Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 3 2006 Los sábados de ABC 99 CUERPO Y MENTE Los factores de crecimiento que se encuentran en nuestra sangre se han revelado como un excelente abono para fertilizar nuestra tez Abono para la piel siéramos cultivar algo en un terreno viejo comenzaríamos con la retirada de las piedras, arrancaríamos las malas hierbas y lo limpiaríamos de parásitos. Después, procederíamos a arar la tierra para removerla y ventilarla. Seguidamente enriqueceríamos el suelo con fertilizantes y minerales y, cuando todo estuviera preparado, sembraríamos. Luego, empezaríamos a regar, abonar y esperar... para, finalmente, recoger la cosecha. Pues esto es lo mismo que hacen los dermatólogos cuando se enfrentan con una piel envejecida. Primero limpiamos la piel de impurezas y removemos (eliminamos) la capa córnea para renovarla. Después la hidratamos y nutrimos. A continuación, sembramos o provocamos la regeneración celular inyectando algún tipo de abono (relleno, ácido... esperamos, estimulamos (con mesoterapia, luz pulsada, etc. y, finalmente, recogemos los frutos de nuestro trabajo: una piel hidratada, brillante y más joven cuenta el doctor Pedro Arquero. La novedad está en que se ha descubierto que el mejor abono- -al menos, el más natural- -es nuestro propio plasma. Y es que, lejos de cuerpos extraños, los factores de crecimiento que se extraen de nuestras plaquetas se han convertido en un magnífico combustible para mantener la piel joven y elástica. Siqui POR TERESA DE LA CIERVA mular a las células productoras de colágeno: la elastina y el ácido hialurónico. El resultado es una piel más densa y con menos arrugas. El proceso: Se extrae una pequeña cantidad de sangre del paciente y se centrifuga. Luego, se separa la fracción de plasma donde se encuentran las plaquetas que contienen en su interior los factores de crecimiento, y el suero resultante se infiltra en la piel del propio paciente. Un plus: Para optimizar el re- sultado se suelen administrar también aminoácidos, coenzimas, vitaminas, etc. que son elementos sustanciales para la fabricación de colágeno, elastina y ácido hialurónico. Se infiltran en la piel mediante mesoterapia, o se ingieren por vía oral. Sesiones: Para un tratamiento de choque se recomiendan dos, con un intervalo de diez días. Después, una sesión de manteni- Plasma propio para remediarnos o remendarnos En el banco de pruebas Otra aplicación que se está testando todavía, pero que parece que va a salir en breve a la luz, es la de combinar los factores de crecimiento (FC) con la propia grasa del paciente para modelar el rostro y las manos. Aunque todavía no contamos con estudios que nos lo confirmen, hemos podido constatar que los injertos de grasa, asociados con los factores de crecimiento, duran más que sin ellos. Esto puede justificarse porque el aumento de FC provoca una mayor y más rápida revascularización del injerto y multiplicación de las células pluripotenciales (abundantes en el tejido graso) explica el Dr. Arquero. El Dr. Ordás está experimentando también con esta técnica y nos cuenta el proceso: se extrae grasa del abdomen y se centrifuga; se extrae sangre y se centrifuga también; y los dos sueros resultantes se mezclan y se inyectan allí donde se quiera dar volumen o en los surcos que se quieran rellenar. Estos injertos tendrán buenos resultados en las manos, en el surco nasogeniano y en el mentoniano, ya que además de engordarlos, mejoraran la textura de la piel Reparadores naturales En qué consiste: Nuestras plaquetas almacenan una gran concentración de factores de crecimiento, que son en realidad proteínas con una función esencial en los procesos de reparación y regeneración de tejidos. De ahí que sus primeras aplicaciones fueran en cirugía dental para regenerar huesos y facilitar la aplicación de implantes; en cirugía traumatológica, por sus magníficos resultados en reparación ósea y, en dermatología, porque aceleraban la cicatrización de quemaduras. Pero, claro, tantas ventajas terapéuticas no podían escaparse a los médicos estéticos, que inyectan los factores de crecimiento bajo la piel, para esti- miento cada 6 meses. Garantías: No se aporta a la piel nada ajeno, de ahí que esté exento de rechazo, alergias y contraindicaciones. Resultados: Pasados tres meses ya se nota una piel más gruesa y con más brillo, pero el alisamiento de las arrugas no se hace evidente hasta los seis meses, el tiempo que necesita el organismo para sintetizar las nuevas proteínas regeneradoras. Otras aplicaciones: Es muy eficaz para favorecer el crecimiento de piel nueva (repitelización) y por eso se considera un fabuloso complemento para otros tratamientos contra el envejecimiento como los peelings faciales (ya sean químicos, mecánicos o con láser) y las operaciones de estética. Vaporizados en forma de aerosol, mejoran notablemen- Nuestras plaquetas son un excelente combustible en los nuevos cuidados estéticos ma de coágulo plaquetario sobre las cicatrices, para acelerar el proceso de cicatrización. Los tratamientos están en torno a los 300 500 euros, aproximadamente. te los resultados de estos y acortan tres veces el tiempo de recuperación. Evita inflamaciones e infecciones. Otros usos: En vez de inyectado, se puede aplicar con múltiples microinyecciones en la dermis (una capa más superficial de la piel) con la técnica de la mesoterapia. Es algo menos efectivo en pieles muy estropeadas pero, sin embargo, duele menos y se puede combinar con otros fármacos. También se aplican en for- Direcciones: En Madrid: Clínica Dr. Ordás, Tel. 91 3431432; Clínica Dr. Arquero, Tel. 91 309 29 06; Instituto Médico Láser, Tel. 902 30 29 30 En Zaragoza: Dr. Bueno, Tel. 976 22 11 33 En Barcelona: Dr. Cortés, Tel. 93 415 33 55 En Valencia: Dr. Torres, Tel. 963 62 2280 En Alicante: Dr. Asín. Tel. 902 14 04 60 En Sevilla: Dra. Luque, Tel. 954 187 872 En Vigo: Dr. Arquero, Tel. 986 43 22 34