Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 SÁBADO 11 3 2006 ABC Cultura y espectáculos Centenares de personas acompañaron al cineasta manchego en el estreno mundial de su última película, Volver que tuvo lugar anoche en Puertollano, Ciudad Real, una cita llena de emoción en la que tan sólo se echó de menos a Penélope Cruz Por Volver Pedro volvió sin Pe TEXTO MANUEL DE LA FUENTE FOTOS: JAIME GARCÍA PUERTOLLANO. Y Volver volver, volver. Como en la canción. ha vuelto al terruño, a su lugar de La Mancha, Puertollano, Calzada de Calatrava, para presentar ante Quijote, Sancho y Dulcinea, unos cuantos molinos de viento y centenares de invitados (con la ministra de Cultura, Carmen Calvo, a la cabeza) su nueva película, con ese título tan sentimental y tan sentido: Volver Con él ha vuelto Carmen Maura, y también P... Pena, penita pena, que ayer la Cruz no pudo estar en la localidad manchega, la que se llamó de las dos mentiras, porque ni es puerto ni es llano, pero que ayer se vistió de unas cuantas verdades: de fiesta, de alegría, de homenaje y de sonrisas, rendida ante el hijo predilecto, el hijo pródigo, y tan pródigo, que ya van dieciséis largometrajes. Durante décadas, Puertollano fue tierra de pico, linterna y casco, picadores y barreneros, tierra de mineros, como recuerda el inverosímil monumento a la entrada de la ciudad. Pero, para minas, Almodóvar. Pedro sí que es una mina. Y probablemente, además de ser profeta (y de los que aciertan) en su tierra, uno de los personajes de nuestra cultura más capaces para levantar torbellinos y turbamultas a su paso. Siempre. Y ayer también. Niños, mujeres y hombres estuvieron durante todo el día muy, pero que muy, cerca de él y del resto del equipo de Volver La patria chica La factoría Almodóvar ha crecido desde aquellos bosquejos cinematográficos del cinéfilo de Telefónica. Pero no ha perdido pie en la tierra. Esto no es Hollywood, esto es Puertollano. Y aquí (bueno, allí, al otro lado del Atlántico, también) se le quiere. Y mucho. Ayer su tierra, su patria chica que se decía antes, se volcó con él. En bares, conventos y panaderías, él era el protagonista. Podía haber presentado su nuevo filme en cualquier rincón del planeta, de París a Santa Mónica, de Berlín a Madrid, pero el director de Hable con ella prefirió su hecho diferencial, su pueblo, su gente. Nervios, a montones. Nervios a raudales. E invitados para dar (envidia) y tomar (asiento) Entre ellos los extras de Volver también paisanos, endomingados como debe ser, como si fueran a misa de 12, que también en esto Almodóvar es sagrado. Y la gente, encantada, dispuesta a acatar sin rechistar la ley del deseo. Es un detallazo haberlo hecho aquí te dicen en un bar. Vamos a salir en las teles de todo el mundo te recuerdan en una corsetería. Por un día, y Almodóvar, a su llegada al Auditorio de Puertollano, junto con la ministra de Cultura, Carmen Calvo; la actriz Carmen Maura, protagonista de la película, y José María Barreda, presidente de la Junta de Castilla- La Mancha Almodóvar se confiesa ABC Volver es una película especial para Pedro Almodóvar. Así lo ha confesado el propio cineasta, que ha dicho que es un título que incluye varias vueltas, para mí. He vuelto, un poco más, a la comedia. He vuelto al universo femenino, a La Mancha (sin duda es mi película más estrictamente manchega: el lenguaje, las costumbres, los patios, la sobriedad de las facha- das, las calles empedradas) He vuelto a trabajar con Carmen Maura (hace diecisiete años que no lo hacíamos) con Penélope Cruz, Lola Dueñas y Chus Lampreave. He vuelto a la maternidad, como origen de la vida y de la ficción. Y, naturalmente, he vuelto a mi madre. Volver a La Mancha es siempre volver al seno materno Durante la escritura del guión y el rodaje -añade el director manchego- mi madre ha estado siempre presente y muy cerca. No sé si la película es buena (no soy yo quien debe decirlo) pero sí estoy seguro de que me ha sentado muy bien hacerla. Tengo la impresión, y espero que no sea un sentimiento pasajero, de que he conseguido encajar una pieza (cuyo desajuste, a lo largo de mi vida, me ha provocado mucho dolor y ansie- dad, diría incluso que en los últimos años había deteriorado mi existencia, dramatizándola más de la cuenta) La pieza a la que me refiero es la muerte no sólo la mía y la de mis seres queridos, sino la desaparición implacable de todo lo que está vivo. Nunca lo he aceptado, ni lo he entendido. Y eso te pone en una situación angustiosa ante el cada vez más rápido paso del tiempo