la nueva pizza Margarita una pizza que se bebe y se sirve en copa y que está compuesta por un spaguetti de masa de verdura, agua de tomate y espuma de mozzarella. y listos para el consumo) en cuya preparación no hay que invertir más de 15 minutos. Frente a la massfood o comida de masas, unos cuantos románticos- -cocineros y gourmets- -siguen proclamando la grandeza del producto de calidad, ingredientes casi todos escasos y algunos en vías de extinción, y la importancia de la dieta saludable, pero, en realidad, ¿a quién le importa esto? Lo que la sociedad quiere es perder poco tiempo en la cocina, gastar el dinero justo y comer lo que le apetece que, a menudo, no coincide con lo que sería deseable. En este sentido hay que destacar la presentación, en el VI Foro Internacional de la Alimentación 2006, del estudio Comemos como vivimos un interesantísimo trabajo de investigación dirigido por Mabel Gracia y Jesús Contreras, catedrático de Antropología Social de la Universidad de Barcelona. Basado en un análisis de campo realizado entre 1.030 personas, muestra cómo aumenta imparable el consumo de productos que se ingieren sin preparación previa, que se pueden tomar en cualquier momento, en cualquier lugar y de manera individual. platos preparados, precocinados, congelados, envasados al vacío, etc. Los platos refrigerados, listos para consumir sin pérdida de tiempo y las legumbres precocinadas se perfilan como el futuro de un segmento de producto que encuentra en la lentitud de preparación su principal barrera. Los productos de cuarta gama (hortalizas y frutas frescas, limpias, cortadas y envasadas) ganan terreno frente a las verduras tradicionales, lo mismo que los de quinta gama (verduras con productos cocinados que se comercializan refrigerados staba yomuy preocupadacon los borregos australianos que van a parar a Egipto, Kuwait y Omán cuandome sacanen la tele a losturcos encorvados. Menudas historias. Como si los mataderos de borregos en esos países de Oriente Medio fueran la cárcel de Abu Ghraib pero sin uniformes. Save the sheep es la página web donde la organización PETA (esa a la que no gustan los abrigos de pieles) muestra, vídeo mediante, el sufrimiento de los tiernos corderitos y cómo son degollados. Que todo hay que decirlo, los matarifes lo hacen muy limpiamente, con el pescuezo colocado encima de unos sumideros, con lo cual casi toda la sangre desaparece por ahí (no sé si es que en Australia mueren de gusto) Esta tragedia de los corderos me va a llevar a tirar de pieles de leopardo, que son unos animales con toda la pinta de sufrir menos. Y a comer carne de ternera Kobe, que se pega la vida padre antes de ser ejecutada. Entonces van y me sacan a la extraña familia sin Maribel pero con todo el surrealismo de Mihura. Vaya, ahora me dan más pena esos turcos que los borregos. Incluso más que Pete Doherty, tan solo, tan feo, tan enamorado. Una es así de veleta. Lo último es lo que cuenta. Anda, la langosta peluda. Pero esa es otra historia. Lo de los turcos sin zapatos en las manos viene de la BBC, que tiene un documental. Lo que ha servido la televisión británica se da como si fuera palabra de Dios. Sin filtro. ¿Cuadrúpedos? ¿Eslabón perdido? Había una vez un circo, me temo. El de los mensajeros. O una conspiración paraimpedir que Turquía entre en la Comunidad Europea. Si lo del Islamismo no cuela, lo de las cuatro patas tiene más peso, que por aquí, hasta en lo que respecta a las nuevas incorporaciones, abundan los bípedos. No digo de toda la vida, pero casi. Comola noticia venida de Turquía me resultaba tan incomprensible como la necesidad de disfrazarse de pastorcilla de Leire Pajín, me fui a leer por ahí. Menos mal que hay blogs que pueden sacarte del pensamiento (o lo que sea) dirigido. Según leo en el de Javier Armentia, que me lleva a Evolucionarios, los cuadrúpedos de verdad se apoyan en los nudillos, no en las palmas. Al parecer (que tampoco sé si lo he entendido muy bien) esa pobre gente tiene una ataxia cerebral, un síndrome que afecta al sentido del equilibrio y a la coordinación motriz (y uno de ellos puede caminar erguido durante un rato) Pero lo tremendo del asunto ha sido el tratamiento dado a la historieta. Eslabón perdido, dicen. Salvemos a los borregos.